América Canadá Consejos

Consejos para viajar a Canadá

¿Vas a viajar a Canadá en breve? Presta atención porque este post te interesa. También puedes organizar tu viaje por la Costa Este del país con este post sobre mi viaje de 10 días por la Costa Este de Canadá.

Canadá es un país con una extensión de casi 10 millones de kilómetros cuadrados al que se puede llegar desde España con vuelo directo con Air Canada o haciendo escala con Iberia, Delta Airlines, Air France o KLM. Aparte de grandes extensiones de naturaleza, con parques, lagos, montañas, etc. tiene importantes ciudades como Toronto, Montreal, Vancouver, Calgary, Edmonton, Ottawa o Quebec.

Tiene dos idiomas cooficiales, inglés y francés; mientras que el inglés se habla en todo el país, el francés sólo se habla en la provincia de Quebec (donde de hecho es el único idioma oficial de la provincia) y en algunas zonas de New Brunswick, Manitoba, Nunavut, Yukón y los Territorios del Noroeste. La moneda es el dolar canadiense (CAD) y su cambio es aproximadamente 1 CAD = 0,66€.

Toronto

Para entrar en Canadá desde España necesitas un pasaporte con vigencia de al menos 6 meses y rellenar el eTA, que tiene un precio de 7CAD y, como el ESTA estadounidense, se puede solicitar online. En este viaje fuimos mis padres, una de mis hermanas y yo, y sólo tuvimos que solicitar el eTA para mi madre, ya que los demás entramos al país con pasaporte estadounidense, que no requiere visado.

Es muy fácil de solicitar y te envían la documentación por email, simplemente tienes que imprimirla, pero una vez que aterrizas en Canadá ya lo tienen registrado en sus archivos, por lo que ni siquiera te la llegan a pedir. En el avión os darán un documento que hay que rellenar y, si viajas en familia, es suficiente un único documento para la familia completa.

Como queríamos cruzar a Estados Unidos en las Cataratas del Niágara, mi madre solicitó también el ESTA, pero luego una vez allí no nos lo pidieron (quizá por ir con familiares estadounidenses). En la aduana para entrar en USA, el personal de seguridad nos pidió los pasaportes a los 4 y le debió parecer sospechoso que mi madre tuviera un pasaporte de otro país, por lo que nos preguntó que de qué la conocíamos. Una vez que le dijimos que era nuestra madre / esposa y que veníamos todos juntos, la dejó pasar sin problema sin pedirle el ESTA. Con esto no quiero decir que no lo necesitéis si pretendéis cruzar la frontera, éste fue nuestro caso particular.

Quebec

La distancias son muy grandes, no sólo entre ciudades, si no también dentro de las mismas, por lo que aunque 2 días son suficientes para conocer Montreal o Quebec, se quedan escasos para conocer grandes ciudades como Toronto.

Las temperaturas en invierno son muy bajas, especialmente en las provincias situadas al norte del país, donde en invierno se puede llegar hasta los -40ºC, mientras que en provincias como la Columbia Británica, que no sufre inviernos tan extremos, en verano se pueden superar los 35ºC. En primavera, que es cuando fuimos nosotros, aún puede haber nieve y las temperaturas fueron bajo cero en la provincia de Quebec.

Conviene ir bien abrigado: yo llevaba botas de Decathlon para travesías por nieve, abrigo de plumas, bufanda y un par de días llevé camiseta térmica (cuando íbamos a estar más en la naturaleza que en ciudad). El resto de días con una camiseta de manga larga, un jersey, vaqueros y el abrigo era suficiente e incluso en Toronto tuve que comprarme una cazadora más fina porque con el plumas me moría de calor.

Cataratas de Montmorency

La comida no es especialmente cara, pero si lo es la bebida. En un restaurante normalito, una botella de cerveza te puede costar fácilmente unos 8CAD. Salvo algunos platos típicos de la zona a la que fuimos, como la tourtière en Quebec, la poutine y los bagels de Montreal o todo tipo de dulces con sirope de arce, la comida en Canadá es muy parecida a la americana. Además, como en USA, las propinas no están incluidas.

Los coches son automáticos, como en USA, y generalmente muy grandes. Puedes encontrarte con que en la oficina de alquiler te dan un cochazo tipo Cañonero cuando tú habías reservado un monovolumen. Si os pasa esto, a pesar del gustazo que puede suponer sentirte el rey de la carretera por unos días, tened en cuenta el coste de la gasolina, que aunque es más barata que en Europa, estos coches consumen muchísimo.

Nosotros alquilamos dos coches: un Nissan Rogue (que cogimos en Montreal y con el que hicimos la ruta hasta Quebec, Parc Omega, Mont Tremblant y Ottawa durante 5 días) y un Jeep Wrangler (que cogimos en Toronto y con el fuimos a Niagara Falls, Niagara-on-the-Lake y de vuelta a Toronto en 2 días). De haber sabido lo que consumía de gasolina el Jeep, quizá hubieramos esperado a que nos dieran otro…

Nuestro ‘Cañonero’

Las carreteras no siempre están en buen estado. Las autopistas y carreteras principales están muy bien, pero cuando te metes en carreteras secundarias pasas muchos kilómetros conduciendo por un carril por sentido, entre bosques y sin ver una gasolinera. Para que os hagáis una idea: de Mont Tremblant a Ottawa (la capital), en un trayecto de coche de 2 horas, los dos GPS que usábamos nos llevaron por carreteras desiertas, pueblitos pequeños, lagos que tuvimos que bordear, desvíos que parecía que te llevaban en sentido contrario e incluso al río Ontario, que tuvimos que cruzar en un ferry con otros lugareños que estaban por ahí. Y eso para llegar a la capital…

Los canadienses son de las personas más amables que he conocido viajando. Recuerdo llevarme muy buena impresión de los neoyorkinos, que más de una vez se han parado a preguntarle a un turista si necesita ayuda cuando le han visto con el mapa y cara de preocupación. O de los tailandeses, que por algo llaman a Tailandia el país de la sonrisa.

Pero considero que los canadienses deberían estar incluidos en este grupo, porque me han parecido todos encantadores: desde la camarera que no hablaba inglés y se esforzó en entender mi francés rudimentario, hasta el señor de la oficina de alquiler de coches que nos consiguió un gps removiendo cielo y tierra, pasando por el dueño del apartamento que alquilamos en Montreal.

Niagara-on-the-Lake

En general es un país cómodo para visitar: las ciudades son asequibles para visitar en 2-3 días, conducir, aunque pueda ser un poco curioso a veces, te lleva por lugares preciosos, la gente es muy amable y los precios, aunque elevados, no son prohibitivos como en Nueva York, Londres o París. Yo además soy una enamorada de la nieve, y en Madrid no nieva nunca, por lo que soporté las temperaturas bajo cero sólo por el placer que suponía ver ciudades nevadas, grandísimas extensiones blancas entre un pueblo y otro, y por qué no, meter el pie en la nieve como una niña pequeña.

……………………………………………………………..

¿Tenéis intención de visitar Canadá? Si es así, espero que este post os haya servido de ayuda, y si tenéis alguna pregunta o duda estaré encantada de (intentar) resolverla.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *