Asturias,  España,  Europa

Ruta de 8 días por Asturias

Asturias es una de las Comunidades Autónomas más completas que puedes visitar en España. Bañada por el Mar Cantábrico, Asturias tiene playa y montaña, ciudades como Gijón, Oviedo y Avilés y pequeños pueblos, entre ellos, Cudillero, ganador en 2020 del premio al Pueblo Costero más bonito de España, además de parajes naturales increíbles como el Parque Nacional de los Picos de Europa y el Parque Natural de Somiedo.

Tiene también un arte único, el Prerrománico asturiano, algunos de cuyos edificios han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, además de ser famosa por su increíble gastronomía.

Si te gusta la naturaleza, el mar, el arte y la gastronomía, Asturias es tu sitio.

Por lo general, un primer viaje al Principado se centra sobre todo en la mitad oriental, que es la zona que visité yo (visitando playas, pueblos y los Picos de Europa). Otra opción es visitar las 3 ciudades principales, Oviedo, Gijón y Avilés, y aprovechar para pasar un par de días en alguna playa cercana o haciendo algo de senderismo.

Mi recomendación es que, en ambos casos, organices tus días por zonas. Asturias tiene más de 300 kilómetros de costa y los principales puntos de interés que visitarás (al menos en tu primer viaje) están en la zona norte y en la mitad oriental de la provincia, por lo que es fácil dividir los días para no recorrer muchos kilómetros y poder disfrutar del Principado con calma.

Puerto de Llanes

RUTA DE UNA SEMANA POR ASTURIAS

  • Día 0: Llegada a Asturias a primera hora de la tarde, visita a Llanes
  • Día 1: Visita a Lastres y Playa de Rodiles
  • Día 2: Playas de Gulpiyuri, San Antolín, Torimbia, Barro, Poo y Toró
  • Día 3: Senda del Cares
  • Día 4: Playa del Silencio, Cudillero, Playa de Xagó, Cabo de Peñas, Gijón
  • Día 5: Covadonga, Cangas de Onís, Mirador del Fitu, Tazones
  • Día 6: Playa de Cuevas del Mar, Ribadesella, Llanes
  • Día 7: Mirador de la Boriza, Playa de Andrín, Playa de Cobijeru y Ribadesella
  • Día 8: Mañana en Lastres y vuelta a Madrid

Al no tener muchos días, nos quedaron varios sitios pendientes de visitar, que puedes añadir a tu viaje si tienes más días. En la mitad occidental: Puerto de Vega, Luarca, Playa de Gueirua, Cabo Vidio, Taramundi, Cangas del Narcea, Parque Natural de Somiedo… Y en la mitad oriental: Luanco, Bufones de Pría y Bufones de Arenillas, Playa de la Franca, Playa de Cueva del Pindal, Colombres, el Naranjo de Bulnes…

DÍA 0: VISITA A LLANES

El primer día de nuestro viaje llegamos a Asturias a primera hora de la tarde, por lo que dejamos nuestro equipaje en el alojamiento (los apartamentos rurales Llagumelón en Villahormes) y fuimos a pasar la tarde a Llanes, donde recorrimos la zona del centro, el puerto, vimos los famosos Cubos de la Memoria, disfrutamos de las vistas desde el Mirador de San Pedro y cenamos en una de las muchas sidrerías de la ciudad.

Vistas de Llanes desde el Mirador de San Pedro

DÍA 1: LASTRES y PLAYA DE RODILES

Nuestro primer día completo de la ruta de 8 días por Asturias fue bastante tranquilo; después del trayecto en coche desde Madrid, optamos por tomarnos el día con calma.

Lastres

Por la mañana fuimos hasta Lastres, uno de los pueblos más importantes de la costa oriental del Principado y en el que pasamos prácticamente toda la mañana.

Lastres es conocido por ser el pueblo de la serie “Doctor Mateo” pero, a pesar de su popularidad, no ha perdido la esencia de pueblo de pescadores, con calles empinadas, la playa y el puerto y los recuerdos que quedan del rodaje de la serie y que podrás encontrar fácilmente siguiendo las indicaciones que hay en algunas de las calles.

Y es que lo mejor que puedes hacer en Lastres es caminar sin rumbo y recorrer todas sus calles, pero apunta el Mirador de San Roque, que se encuentra en la parte más alta de la ciudad y desde el que se disfruta de unas vistas preciosas de la playa y de las casas que parece que cuelgan de la ladera de la montaña. Se puede llegar hasta aquí en coche o caminando y, además de las vistas, aquí se encuentra la pequeña Capilla de San Roque.

Después de Lastres intentamos ir a Tazones, pero fue imposible aparcar, ni en el parking gratuito ni en el de pago, así que nos fuimos directamente a comer, ya que habíamos reservado en “Casa Rula (Bar El Cruce)” en Selorio, recomendación de una amiga que veranea en Asturias y que es 100% recomendable.

Vistas de Lastres desde el Mirador de San Roque

Playa de Rodiles

La Playa de Rodiles está en la desembocadura de la Ría de Villaviciosa y, aunque es bastante grande, suele estar bastante concurrida, tanto por bañistas como por surfistas. Aquí existe una ola conocida como “La Barra”, que se forma junto a la desembocadura de la ría y que está considerada como una de las 100 mejores olas del mundo para surfear.

Junto a la playa hay un merendero entre pinos y eucaliptos, perfecto para disfrutar de un picnic a la sombra, y mi recomendación es que intentes ir pronto, ya que suele llenarse de bañistas y a mediodía, cuando sube la marea, el espacio en la arena se reduce mucho.

Playa de Rodiles

Después de una tarde de playa, volvimos a nuestro alojamiento para ducharnos, cenar y descansar para seguir con nuestra ruta al día siguiente.

DÍA 2: PLAYAS DE GULPIYURI, SAN ANTOLÍN, TORIMBIA, BARRO, POO Y PLAYA DE TORÓ

El segundo día en Asturias lo dedicamos a descubrir algunas de las principales playas de la costa oriental del Principado cercanas a nuestro alojamiento en Villahormes. Si quieres saber más sobre las playas asturianas, no te pierdas este post de 14 playas de Asturias, donde te explico cómo llegar, dónde aparcar, cuándo visitarlas…

Playa de la Huelga

La visitamos a primera hora de la mañana y fue un error, ya que es una de esas playas a la que hay que ir con marea alta si o si, para poder disfrutar de las vistas características de la playa con el arco formado en la roca. Se encuentra en un entrante de tierra, encajonada entre acantilados, y el acceso se tiene que hacer a pie.

Para ver la imagen más típica de esta playa, tendrás que caminar hasta allí por un camino durante unos 10 minutos y, una vez que llegas a la playa, cruzar un pequeño puente de madera que hay en el interior y llegar al otro lado. Nosotras fuimos con marea baja y, como ves, no es tan bonita como cuando la marea está alta.

Playa de la Huelga

Playa de Gulpiyuri

Esta playa interior es una de las más famosas de Asturias y merece la pena visitarla con la marea alta, o mientras está subiendo, ya que con la marea baja prácticamente no hay agua. Puedes consultar las mejores horas en la página web de las mareas de Asturias.

La localidad más cercana a Gulpiyuri es Naves, que se encuentra a unos 12 minutos a pie. El camino para llegar es fácil, pero para bajar a la playa en sí hay que hacerlo por una especie de escaleras excavadas en la roca, así que las deportivas o los escarpines son imprescindibles si vas a visitar Gulpiyuri.

Playa de Gulpiyuri

Playa de San Antolín

La Playa de San Antolín forma parte del Paisaje protegido de la Costa Oriental de Asturias. Es la playa más grande del Concejo de Llanes, con más de 1 kilómetro de longitud, y suele estar bastante concurrida, pero si te alejas de la entrada y de los chiringuitos, no es difícil encontrar un buen sitio.

Es una playa de arena, aunque en algunos tramos tiene piedras, y la zona de baño y de surf va cambiando a medida que sube y baja la marea, por lo que tendrás que estar pendiente de las banderas que van colocando los socorristas. El oleaje es bastante fuerte y además hay algunas zonas dentro del agua que tienen rocas, así que ten cuidado al bañarte.

Playa de San Antolín

Playa de Torimbia

Torimbia es para mí una de las playas más bonitas de Asturias, aunque sólo la vimos desde el mirador. Allí hay un pequeño parking en el que puedes dejar el coche para bajar a la playa caminando, o simplemente dejarlo unos minutos en doble fila para observar sus aguas de color turquesa.

Desde este mirador se pueden ver las playas de Torimbia (a la izquierda) y Toranda (a la derecha), además de la pequeña localidad de Niembru. Desde el mirador se ven también unas antenas en lo alto, y si subes hasta allí, disfrutarás de unas vistas de la playa aún más bonitas.

Ten en cuenta que la Playa de Torimbia es una de las playas nudistas más famosas del norte de España.

La Playa de Torimbia desde el mirador

Playa de Barro

Es una playa pequeña con forma de herradura y con poco oleaje, por lo que suele estar bastante concurrida, especialmente por familias con niños. Es una playa de arena y de rocas grandes y el mejor momento para ir es cuando baja la marea, ya que hay más espacio en la arena.

Nosotras comimos en el chiringuito El Xiglu, situado en uno de los laterales de la playa, y desde el que se disfruta de unas vistas preciosas. La comida no es cara y la calidad está muy bien para un chiringuito de playa, además de que el servicio es muy bueno.

Esta playa tiene varias zonas habilitadas para aparcar (por unos 2,50€ todo el día) y el acceso a la playa es bastante sencillo y se puede hacer en chanclas. Si vas a esta playa y no hay sitio, la playa de Sorraos está justo al lado (y se puede llegar andando de una a otra con la marea baja).

Playa de Barro

Playa de Poo

Es una de las playas más bonitas de la costa oriental de Asturias, una pequeña cala de arena, estrecha, pero muy alargada, ya que está en una ensenada, en la desembocadura de la ría de Poo. cuando sube la marea, el espacio en la arena se reduce a apenas 30 metros, por lo que suele estar bastante llena.

Nosotras llegamos ya por la tarde y la marea estaba baja; es el momento perfecto para pasear por la arena, pero nosotras optamos por verla desde el mirador que hay en el lado derecho, al que se accede fácilmente a pie, aunque llegamos con la marea baja y no pudimos ver la playa como nos hubiera gustado.

Playa de Poo con la marea baja

Playa de Toró

Es una playa semi urbana que se ubica a las afueras de Llanes y forma parte del Paisaje protegido de la Costa Oriental de Asturias. A pesar de su pequeño tamaño, suele tener bastante afluencia de bañistas, por lo que lo ideal es ir a primera o a última hora del día, que es además cuando baja la marea y hay más espacio en la arena.

La Playa de Toró se caracteriza por su agua turquesa y por las formaciones rocosas de color oscuro que se reparten tanto en la arena como dentro del agua. Nosotras fuimos a verla al atardecer y estaba bastante vacía, así que es un buen momento para visitarla.

Playa de Toró, a las afueras de Llanes

DÍA 3: RUTA DEL CARES

El tercer día de nuestra ruta de 8 días por Asturias era uno de los platos fuertes del viaje, ya que íbamos a hacer la famosa Ruta del Cares, conocida como La Garganta Divina, un recorrido de 11 kilómetros siguiendo el desfiladero del río Cares que une las provincias de Asturias y León.

Aunque el sendero llevaba años utilizándose para conectar los pueblos de Poncebos (en Asturias) y Caín de Valdeón (en León), entre los años 40 y 50 se acondicionó el camino para garantizar la seguridad de los trabajadores de la pequeña central eléctrica de Camarmeña, inaugurada en 1921.

Paisajes de la Ruta del Cares

La ruta completa (la original) es más larga, de unos 21 kilómetros, y llega hasta Posada de Valdeón, pero en la actualidad el tramo entre Caín y Posada de Valdeón está habilitado para hacer por carretera, por lo que la mayoría de los visitantes hacen sólo el tramo entre Poncebos y Caín (sólo ida o ida y vuelta).

Los 22 kilómetros de ida y vuelta son relativamente fáciles si tienes una buena forma física y no sufres de mucho vértigo; lo más complicado es el primer tramo (los primeros 2-3 kilómetros) desde Asturias hacia León, ya que es todo subida, sobre piedras y además no tiene las vistas espectaculares que hay más adelante… 

Si no te atreves con los 22 kilómetros, puedes hacer sólo uno de los trayectos, como hicimos nosotras, y volver en coche, autobús o 4×4. Antes de la Covid-19, existía un autobús de Alsa que comunicaba Poncebos y Caín, pero ahora mismo ya no funciona, por lo que optamos por hacerlo en 4×4 con la empresa Rutas 4×4 en Picos, que hace un recorrido de uas 3 horas pasando por parajes naturales de León, Cantabria y Asturias.

Paisajes de Picos de Europa en el trayecto de vuelta a Asturias

Pronto publicaré un post sobre mi experiencia en la Ruta del Cares, una de las mejores rutas de senderismo que he hecho en España.

DÍA 4: PLAYA DEL SILENCIO, CUDILLERO, PLAYA DE XAGÓ, CABO DE PEÑAS

Nuestro cuarto día en Asturias fue el que hizo peor temperatura, amaneció nublado y con lluvia, así que optamos por visitar las zonas más lejanas a nuestro alojamiento.

Playa del Silencio

Es una de las playas más bonitas de Asturias. Al visitarla en un día nublado, no pudimos ver el color turquesa que tiene normalmente esta playa, pero aún así mereció la pena llegar hasta allí para visitar una playa prácticamente virgen, sin chiringuitos, sin baños, sin socorrista…

Como en muchas playas de Asturias, te recomiendo que lleves sandalias cerradas o deportivas para bajar a la playa, ya que es un camino bastante agreste; además la playa es de piedras, no de arena, por lo que para entrar al agua lo ideal es hacerlo con escarpines o sandalias cerradas.

Playa del Silencio, una de las más bonitas de Asturias

Cudillero

La segunda parada del día fue Cudillero, que ha ganado este 2020 el premio al Pueblo Costero más bonito de España. Se encuentra a unos 15-20 minutos en coche de la Playa del Silencio y hay varios parkings habilitados en la zona del puerto. Si no encuentras sitio en el primer parking, sigue avanzando, junto al muelle hay un parking más grande.

Cudillero recuerda un poco a los pueblos de Cinque Terre y pasear por sus calles observando sus casas de colores es una auténtica delicia. Mi recomendación es que hagas alguna de las tres rutas que tiene el pueblo para llegar a sus miradores y disfrutar de las vistas del pueblo desde arriba; simplemente tienes que seguir los dibujos que hay en el suelo para hacer la ruta roja, verde o azul. 

Tampoco puedes dejar de ver su plaza principal, la Plaza de la Marina, con forma de anfiteatro y rodeada de casas de colores a distintas alturas sobre la ladera de la colina, así como pasear por la zona del puerto, desde donde se disfruta de una de las vistas más bonitas de Cudillero.

Cudillero

Playa de Xagó

Es una de las principales playas de Asturias para practicar surf y windsurf y es una playa muy amplia y bastante hippie. Además, tiene un sistema de dunas que está considerado como el mejor de Asturias y donde se ubica la zona de playa nudista.

No está muy masificada, por lo que es ideal para pasar la tarde, como hicimos nosotras, pero eso sí, tienes que fijarte que sólo se puede entrar a agua en las áreas delimitadas, ya que algunas están destinadas a la práctica del surf, y además tiene un oleaje muy fuerte, por lo que hay que bañarse con cuidado.

Playa de Xagó

Cabo de Peñas

Es el punto más septentrional de Asturias y se encuentra entre Avilés y Gijón.  Es un cabo en el que hay varios pueblos (como Luanco o Candás) y algunas playas (como la Playa de Verdicio), y uno de los lugares más visitados, su famoso faro, donde se ubica un museo didáctico, aunque cuando nosotras llegamos ya estaba cerrado.

Estuvimos paseando cerca de los acantilados y llegamos hasta el punto más al norte, donde hay un bar (muy bien llamado “Cuatro Vientos”), en el que nos sentamos a tomar algo mientras disfrutábamos del paisaje, con unas vistas preciosas de las olas rompiendo contra los acantilados.

Cabo de Peñas, uno de los lugares que más me gustó de nuestra ruta

Gijón

En este viaje decidimos visitar pueblos, playas y zonas naturales, pero de vuelta a nuestro alojamiento hicimos una breve parada en Gijón para visitarlo un poco y cenar allí para coger fuerzas para nuestro siguiente día.

Visitamos la Playa de San Lorenzo y la península de Cimadevilla, que tiene unas termas romanas, la Iglesia de San Pedro Apóstol, el Palacio de Revillagigedo, la Plaza Mayor y el Ayuntamiento, el Museo Casa Natal de Jovellanos y la Torre del Reloj. También aquí se encuentra la famosa escultura Elogio del Horizonte, de Chillida, que no llegamos a ver porque se nos hizo de noche.

Gijón

DÍA 5: COVADONGA, CANGAS DE ONÍS, MIRADOR DEL FITU, TAZONES

El 5º día de nuestra ruta de 8 días por Asturias incluía otro de los platos fuertes del viaje, y es que nos fuimos a descubrir los Lagos de Covadonga y sus alrededores, una maravilla natural ubicada en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Lagos de Covadonga

El conjunto de los Lagos de Covadonga está formado por 3 lagos: el Lago Enol y el Lago Ercina, de origen glaciar, y el Bricial, que sólo tiene agua durante el deshielo, por lo que no siempre es posible ver los tres. Esta zona es una de las más visitadas de Asturias y, sin duda, una de las mejores visitas que puedes hacer en un viaje por el Principado.

Durante el verano, sólo se puede subir a los lagos en coche entre las 22.00 y las 8.30 de la mañana, por lo que si quieres subir en tu propio coche, tendrás que madrugar. Nosotras no fuimos muy madrugadoras y elegimos subir en autobús; una vez arriba, estuvimos más de 2 horas paseando, disfrutando de los lagos, de las vistas de los miradores y de la naturaleza de la zona.

Lago Ercina, uno de los que forman el conjunto de Lagos de Covadonga

Basílica de Covadonga y Santa Cueva

La Basílica de Santa María la Real de Covadonga es de estilo románico y está ubicada sobre una especie de terraza, lo que hace que la vista sea preciosa la mires desde donde la mires. Está construida en piedra caliza rosa, su interior tiene 3 naves y las torres de su fachada están rematadas con agujas. Además, en la explanada frente a la basílica, hay una estatua de bronce de Don Pelayo.

La Santa Cueva de Covadonga es una reconstrucción de la capilla original y en ella se venera a la Virgen de Covadonga (conocida popularmente como La Santina), y cuya talla también es una reconstrucción. Además, aquí se encuentran enterrados Don Pelayo y Alfonso I con sus respectivas esposas. La capilla se encuentra elevada y por debajo hay una pequeña cascada conocida como El Chorrón.

La entrada a ambas es gratuita, aunque aceptan donaciones.

Basílica de Covadonga

Cangas de Onís

Es la localidad más cercana a los Lagos de Covadonga y, aparte de ser el lugar perfecto en el que alojarse para subir en tu coche a primera hora, también es el punto de origen del famoso Descenso del Sella, que termina en la localidad costera de Ribadesella.

Cangas de Onís fue capital del Reino de Asturias y desde ella Don Pelayo inició la Reconquista, que empezó con la Batalla de Covadonga, en la que los cristianos vencieron a los musulmanes. El lugar más destacado de Cangas es su Puente Romano, que, a pesar de su nombre, se construyó en la Edad Media, durante el reinado de Alfonso XI, pero no puedes irte de la ciudad sin haber dado un paseo por su casco histórico y admirar sus edificios.

Puente Romano de Cangas de Onís

Mirador del Fitu

Este mirador, uno de los más famosos de Asturias, se encuentra a unos 25 minutos en coche desde Cangas de Onís, y es uno de los mejores sitios en los que disfrutar del precioso paisaje asturiano. En un día claro, desde aquí se pueden ver montañas, pueblos, e incluso el mar. El mirador en sí es una estructura de hormigón, a la que se sube por unas escaleras, aunque ya de por sí está en una zona elevada.

Es una parada muy recomendable para hacer después de visitar Cangas, pero lo cierto es que había mucha gente haciendo cola para subir al mirador, por no llegamos a subir hasta arriba, decidimos disfrutar de las vistas desde abajo, quizá un poco menos espectaculares, pero igualmente bonitas.

Vistas desde el Mirador del Fitu

Tazones

No queríamos dejar sin visitar uno de sus pueblos más bonitos, por lo que desde el Mirador del Fitu nos desviamos un poco para ir hasta Tazones, que para mí se convirtió en uno de mis lugares favoritos de Asturias. Salvando las distancias, Tazones podría ser un Cudillero más pequeño, con sus casitas de colores, su puerto y sus vistas al mar.

Tazones fue el puerto en el que desembarcó Carlos I de España, nacido en Gante, a su llegada a España en 1517 para tomar posesión de los reinos de sus abuelos, los Reyes Católicos.

Si visitas esta pequeña localidad, lo mejor que puedes hacer es pasear por sus calles sin rumbo, es muy pequeña y en poco tiempo la habrás recorrido entera. Eso sí, no te puedes perder la famosa Casa de las Conchas, cuya fachada está totalmente recubierta de conchas de distintas formas y tamaños. Además, Tazones es uno de los lugares de Asturias donde se pueden ver huellas de dinosaurios.

Tazones, pequeño pero con muchísimo encanto

DÍA 6: PLAYA DE CUEVAS DEL MAR, RIBADESELLA, LLANES

El 6º día fue un día de relax, en el que aprovechamos para pasar la mañana en la playa, visitamos Ribadesella y fuimos a cenar a Llanes.

Playa de Cuevas del Mar

Es una playa bastante pequeña, por lo que lo ideal es ir a primera hora para poder coger sitio, aunque no muy cerca de la orilla, ya que a lo largo del día sube mucho la marea. Aquí pasamos toda la mañana, nos tomamos unas cervezas en el Chiringuito Cuevas del Mar y comimos en la propia playa.

Si llegas con la marea baja puedes acercarte hasta la playa de Villanueva caminando. Con la marea alta se puede ir también nadando, pero cuidado, las olas pueden empujarte a las rocas si el mar está revuelto… Además, con la marea baja, se ven los arcos que forman las rocas y que le dan el nombre a esta playa.

Playa de Cuevas del Mar

Ribadesella

Dejamos atrás la playa y nos dirigimos a una de las ciudades más importantes del Principado. Ribadesella tiene un importante patrimonio y, aunque pasear por el centro es muy agradable, para mí, no tiene el encanto que tienen otras localidades costeras de Asturias como Llanes. Eso sí, la zona occidental de la desembocadura del Sella tiene muchas Casas de Indianos (típicas de la arquitectura asturiana) que me parecieron espectaculares. Si puedes, da un paseo por esa zona, no te arrepentirás.

En Ribadesella se encuentra la Cueva del Tito Bustillo (que no nos dio tiempo de visitar), en la que se conservan pinturas prehistóricas y huellas de dinosaurio y que está considerada como uno de los mejores ejemplos de arte rupestre del mundo, además de ser Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Además, esta localidad es famosa porque aquí termina el Descenso del Sella, uno de los eventos más importantes que se celebran en Asturias.

Ribadesella

Llanes

Después de Ribadesella volvimos a nuestros apartamentos a cambiarnos y fuimos a cenar a “El Almacén”, en Llanes, un lugar muy recomendable. Antes de la cena, dimos un paseo por la zona del Casino, la Torre del Castillo, la calle principal y algunas de sus plazas.

DÍA 7: MIRADOR DE LA BORIZA, PLAYA DE ANDRÍN, PLAYA DE COBIJERU, RIBADESELLA

El 7º día de nuestra ruta de 8 días por Asturias fue un sábado, por lo que decidimos aprovecharlo para pasar el día en la playa, ya que la noche anterior llegaron dos amigas de Madrid y queríamos tener un día tranquilo

Mirador de la Boriza

Si quieres disfrutar de unas vistas espectaculares del Cantábrico, tienes que ir al Mirador de la Boriza. Se encuentra entre las Playas de Ballota y Andrín y las vistas de ambas playas son una auténtica maravilla. Para llegar hasta allí, pon en el GPS “Mirador de la Boriza”, pero ve con cuidado ya que el mirador no está señalizado desde la carretera.

Si vienes desde el este o desde el sur, tendrás que salir de la LLN-2 hacia la derecha justo antes de una curva bastante cerrada. Mi recomendación es que, cuando pases la localidad de Andrín, estés pendiente de la carretera para que no se te pase. Si vienes en sentido contrario, desde Cué, lo tendrás más fácil, ya que la salida es recta, no tienes que girar a la derecha, por lo que se ve mejor. Una vez que aparques el coche, tendrás que caminar unos 200 metros hasta llegar al mirador.

Playa de Ballota desde el Mirador de la Boriza

Playas de Ballota y Andrín

Las playas de Ballota y Andrín se encuentran muy cerca una de la otra y entre ellas hay un islote llamado Castro Ballota. Nosotras elegimos Andrín porque los chicos de Viajeros Confesos nos habían recomendado el restaurante “Chiringuito El Castru”, que está en esa playa, pero ambas son una buenísima idea para pasar el día.

La Playa de Ballota es más tranquila, no tiene chiringuito, ni baños, mientras que la de Andrín es más animada y desde el chiringuito se disfruta de unas vistas preciosas de la playa. Si quieres comer en el chiringuito, llama para reservar o reserva según llegues a la playa por la mañana, ya que el número de mesas es limitado y suele llenarse siempre.

Playa de Andrín desde el Mirador de la Boriza

Playa y cueva de Cobijeru

Después de comer y pasar la tarde en la Playa de Andrín cogimos el coche para ir a la Playa de Cobijeru, que, al igual que la de Gulpiyuri, se encuentra en el interior. El conjunto engloba en realidad 2 playas, la de Cobijeru (o Las Acacias) y la del Molín, además de la Cueva de Cobijeru y un arco natural llamado Salto del Caballo, un arco natural formado por la roca desde el que se ve como el agua rompe contra las rocas.

La cueva al principio es un poco claustrofóbica, hay que entrar con linterna (mejor si tienes un frontal, para tener las manos libres) y con buen calzado, como deportivas, escarpines…, ya que el suelo está mojado en algunos puntos, por lo que puede ser resbaladizo. Además, por algunos tramos tienes que ir totalmente agachado, pero merece muchísimo la pena.

Interior de la Cueva de Cobijeru

Ribadesella

Tras un día intenso de playas y cuevas, fuimos a nuestro alojamiento a cambiarnos y nos fuimos hasta Ribadesella para cenar, no sin antes dar un paseo por el casco antiguo, disfrutando de sus casas, sus plazas y el ambiente de un sábado por la noche en una de las principales ciudades del Principado.

DÍA 8: MAÑANA EN LASTRES Y VUELTA A MADRID

Y llegó el 8º y último día en Asturias, ya que ese domingo volvíamos a Madrid después de comer, así que por la mañana nos dividimos en 2 grupos: 2 amigas se fueron a la Playa de Cuevas del Mar y las otras 3 pasamos la mañana en Lastres, donde yo ya había estado el primer día.

Para comer, habíamos reservado en “El Nido de Robin”, un sitio que nos habían recomendado varias personas y que se encuentra en Nueva, muy cerca de nuestro apartamento. Este restaurante está en una carretera a las afueras del pueblo, tiene bastante sitio para aparcar y, para mí, es muy recomendable.

Después de comer, tocó poner rumbo a Madrid en coche para volver a casa. Se acabó nuestra ruta de 8 días por Asturias, pero no importa, estoy segura de que volveré.


Espero que esta ruta por el Principado te haya gustado y te haya servido de inspiración para tus próximos viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: