You are a passenger

La realidad de Nueva York de @elnuevayorkdejoseph

Todos tenemos nuestra imagen de Nueva York en la cabeza: la ciudad que nunca duerme, un caos de rascacielos, taxis amarillos y gente por doquier. Pero generalmente desconocemos la realidad de esta ciudad, una ciudad que Joseph (@elnuevayorkdejoseph) ha visitado más de 18 veces y en la que ha estado viviendo en diferentes barrios, tanto en Brooklyn como en Manhattan, conviviendo con familias de distintas culturas.

De todas estas visitas se ha traído buenas y malas experiencias que nos cuenta en su Instagram y en su blog. ¡Si queréis conocerle un poco más seguid leyendo!

Siempre intentas mostrar la realidad de Nueva York para que la gente se quite de la cabeza la imagen de ciudad perfecta. ¿Qué es lo más duro que has vivido en esta ciudad?

Me cuesta decantarme por una. He vivido desde un huracán hasta situaciones surrealistas, así que os contaré la que más me marcó psicológicamente. Os pongo en situación: llego a Nueva York para estudiar, vuelvo a España y a las dos años vuelvo a Nueva York a trabajar. Encuentro un trabajo ”part time” de lo mío, buscado desde España, y empiezo a buscar casas.

Mi peluquera de la primera estancia me ofrece su casa sin cobrarme nada hasta que tenga ingresos. En aquel momento, me iba a la ciudad con una mano delante y la otra detrás, a regañadientes de toda mi familia, debo decir. Así que acepto la invitación muy agradecido y me planto en la casa de esta familia ecuatoriana, afincada en Brooklyn.

Cuando llego me encuentro un chalet en el que viven 5 familias, dos latinas y 3 afroamericanas. A mi me tocó vivir en el sótano con el siguiente reparto: la dueña (la que me cortaba el pelo cuando estudiaba en la ciudad), su hija (amargada porque quería vivir en Ecuador), la abuela (amargada por ver a su hija y su nieta mal) y el marido (segundo marido de la peluquera y padrastro de la hija).

Resumen de todo esto: estuve viviendo en una habitación con agujeros que daban a una sala de calderas donde entraba de todo… Ratones, cucarachas voladoras y terrestres y no queréis saber que más. Cada vez que me duchaba tenía que estar una hora con un cepillo tirando el agua por un desagüe, ya que estaba mal conectado y se inundaba toda la cocina.

El Puente de Brooklyn

Para colmo, el marido era un borracho. Cuando llegaba por la noche, tenía que saltarlo para llegar a mi cuarto porque se había quedado dormido en el suelo. Todos en aquella casa aguantaban a aquel personaje, porque era el hombre de la casa, y en todas las casas se necesita un hombre, para llevar la compra por ejemplo, palabras textuales de la peluquera.

Tras dos meses viviendo aquel calvario y engañando a mi familia cuando hablaba con ellos por teléfono explicándoles que todo me iba genial y era súper feliz, decidí salir a la calle y pedir ayuda. Encontré a una mujer encantadora, y su hermana me alquiló un apartamento en la alta Manhattan. Tuve que trabajar ilegalmente y tirar de tarjetas de crédito para permitirme aquel apartamento. Hice la maleta de noche y me fui al día siguiente sin decir nada. Cuando volví a España y pasó un tiempo, decidí escribirles para pedirles perdón por haberme marchado así, pero fue tarde, jamás me volvieron a hablar.

Cada vez que vuelvo a la ciudad, siento pánico de encontrármelos, porque viven en el mismo barrio al que vuelvo siempre actualmente. No me preguntéis porque aguanté todo eso, pero me ha ayudado muchísimo en la vida.

Nueva York es más que Manhattan y la parte de Brooklyn cercana al East River, hay muchas zonas que son igual de representativas de la ciudad que el Empire State o Central Park. ¿Cuál es el lugar poco turístico de Nueva York que recomendarías a todo el mundo?

Hay muchos sitios que me molan, pero os compartiré uno al que le tengo mucho cariño. Inwood, en Manhattan, es el barrio más al norte de la isla. Tuve la ocasión de vivir allí, y personalmente me encanta. Antiguamente habitaban irlandeses y ahora hay muchísima población dominicana. En la calle Dyckman, sobretodo, hay montones de tiendas, restaurantes, cafeterías con café del fuerte y mucha fiesta.

Cada vez que vuelvo a la ciudad noto la fusión de la mayoritaria población hispana con los neoyorquinos que se van mudando al barrio. Tiene parques espectaculares y está a escasos minutos en metro del midtown de Manhattan en metro. Recomiendo perderse por allí, es otro concepto neoyorquino. 

Williamburg Street, en Brooklyn

Y de los lugares más turísticos, ¿cuál crees que es imprescindible?

Pues sin dudarlo ni un segundo, sería mi excelentísimo Central Park. Creo que su combinación con el entorno es una explosión de sensaciones. Recomiendo alquilar un bicicleta y recorrerlo de punta a punta descubriendo sus rincones. Está muy bien la entrada principal de  ”Columbus Circle”, pero es la más turística, así que mi consejo es: pasad por el ”Whole Foods Market” (Columbus Circle) que está dentro del edificio ”Times Warner Center”, pillad unas bebidas y comida para llevar, y a perderse por el parque.

Yo lo he recorrido en longboard, en patines, en bicicleta, corriendo, y caminando. He tenido la suerte de explotarlo bastante, puesto que estudiaba a dos calles del parque. Tenéis infinidad de opciones para recorrerlo, pero sobretodo, no cojáis carros de caballos ni visitéis el zoo que hay dentro. Recordad, turismo responsable.

¿Qué le recomendarías a alguien que quiere probar a vivir la experiencia de vivir en Nueva York? 

Pues lo primero que te diría es que si no quieres morir en el intento, debes ir con bastante dinero. Yo haría una primera toma de contacto estudiando algo unos meses para ver si realmente te adaptas a la ciudad, no es lo mismo ir de vacaciones que vivir en ella, siempre lo digo. Una vez que has estado allí un tiempo, ya llegan las sensaciones que te dirán si eres apto o no para vivir en esa ciudad.

Una vez que lo tengas claro, empieza lo más difícil, trabajar en ella. A no ser que una empresa situada en tu país de origen  te destine a trabajar allí, o seas tan bueno en algo que ningún norteamericano sea capaz de hacer, no te harán un visado de trabajo. Hay infinidad de opciones. Becas, visados de artistas, etc. Eso ya depende de cada uno, pero primero hay que entender el concepto, el sueño americano no existe. Yo me fui a la aventura total la segunda vez, y a día de hoy, sabiendo lo que pasé, no volvería a hacerlo. Por eso mi consejo es qué, os asesoréis y hagáis las cosas correctamente.

¡Gracias Joseph!

Gracias Joseph por compartir tu visión de Nueva York con nosotros y por hacernos ver que la realidad de esta ciudad no es la que siempre imaginamos. Si queréis seguir sus aventuras, tanto en Nueva York como en otros lugares, lo podéis hacer en su Instagram @elnuevayorkdejoseph o en su blog El Nueva York de Joseph. Seguro que no os defraudará.

También puede gustarte...

4 Comentarios

  1. Cris (imperfect.travel) dice:

    Te has salido con la entrevista Carla! Chapo a los 2

    1. Muchas gracias!! Ha sido genial entrevistarle, tiene muchas cosas que contar sobre NY, que no es tan bonita como pensamos, jajaja… 😀

  2. EmejotaRose dice:

    Muy buena entrevista! Me ha parecido muy interesante esa otra perspectiva, cómo los lugares pueden dejar experiencias tan variadas y a la vez tan intensas… sin duda te quedas con ganas de saber más sobre su paso por Nueva York.

    1. Muchas gracias! La verdad es que es muy interesante conocer esas perspectivas de gente que ha vivido allí… 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *