14 imprescindibles de la ciudad de Verona

A poco más de 100 kilómetros de Venecia y a 160 de Milán se encuentra la ciudad de Verona, famosa por la obra “Romeo y Julieta” de William Shakespeare, pero al mismo tiempo una gran desconocida para muchos de los viajeros que visitan Italia, ya que está eclipsada por sus vecinas Venecia, Florencia o incluso Milán. Un vuelo de Ryanair tuvo la “culpa” de que me animara a hacer una ruta por Peschiera del Garda, Sirmione y Desenzano del Garda (pueblos del sur del Lago di Garda), Bérgamo, Milán y Verona. Y de todos los lugares que visité, Verona es el que me ha robado el corazón.

Es una ciudad pequeña, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que se ve fácilmente en un día, aunque sinceramente a mi me faltó tiempo, hubiera disfrutado mucho más de ella teniendo un día más.

Si os animáis a conocer esta preciosa ciudad del norte de Italia, preparaos para ir descubriendo maravillas a cada paso, y apuntad 14 visitas imprescindibles para disfrutar de la ciudad:

1. Arena de Verona

Es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, y no es para menos. Es un anfiteatro, construcción romana que albergada juegos y espectáculos, y a día de hoy es uno de los anfiteatros romanos mejor conservados, a pesar de que un terremoto destruyó el anillo exterior, dejando sólo una parte conocida como Ala. Con capacidad para 30.000 espectadores, actualmente alberga conciertos de ópera dentro del marco del Festival de Verona. Cuando no se celebran conciertos, se puede visitar, abre todos los días de la semana (excepto los lunes por la mañana) y el precio de la entrada son 10€.

Arena di Verona

2. Piazza Bra

Es la plaza más grande de Verona y en ella se encuentran la Arena, el Palazzo Barbieri (que actualmente alberga el Ayuntamiento de la ciudad) y el Palazzo della Gran Guardia (en el que se celebran conferencias y exposiciones). Tiene una forma irregular y, aparte de los edificios anteriores, tiene viviendas en uno de sus laterales, con restaurantes y cafeterías en la planta baja, desde cuyas terrazas se pueden disfrutar de vistas de la Arena.

Piazza Bra

3. Piazza delle Erbe

Desde la Arena se puede llegar hasta aquí por la calle Giuseppe Mazzini, una de las principales calles comerciales de la ciudad. La Piazza delle Erbe es la plaza más antigua de la ciudad y, si no fuera por el poco tiempo que tenía, me hubiera quedado durante horas, ya que es preciosa. Tiene forma alargada y está rodeada por edificios de diferentes estilos, a cual más bonito; en el centro está la Fuente de Madonna, de época romana, la Tribuna, del siglo XIII, y en uno de los laterales una columna de mármol blanco coronada por el León de San Marcos, símbolo de la República de Venecia. En el centro de la plaza hay un mercadillo diario, de productos alimenticios, souvenirs, bolsos de piel, etc., que sinceramente, estropea bastante el encanto que tiene este lugar.

Piazza delle Erbe

4. Piazza dei Signori

Es uno de los lugares que más me gustó de la ciudad; se encuentra detrás de la Piazza delle Erbe, y está flanqueada por varios edificios, como el Palazzo del Podestá, la Loggia del Consiglio, la Casa della Pietá, el Palazzo Domus Nova, el Cortile del Mercato Vecchio (con la preciosa Torre dei Lamberti) y el Palazzo Cansignorio, cada uno de diferentes estilos, lo que le aporta muchísimo encanto. En el centro de la plaza hay una estatura realizada con mármol de Carrara del escritor Dante Alighieri, que se instaló en Verona tras su exilio de Florencia. Cuando la visitamos, tuvimos las suerte de verlo apenas sin gente, hacía tiempo que no me encontraba en un sitio tan bonito y con tan poca gente…

Piazza dei Signori

5. Casa di Giulietta

Visitar el balcón desde el que se asomaba Julieta para recibir a Romeo es una de las cosas que hay que hacer en Verona si o si. Se encuentra en el número 23 de Vía Cappello (muy cerca de la Piazza delle Erbe) y, aunque la entrada a la casa museo es de pago, se puede acceder al patio de manera gratuita. El acceso se realiza a través de un pasillo cuyas paredes están repletas de firmas, corazones, nombres de parejas y deseos románticos (generalmente pegados con chicle…). ¿Qué hacer en la casa de Julieta? Hay una tradición que dice que si le tocas un pecho a Julieta volverás a Verona o encontrarás el amor verdadero, y los más románticos seguro que no podrán resistirse a escribir una carta y depositarla en el buzón que hay en el patio; no olvidéis poner vuestra dirección, las secretarias de Julieta os contestarán y os enviarán la carta a vuestra casa. Aunque las vistas de la estatua y del balcón desde el patio merecen la pena, os recomiendo que entréis en la tienda de souvenirs “La casa di Giulietta”, que se encuentra justo al lado, y subáis al piso de arriba, desde allí podréis ver el balcón y el patio desde una perspectiva diferente.

Casa di Giulietta

6. Casa di Romeo

A diferencia de la Casa de Julieta, la de Romeo no se puede visitar, ya que es una residencia privada. Se encuentra cerca de la Piazza dei Signori y del Arche Scaligeri y pasaría totalmente desapercibida si no fuera por una señal que nos indica que ésta es la casa de Cagnolo Nogarola, llamado Romeo (vaya bajonazo descubrir ese nombre…). La fachada y la puerta no están especialmente bien conservadas, pero ya que estamos allí vamos a pensar que tras esos muros vivió uno de los protagonistas de una de las historias de amor más románticas del mundo.

7. Torre dei Lamberti

Es uno de los principales miradores de la ciudad, aunque cuando estuve allí no pudimos subir por falta de tiempo. Se encuentra entre la Piazza delle Erbe y la Piazza dei Signori y es una torre civil medieval, con añadidos posteriores que llegan hasta el siglo XVIII, y se puede llegar a la cima tanto por las escaleras como con el ascensor. Está abierta de lunes a domingo y por la noche se puede alquilar para celebrar eventos en la terraza superior.

Torre dei Lamberti

8. Arche Scaligere

Situado detrás de la Piazza dei Signori, es un conjunto de 5 monumentos funerarios levantados por la familia Scaligere, o della Scala; se encuentra en el atrio de la Iglesia de Santa María Antica y está rodeado por una reja con el emblema de la familia. A pesar de que por el nombre pueda parecer que nos encontramos ante unos arcos, este monumento está formado por 5 Arcas (Arche) funerarias que albergan los restos de 5 miembros de la familia Scaligere, 4 de los cuales tienen forma de templete con baldaquino y están ricamente decorados en estilo gótico.

9. Iglesia de Santa Anastasia

Es de estilo gótico, aunque el revestimiento de la fachada quedó inacabado, por lo que sólo se apreciar la construcción en ladrillo. Se ubica también cerca del río Adigio, aunque en el lado opuesto al Duomo, y detrás de ella se encuentra la Piazza Bra Molinari, desde donde se pueden disfrutar de unas vistas preciosas del río, del Ponte Pietra y del Teatro Romano, que se ubica en la otra orilla. El interior de la iglesia está muy decorado y, como el Duomo, es de pago, ya que en una de sus capillas se puede disfrutar de la obra cumbre de Pisanello, el fresco de “San Jorge y la Princesa”. Además, en la plaza en la que se encuentra la iglesia, está el Arca funeraria de Guglielmo da Castelbarco.

Iglesia de Santa Anastasia

10. Ponte Pietra

Es el monumento romano más antiguo de la ciudad y es el puente por el que cruzar hasta el Teatro Romano y Castel San Pietro. Está construido en mármol blanco y ladrillo rojo y durante la 2ª Guerra Mundial se destruyeron varias de las arcadas y fueron reconstruidas con las piedras recuperadas del río. El acceso al puente desde el casco histórico se hace a través de una torre defensiva.

Ponte Pietra

11. Duomo (Catedral de Santa María Matricolare)

La Catedral de Verona está construida en estilo románico y se levantó sobre dos iglesias paleocristinas que se derrumbaron debido a un terremoto. Está ubicada cerca del río Adigio, cerca del Ponte Pietra, y aunque no considero que sea la iglesia más bonita de la ciudad, su fachada y su campanario inacabado hacen que merezca la pena acercarse a visitarla, aunque sólo sea para ver el exterior. Obviamente, también se puede visitar el interior, donde se pueden apreciar los distintos estilos arquitectónicos y decorativos que se usaron en su construcción.

Catedral de Santa María Matricolare

12. Castelvecchio

Este castillo está situado muy cerca de la Arena, junto al puente fortificado del mismo nombre. Es de estilo gótico (su construcción empezó en el siglo XIV) y fue residencia durante años de la familia Scaligeri; actualmente alberga el Museo de Castelvecchio, el más importante de la ciudad. Junto al castillo se encuentra el Arco dei Gavi, una construcción romana que durante la Edad Media fue utilizado como una de las puertas de acceso a la ciudad; fue destruido durante el reinado de Napoleón en Italia y reconstruido a principios del siglo XX.

Castelvecchio y Arco dei Gavi

13. Castel San Pietro

Es otro de los atractivos turísticos de Verona que no pudimos visitar debido a la falta de tiempo. Está al otro lado del río Adigio y desde aquí se pueden disfrutar de unas de las mejores vistas de la ciudad, ya que se pueden apreciar casi todos los monumentos principales. Su aspecto actual ha sufrido varias modificaciones y para acceder a él se tiene que ascender por una escalinata.

14. Teatro Romano

Situado junto al Castel San Pietro, se encontraba en obras cuando viajamos a Verona, y es también uno de los monumentos que no llegamos a visitar debido a la falta de tiempo. Es un teatro del siglo I a.C. y durante los meses de verano se utiliza como escenario teatral. Junto a él está el Museo Arqueológico del Teatro Romano de Verona, situado en un antiguo convento del siglo XV y cuya entrada está incluida en la entrada al Teatro.

Al fondo, Castel San Pietro, y al derecha en obras, el Teatro Romano

15. Basílica de San Zenón

A pesar de ser el edificio religioso más conocido de Verona, se encuentra un poco alejado del centro, fuera de las murallas de la ciudad, por lo que en una visita de un día a la ciudad puede que sea complicado añadirla a la ruta. Según la tradición, en la cripta de esta basílica fue donde se casaron Romeo y Julieta. Es de estilo románico y constituye el modelo en el que se basan el resto de iglesias románicas de la ciudad y en su interior alberga un retablo del pintor Andrea Mantegna.

16. Tumba de Julieta

También se encuentra fuera de las murallas, en el Convento de San Francisco del Corso; en una celda del patio se puede encontrar un sarcófago de mármol rojo en el que, según la leyenda, descansan los restos de Julieta Capuleto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *