5 días en la Toscana

      8 comentarios en 5 días en la Toscana

El pasado mes de junio hice una escapada de 5 días a la Toscana con una amiga. Me hubiera encantado tener más días, porque la Toscana es una región preciosa, y me quedan por ver ciudades como pisa o la zona de le Cinque Terre, que tendrán que quedar para futuros viajes. Gracias a Ryanair, encontramos un vuelo barato a Bolonia y nos lanzamos a comprarlo. No queríamos coger coche, por lo que nos movimos en tren, y nuestro itinerario fue el siguiente:

  • 1 día en Siena
  • 2 días en Florencia
  • 1 día en Lucca
  • 1 día en Bolonia (aunque esta ciudad pertenece a la región de Emilia-Romagna, no a la Toscana)

Basílica de Santa María Novella (Florencia)

El viernes 9 aterrizamos en Bolonia a las 16.40 y desde el aeropuerto cogimos el Aerobus hasta la Stazione Centrale. Pasa cada 11 minutos en ambos sentidos y el trayecto no llega a la media hora. En la misma parada hay máquinas autoventa para comprar los billetes, que también se pueden comprar con antelación desde su página web. Desde la Stazione Centrale salen trenes a varias ciudades italianas; nosotras ya habíamos reservado los billetes de tren desde España para el trayecto Bolonia – Florencia – Siena, por lo que según llegamos a la estación, cogimos el tren y llegamos a Florencia S.M. Novella. Allí, en vez de un tren, cogimos una minivan que nos llevó hasta la Estación de Siena, desde la cual cogimos el bus 17 hasta el centro de la ciudad, ya que la estación se encuentra a las afueras. Es un poco complicado encontrar la parada del bus porque está en el parking del centro comercial, por lo que después de un rato dando vueltas, cogimos el bus y le pedimos al conductor que nos avisara al llegar al centro. Bajamos en Vía Giuseppe Garibaldi y de ahí caminamos hasta nuestro apartamento; lo cierto es que estaba un poco lejos, pero no hay que olvidar que los coches no pueden circular por el centro de Siena, por lo que siempre tendrás que ir caminando.

Ese primer día fue una paliza entre avión, tren y buses, pero mereció la pena por dar un primer paseíto nocturno por la preciosa ciudad de Siena.

SIENA:

Siena es, para mí, una de las maravillas que tiene la Toscana. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995, y merece muchísimo hacerle una visita. Es una ciudad pequeña que puedes ver en un día, incluso parando a comer con calma, ya que todo está cerca y es fácil ir caminando. Las principales atracciones de la ciudad se encuentran muy cerca unas de otras y por algunas, como la Piazza del Campo, pasarás varias a lo largo del día. Hace unos 9 años estuve por primera vez en esta zona de Italia y visité San Gimignano y Siena en un mismo día; fue una paliza y lo vimos todo por encima, pero es posible visitar ambas ciudades con poco tiempo.

Duomo (Siena)

Si vas a Siena, no puedes dejar de visitar sus principales atractivos turísticos:

  • Piazza del Campo: está situada en el centro del casco histórico y en ella se encuentra el Ayuntamiento (del siglo XIV), del que destaca su Campanile. Aquí se celebra una de las carreras de caballos más famosas del mundo, el Palio de Siena, que tiene lugar dos veces al año (en julio y en agosto) y para la cual la plaza llega a albergar a 70.000 personas (más de la población total de la ciudad)
  • Duomo di Siena: Construido en estilo gótico, tiene una preciosa fachada obra de Giovanni Pisano y sus muros exteriores tienen mosaicos, relieves y franjas horizontales blancas y negras características del gótico toscano
  • Baptisterio de San Giovanni: se encuentra bajo la Catedral y tiene una preciosa pila bautismal
  • Basílica de San Domenico: situada en un punto alto de la ciudad, desde ella se puede disfrutar de una vista privilegiada de Siena. En mi opinión, la Basílica, construida en ladrillo, no es especialmente bonita, aunque lo es más por fuera que por dentro. Sin embargo, merece la pena darse un paseo hasta aquí por las vistas que se tienen de la ciudad

Vista de Siena desde la Basílica de San Doménico

  • Basílica de Santa María del Servi: construida en ladrillo dentro del estilo románico, aunque tiene añadidos posteriores construidos durante el gótico
  • Piazza del Mercato: la sede del mercado de la ciudad desde el siglo XIX se conoce como Tartarugone (gran tortuga). Está detrás del Ayuntamiento de la Piazza del Campo y desde el otro lado tiene unas preciosas vistas de la campiña toscana. Aquí, en la Antica Trattoria Papei, comimos unos papardelle con ragú alla bolognese, la mejor pasta que he probado en mi vida. Nos lo recomendó la dueña de nuestro airbnb y acertó de pleno, si vais a Siena no podéis dejar de probarlo
  • Palazzo Piccolomini: de estilo renacentista, recuerda al Palazzo Medici y al Palazzo Rucellai de Florencia, y actualmente alberga una galería de arte y un museo
  • Loggia del Papa: fue construida en el siglo XV por orden del papa Pío II, muy cerca del Palazzo Piccolomini. En sus arcadas se encuentran los escudos de la familia del papa
  • Via Banchi di Sotto: es la principal calle comercial de Siena, en la que encontrarás restaurantes, heladerías, tiendas de souvenirs y tiendas de ropa y complementos
  • Puertas de la Muralla: al ciudad que otras muchas ciudades italianas, Siena era una ciudad amurallada; en la actualidad se conservan algunos tramos de la muralla y 7 de las antiguas puertas de acceso
  • Iglesia de Santa María di Provenzano: construida entre el renacimiento y el barroco, albergaba una figura de la Virgen María, que se venera en el Palio de Siena

Ayuntamiento en la Piazza del Campo (Siena)

Por la tarde aprovechamos el buen tiempo para descansar un rato en la Piazza del Campo, donde muchísima gente disfruta del dolce far niente después de un día de turismo. A eso de las 18.30 recogimos nuestras maletas, cogimos el bus de vuelta a la estación de tren y de ahí un tren hasta Florencia.

FLORENCIA:

En Florencia habíamos reservado una habitación en un hotel a través de Booking muy cerca de la estación, por lo que después de dejar las maletas nos fuimos a cenar y a dar un paseo hasta Santa María dei Fiori. Seguro que si habéis estado en Florencia habéis vivido el Síndrome de Stendhal en varias ocasiones durante vuestra estancia allí; yo os puedo asegurar que, aún habiendo visto su impresionante catedral hacía ya 9 años, volví a experimentarlo desde que por una estrecha calle vi asomar los mosaicos de su fachada. No hubo ni una vez que pasando por delante de la catedral no se me pusieran los pelos de punta.

A Florencia le dedicamos 2 días enteros. Nos alojamos allí 3 noches, pero uno de los días que dormíamos allí lo pasamos en Lucca. Aunque Florencia se podría ver en poco tiempo, merece la pena dedicarle al menos un par de días completos, pensad que sólo la Galeria degli Uffizi te puede llevar una mañana entera y cruzar el río Arno para disfrutar de las vistas de la ciudad desde San Miniato al Monte también implica al menos un par de horas.

Vista de Florencia desde Piazzale Michelangelo

Como es muy difícil resumir lo que hay que ver en Florencia, y para no alargar mucho este post, podéis leer la Mini guía de Florencia en 2 días que he publicado. En cualquier caso, tened en cuenta que la lista de imprescindibles en la capital toscana es larguísima…

  • Catedral de Santa Maria dei Fiori
  • Baptisterio de San Giovanni
  • Basílica de la Santa Croce
  • Basílica de San Lorenzo
  • Basílica de Santa María Novella
  • Iglesia de Orsanmichele
  • Ponte Vecchio
  • Galleria degli Uffizi
  • Galleria della Accademia
  • Piazzale Michelangelo y San Miniato al Monte
  • Palazzo Medici-Ricardi
  • Palazzo y Piazza della Signoria
  • Palazzo Rucellai
  • Palazzo Pitti
  • Fontana del Porcellino

Vista de Florencia desde la cúpula del Duomo

LUCCA:

Uno de los días que dormimos en Florencia lo dedicamos a conocer la pequeña localidad de Lucca. Está situada a 75 km de Florencia y es accesible desde allí en tren; se tarda en torno a 1.30 horas (dependiendo del tren elegido) y los billetes se pueden comprar desde la web de Trenitalia (entre 7 y 10€ por trayecto). La ciudad de Lucca se caracteriza por su muralla, que se conserva intacta en la actualidad y que se ha adaptado para poder pasear sobre ella y contemplar la ciudad desde arriba. Tiene varias puertas de acceso, pero si vais en tren accederéis por la Porta San Pietro, que es la más cercana a la estación. La ciudad se ve fácilmente en un día, ya que el tamaño del centro histórico no es muy grande, y sus principales atractivos turísticos están muy cerca unos de otros:

Piazza del Anfiteatro (Lucca)

  • Duomo di San Martino (en cuyo interior hay obras de Tintoretto o Ghuirlandaio), Iglesia de San Michele in Foro e Iglesia de Santa María Forisportam, con su arquitectura característica del románico toscano, son la catedral y las principales iglesias de la ciudad
  • Piazza del Anfiteatro: construida sobre las ruinas de lo que antiguamente fue un anfiteatro romano del siglo II dC y que hoy alberga viviendas, restaurantes y tiendas. El acceso a la plaza se puede hacer a través de 4 puertas
  • Otras iglesias más pequeñas pero igualmente bonitas y construidas durante la Edad Media en estilo románico son: Iglesia de San Salvatore, Iglesia de San Francesco, Iglesia de San Giusto, Iglesia de Santa Giulia, Iglesia de San Pietro Somaldi…
  • Torre del Reloj: es una de las pocas torres que quedan en pie en la ciudad, y la más alta, con 50 metros de altura. En ella se encuentra un reloj al que aún se da cuerda manualmente y se pueden ver los engranajes en la subida hasta la parte más alta de la torre, desde donde se disfrutan unas preciosas vistas de la ciudad
  • Torre Guinigi: con sus 44 metros de altura, es uno de los monumentos más representativos de la ciudad de Lucca, y una de las pocas torres que se mantienen en pie. Su principal característica es el jardín que se encuentra en la parte superior, aunque no es fácilmente visible desde abajo
  • Vía del Fosso: es una calle cuya principal característica es que tiene un pequeño canal en el centro. No esperéis encontraros con Venecia, pero merece la pena dar un paseo por esta calle, que llega desde el nordeste de la ciudad hasta el Jardín Botánico en la parte sur de la misma
  • De haber tenido más tiempo, nos hubiera encantado visitar lugares como el Jardín Botánico, el Museo Nazionale di Palazzo Mansi o alguno de los palacios que alberga la ciudad, pero la indispensable parada para comer con calma y el tren de vuelta a Florencia hicieron que el día no diera para más

Iglesia de San Michele in Foro (Lucca)

BOLONIA:

Nuestro tercer día en Florencia terminó sobre las 19.00, ya que teníamos que coger un tren con destino Bolonia, la última ciudad que visitamos en nuestro viaje. Bolonia no pertenece a la Toscana, si no a Emilia-Romagna, de la que es capital, pero aprovechando que volábamos aquí y que está cerca de Florencia, decidimos incluirla en nuestro itinerario. Reservamos una noche en Dopa Hostel, un hostel muy nuevo y muy bien cuidado situado relativamente cerca de la estación de tren y del centro de la ciudad. A Bolonia sólo le pudimos dedicar una mañana, ya que nuestro vuelo de vuelta salía a las 17.05, y aunque no pudimos ver todo lo que ofrece, nos bastó para hacernos una idea de los encantos de esta pequeña ciudad universitaria, a la que volveré en algún momento para verla en profundidad. No es ni mucho menos mi favorita de la Toscana, pero si voláis a su aeropuerto no dejéis de conocerla.

Las Dos Torres (Bolonia)

Es una ciudad pequeña, que en su origen estaba amurallada, y es muy fácil visitarla a pie. Antes de viajar a ella conviene informarse de Los Siete Secretos, para no perderse las curiosidades imprescindibles de la ciudad. Si os animáis a visitarla, no podéis dejar de visitar sus lugares más característicos:

  • Restos de la muralla: originalmente, Bolonia era una ciudad amurallada, como muchas ciudades italianas. La muralla se empezó a construir en el siglo III, en tres círculos que iban aumentando según crecía la ciudad. Actualmente se conservan restos en algunas zonas, así como las antiguas puertas de acceso
  • Piazza Maggiore: es la plaza principal de la ciudad y tiene algunos de los principales edificios de la misma: Palacio del Podestá (donde se encuentra el Arco de los Susurros), Palacio de los Notarios, Palacio Comunal y la Iglesia de San Petronio que, de haberse acabado, sería una de las más grandes del mundo
  • Fuente de Neptuno: situada junto a la Piazza Maggiore, es obra del escultor Juan de Bolonia y se la conoce como “El gigante”. Cuando fuimos nosotras estaba en reparación, así que estaba totalmente tapada
  • Las Dos Torres: Bolonia llegó a tener hasta 100 torres, de las cuales actualmente sólo se conservan 24. La torre degli Asinelli y la Garisenda son las dos más conocidas, fueron construidas en el siglo XII y ambas están inclinadas. Se puede subir a la torre degli Asinelli para disfrutar de las vistas de la ciudad desde las alturas, aunque nosotras por falta de tiempo no pudimos hacerlo
  • Torre Prendiparte: esta torre, del siglo XII, fue restaurada para celebrar eventos, tiene una azotea para disfrutar de las vistas de la ciudad e incluso se puede alquilar una habitación para alojarse
  • Las Siete Iglesias: la Iglesia de Santo Stefano está formada por 7 iglesias, construidas en distintas épocas, y es de las más curiosas que he visto
  • Basílica de San Domenico: es la sede de los dominicos de Bolonia y alberga los restos de Santo Domingo en un arca obra de Nicola Pisano, con la contribución de otros artistas como Miguel Ángel
  • La Piccola Venezia: durante mucho tiempo, la ciudad tuvo numerosos canales, aunque en la atualidad prácticamente todos están soterrados. El Canalle delle Molline es uno de los que actualmente se pueden ver, a través de la Finestrella, una pequeña ventana en el muro situada en Via Piella 18
  • Universidad: Bolonia es una de las principales ciudades universitarias de Italia, y cada año alberga a numerosos estudiantes de Erasmus, además de haber sido lugar de estudio de personajes como el arquitecto Leon Battista Alberti, el cineasta Pier Paolo Passolini, o el astrónomo Nicolás Copérnico, entre otros. El Archiginnasio es uno de los principales edificios de la antigua universidad, y hoy es la sede de la Biblioteca Comunale dell’ Archiginnasio, cuya entrada es gratuita. La Via Zamboni es en la actualidad el centro de la vida universitaria de la ciudad y llega desde las Dos Torres hasta la Porta San Donato, una de las puertas que se conservan de la antigua muralla
  • Los Soportales: Bolonia tiene casi 40 km de soportales en el centro histórico (unos 50 en total incluyendo la periferia); se empezaron a construir en la Edad Media y el Pórtico de San Luca, que une la ciudad con el Santuario de San Luca, es el más largo del mundo, con 3500 metros de longitud y 666 arcadas

La Piccola Venezia (Bolonia)

Presupuesto

Este viaje ha sido de los más económicos que he hecho en los últimos años (si no contamos las cantidades ingentes de dinero que me he gastado en pasta, pizza y gelato).

Vuelo:

  • Madrid – Bolonia – Madrid con Ryanair (ida viernes 9 y vuelta miércoles 14 de junio): 61,18€

Alojamientos:

  • Apartamento Airbnb Vía Pantaneto 26 (Siena) para 1 noche: 55€ / 2 = 27,50€ (habitación doble en apartamento con baño compartido, aunque nadie se alojó en la otra habitación, por lo que el baño fue para nosotras)
  • Miss Fiametta Guesthouse, Vía Panzani 14 (Florencia) para 3 noches: 187€ / 2 = 93,50 (habitación doble con baño)
  • Dopa Hostel, Vía Irnerio 41 (Bolonia) para 1 noche: 48€ / 2 = 24€ (habitación compartida de 6 camas y baño compartido)

Transporte:

  • Autobús aeropuerto – estación central de Bolonia: 12€ (ida y vuelta)
  • Tren Bolonia – Florencia – Siena: 28,90€
  • Tren Siena – Florencia: 9,10€
  • Tren Florencia – Lucca: 15,20€ (ida y vuelta)
  • Tren Florencia – Bolonia: 14,90€

Total: 286,28€ (vuelo + transportes internos + 5 noches de alojamiento).

Aquí no incluyo el dinero gastado en entrar a museos, iglesias, o en comida, bebida, compras, souvenirs, etc., ya que eso depende de cada viajero.

8 pensamientos en “5 días en la Toscana

  1. Paula

    ¡Qué recuerdos!
    Hice ese recorrido cuando estaba en el colegio, pero tengo muchísimas ganas de volver a hacerlo y de añadir algún destino más. Me guardo el post 😉
    😘😘

    Responder
  2. Marta ( @munhecaviajera)

    Hola Carla,

    A mi la Toscana me gusta muchísimo y como bien cuentas hay mucho que visitar!!!! Pero siempre que se habla de la Toscana todo parece girar en torno a Florencia y Siena…y la verdad es que Lucca tiene mucho encanto también, así que me parece estupendo que también nos expliques todo lo que esta ciudad ofrece.

    Un saludo,

    Marta

    Responder
    1. Carla Autor

      Hay muchisimo por conocer en La Toscana, a mi me faltan mil sitios! Lucca me encantó y San Gimignano, que estuve hace años, me parece una maravilla!! 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *