Mini guía: 2 días en Florencia

      2 comentarios en Mini guía: 2 días en Florencia

En mi escapada de 5 días a la Toscana el pasado verano, Florencia fue una de las paradas clave. La cuna del Renacimiento es, para mí, la ciudad más bonita del mundo, y no me importaría recorrer sus calles cada año… Es una ciudad relativamente pequeña por la que te puedes mover caminando, aunque para subir a Piazzale Michelangelo y San Miniato al Monte, yo recomendaría coger el autobús.

Si estáis organizando una escapada a Florencia, espero que esta mini guía os ayude a no perderos nada de la capital toscana. Preparaos para sufrir Síndrome de Stendhal a cada paso, porque esta ciudad no os dejará indiferentes.

Vista de Florencia desde la cúpula del Duomo

DÍA 1:

Cualquier ruta por la ciudad debería empezar en la Piazza del Duomo. Es el punto perfecto para iniciar cualquier recorrido por la preciosa Florencia. Está situada aproximadamente en el centro de la ciudad, y debido a su ubicación, pasarás por ella en innumerables ocasiones durante tu estancia. Es el centro religioso de la ciudad y aquí se encuentran la Catedral de Santa María dei Fiori, el Campanile de Giotto y el Baptisterio de San Giovanni, 3 obras imprescindibles de la capital toscana. Empezar la ruta por aquí os permitirá dirigiros a cualquiera de los puntos cardinales para empezar vuestra ruta por Florencia.

Situada en esta plaza, la Catedral de Santa Maria dei Fiori es uno de los grandes atractivos de Florencia y no es para menos, ya que es una obra cumbre de la arquitectura renacentista. Se encuentra en la Piazza del Duomo y su tamaño hace que sea visible desde casi cualquier punto de la ciudad. Es muy recomendable subir a la cúpula, no sólo para disfrutar de las vistas de la ciudad, si no también para admirar la arquitectura de Brunelleschi desde dentro. La entrada son 15€ e incluye la catedral, la cúpula, el baptisterio, la cripta, el campanile y el Museo de la Ópera del Duomo. El acceso se hace por el lado norte de la catedral (por la llamada Porta della Mandorla). Recomendaciones: tened en cuenta que hay que reservar la hora con antelación, y si vais en verano llevad un pañuelo o chaqueta para taparos los hombros, ya que no es posible entrar con los hombros y las rodillas descubiertos. Ah, y prepararos para una buena paliza, son 463 escalones hasta llegar arriba de la cúpula, pero merecen la pena todos y cada uno de ellos.

Catedral de Santa María dei Fiori

El Campanile de Giotto es tan representativo de la ciudad de Florencia como su catedral. Con una base cuadrangular de 14,45 metros y más de 84 metros de altura, desde su cima se puede disfrutar de unas de las mejores vistas de la ciudad. Está revestido en mármoles de colores, pero a pesar de lo que se pueda pensar, su construcción fue independiente de la que la catedral.

Enfrente de la catedral se encuentra el Baptisterio de San Giovanni. Está considerado como el edificio más antiguo de Florencia, tiene planta octogonal y su exterior está revestido en mármol de Carrara. El baptisterio es conocido por las esculturas y relieves de sus puertas, la Puerta Sur (de Andrea Pisano), la Puerta Norte (de Lorenzo Ghiberti) y las llamadas Puertas del Paraíso (también de Ghiberti), aunque no son las originales, ya que éstas se encuentran en el Museo de la Ópera del Duomo. En el interior destaca la cúpula recubierta de mosaicos, y se puede visitar con la misma entrada de 15€ con la que se puede visitar la cúpula del Duomo, el campanile, la cripta y el Museo de la Ópera del Duomo.

Desde la Piazza del Duomo, si nos dirigimos hacia el Oeste, llegamos a dos de los palacios más representativos de la arquitectura del Renacimiento toscano, el Palazzo Strozzi y el Palazzo Rucellai. El primero de ellos es el ejemplo más perfecto de edificio señorial del Renacimiento y tiene un tamaño más grande que el más famoso Palazzo Medici.

Vista del Ponte Vecchio desde la Galleria degli Uffizi

Una vez que hemos paseado por esta zona, podemos cruzar el río Arno por el Ponte Santa Trinitá. ¿Por qué cruzar por éste y no por el Ponte Vecchio?, básicamente porque desde el Ponte Vecchio no se ve el Ponte Vecchio. Una vez que llegamos al sur del río, podemos caminar hacia el Este por Borgo San Jacopo hasta llegar, ahora si, al Ponte Vecchio. He de reconocer que, igual que pasa con el Ponte Rialto en Venecia, es mucho más bonito verlo desde fuera que desde dentro. Aún así, ninguna ruta por Florencia estaría completa sin pasar por este puente para ver sus joyerías y tiendas de orfebrería.

Según llegamos otra vez a la zona norte del Arno, podemos caminar por Vía Por Santa María hasta llegar a la Loggia del Mercato Nuovo, donde podemos aprovechar para ver la Fontana del Porcellino y asegurarnos buena suerte. Para ello, debemos acariciar el hocico del jabalí y poner una moneda en la boca. Si la moneda cae dentro de la fuente (es decir, debajo de la reja), traerá buena suerte, de lo contrario, nos quedamos como estamos.

Si desde aquí nos dirigimos hacia el Este, llegamos a la impresionante Piazza de la Signoria, la más importante de Florencia, donde se encuentran el Palazzo Vecchio, la Loggia dei Lanzi y la Galleria degli Uffizi.

El Palazzo Vecchio es el más antiguo de los palacios florentinos, ya que fue construido durante la Edad Media. Lo más característico es su alta torre, de 94 metros de altura, y las réplicas del David de Miguel Ángel y de Judith y Holofernes de Donatello, que se encuentran junto a la entrada. El precio de la entrada son 10€, aunque la mayoría de los visitantes nos limitamos a verlo por fuera.

Vista del Palazzo Vecchio (a la derecha) desde la cúpula del Duomo

¿Qué os parece comer algo rápido mientras mientras esperáis para acceder a la Galleria degli Uffizi? All’Antico Vinaio tiene la fama de tener los mejores panini de la ciudad y después de haberlos probado tengo que darles la razón. Situada en la Via dei Neri (entre la Galleria degli Uffizi y la Basílica de la Santa Croce), tiene dos locales, uno frente al otro, y los reconoceréis por las largas colas que hay siempre en la puerta. Merece la pena comprar un panino y comerlo de pie mientras esperáis para conocer algunas de las obras de arte más increíbles del mundo.

La Galleria degli Uffizi es una de las pinacotecas más importantes del mundo y por ello tiene siempre colas interminables para entrar. El precio de la entrada son 8€ y lo ideal es comprarlas con antelación 2 días antes de la visita para evitar colas (con un coste extra de 4€), pero si no has sido previsor siempre puedes comprarla a alguno de los muchos vendedores ‘no oficiales’ que pululan junto a las largas colas de turistas esperando entrar. Las entradas también son más caras, pero no tendrás que esperar colas. Eso si, sólo aceptan efectivo, así que si lleváis sólo tarjeta no podréis pagar. Otra manera de no esperar colas en reservar una visita guiada, pero eso incrementa el precio de la entrada considerablemente, ya que cuesta más de 30€. Yo como historiadora del arte no puedo dejar de visitarla, pero es que cualquiera se emocionará ante obras como ‘El nacimiento de Venus’ o ‘La Primavera’ de Boticelli, o las obras de Miguel Ángel, Leonardo, Rafael o Tiziano.

Para terminar la visita a la Piazza de la Signoria, en el lado sur de la misma, se encuentra la Loggia dei Lanzi, en la que podemos disfrutar de esculturas originales, como Perseo con la cabeza de Medusa, el Rapto de las Sabinas, Hércules del Centauro o los Leones de Médici.

 

Fachada de la Basílica de la Santa Croce

Para terminar la ruta, nos dirigimos hacia el Este para llegar a la Basílica de la Santa Croce (de culto franciscano). Seguro que ahora nos vienen a la mente las palabras del escritor francés Stendhal, ‘Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme’. La entrada son 8€ y entre sus 300 tumbas se encuentran las de Galileo, Maquiavelo, Lorenzo Ghiberti o Miguel Ángel. Junto a ella se ubica la Capilla Pazzi, la última obra de Bunelleschi, a la que se accede desde el claustro de la basílica.

Para acabar el día, ¿qué tal una pizza por esta zona? A menos de 10 minutos a pie de la Santa Croce se encuentra Il Pizaiuolo, un ristorante – pizzería de precio más que asequible y con una clientela bastante local. Eso si, estad preparados para compartir mesa con otra gente y para esperar colas, ya que no es muy grande y se llena rápido, por lo que es recomendable ir pronto.

DÍA 2:

Para empezar la mañana, podemos alejarnos un poco de la ciudad para tener las mejores vistas de Florencia desde Piazzale Michelangelo. Aunque se puede subir caminando desde el lado sur del río Arno, lo más cómodo es utilizar los autobuses 12 o 13, que se cogen cerca de Santa María Novella y que dejan en la misma plaza. La bajada se puede hacer en autobús o caminando. La mejor hora para subir es por la mañana o a mediodía, ya que por la tarde el sol da más o menos de cara y las vistas de la ciudad no son tan espectaculares.

Desde aquí, subiendo aún un poco más, llegamos a la Basílica de San Miniato al Monte, cuya fachada es uno de los ejemplos más representativos del románico toscano. Quizá no es de las iglesias más bonitas de Florencia, pero las vistas de la ciudad desde aquí son impresionantes.

Vista de Florencia desde Piazzale Michelangelo

Una vez que volvemos de nuevo al centro de Florencia, podemos empezar la ruta por la Basílica de Santa María Novella, muy cerca de donde nos deja el autobús de vuelta. Esta basílica es, para mí, una de las más bonitas de la ciudad y se encuentra muy cerca de la estación de tren del mismo nombre. Es el templo principal de los dominicos en Florencia y tanto su interior como su exterior están cuidados hasta el último detalle. El precio de la entrada son 5€.

A apenas 5 minutos de allí a pie se encuentra la Basílica de San Lorenzo, situada muy cerca del Duomo, es también obra de Bunelleschi, aunque la Sacristía nueva fue diseñada por Miguel Ángel. Su exterior no es tan bonito como el de otras iglesias o basílicas florentinas, pero es un imprescindible en un viaje a Florencia. Aquí se encuentran enterrados varios miembros de la familia Medici y artistas como Donatello.

A estas horas, seguro que os entran ganas de comer, y no os van a faltar opciones. Desde nuestro hotel nos recomendaron Il Nutino, y reconozco que no nos defraudó. Si está lleno y no conseguís mesa, por esta zona hay varios sitios para comer.

Santa María Novella

Justo al lado se encuentra el Palazzo Medici-Ricardi, que fue construido por encargo de la Familia Medici, una de las más poderosas en la Florencia renacentista. Su construcción sentó las bases de los palacios del renacimiento florentino. Actualmente es un museo (la entrada cuesta 4€) y en su interior destacan los frescos de la Capilla de los Magos.

Nuestra ruta puede continuar hacia la Galleria dell’ Accademia, un poco más al norte del Palacio, en la Vía Ricasoli, ya que no podemos irnos de Florencia sin admirar una de las obras maestras de Miguel Ángel, la escultura de David. Además de esta impresionante escultura, el museo expone varias obras escultóricas y pictóricas del renacimiento. La entrada general (para la que, como los Uffizi, hay que esperar largas colas) son 8€. Sinceramente, para alguien que no esté interesado en el arte, la visita puede parecer que no merece la pena, pero los 8€ ya están bien invertidos aunque sólo sea para admirar los más de 5 metros de altura del David de Miguel Ángel.

Escultura de David en la Galleria dell’Accademia

Después de esta visita, podemos dar un paseo de nuevo hacia el centro de la ciudad, pasar por la Piazza del Duomo (¿os he dicho ya que vais a pasar varias veces por aquí?) y caminar de nuevo hacia la Loggia del Mercato Nuovo. Aquí, en una estrecha calle en un lateral del mercado, está la Osteria del Porcellino (Via Val di Lamona). En un restaurante de Siena (donde probé el mejor ragu alla bolognese que he probado en mi vida) nos recomendaron comer aquí cuando estuviéramos en Florencia y no nos defraudó. De hecho, allí conocimos a una señora neoyorkina que desde hacía ya varios años visitaba Florencia y comía siempre en este restaurante.

¿Qué tal terminar vuestra ruta de nuevo en la Piazza del Duomo?, seguro que no os cansáis de admirar uno de los sitios más bonitos de la ciudad, y desde aquí podemos despedirnos de la capital toscana. Aunque en mi caso estoy segura de que repetiré la visita tarde o temprano.

DÍA 3:

Si tuviéramos un tercer día en la ciudad podríamos aprovecharlo para volver al sur del río Arno y visitar el Palazzo Pitti y los Jardines del Bóboli.

……………………………………

¿Conocéis Florencia?, ¿qué os ha parecido esta ruta? Espero que si ya la conocéis, hayáis recordado vuestro viaje y si aún habéis visitado la que para mí, es la ciudad más bonita del mundo, espero que esteis ya abriendo la pestaña de Skyscanner para buscar billetes. Desde Madrid os recomiendo volar hasta Bolonia con Ryanair. Es mucho más barato y, como os conté en mi post de la ruta por la Toscana, está a apenas media hora en tren de Florencia.

2 pensamientos en “Mini guía: 2 días en Florencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *