Asturias,  España,  Europa

14 playas de Asturias para disfrutar del verano

Aunque Asturias no es la primera comunidad autónoma que nos viene a la cabeza cuando pensamos en verano y en playa, el Principado es una opción perfecta para huir del calor infernal que hace en otros lugares de España. Eso sí, viajar al norte en verano implica que puedes arriesgarte a tener lluvia día sí, día también, pero si tienes la suerte que tuve yo, podrás disfrutar del sol y la playa durante el día y dormir tapado por la noche.

Si vas a viajar a Asturias, no te pierdas mi Ruta de 8 días por Asturias, y si tienes la suerte en verano, podrás disfrutar de algunas de sus mejores playas. Asturias tiene más de 300 kilómetros de costa, con más de 200 playas de todo tipo: grandes playas de arena, pequeñas calas de piedra, playas interiores…, y merece la pena conocerlas todas.

Pero si es tu primer viaje, estas 14 playas son las que yo te recomiendo (no es porque sean las mejores, si no porque son las que yo he visitado. Al final del post, te dejaré un listado de otras playas a las que me hubiera gustado ir, pero no pude por falta de tiempo). El listado está ordenado desde la playa más occidental hasta la más oriental.

¡Prepara el bañador y la toalla, y sigue leyendo para descubrir algunas de las mejores playas de Asturias!

Playa del Silencio

Playa del Silencio, una de las más bonitas de Asturias

Empezamos por la playa más occidental de todas a las que fui y de la que dicen que es una de las playas más bonitas de Asturias. Al visitarla en un día nublado, no pudimos ver el color turquesa que tiene normalmente el agua, pero aún así merece la pena pasar un rato contemplando el mar y disfrutando de una playa prácticamente virgen, sin chiringuitos, sin baños, sin socorrista…

Para llegar a la Playa del Silencio tendrás que poner en el GPS “Playa del Silencio” y, una vez allí, buscar aparcamiento. La carretera para llegar a la playa es circular, por lo que no te cruzarás con coches viniendo de frente, y antes de llegar al mirador existe un parking habilitado desde el que se tarda unos 8 minutos caminando hasta la playa.

Si  sólo vas a estar un rato, puedes dejar atrás el parking y girar a la derecha donde pone Mirador Panorámico; tanto ahí como un poco más adelante, la gente aparca en los laterales de la carretera y desde allí se baja caminando a la playa. Eso sí, es muy posible que te multen, ya que la zona no está habilitada para aparcar…

El sendero para bajar hasta la playa es de arena y piedras, por lo que te recomiendo que lleves sandalias cerradas, escarpines o incluso deportivas (un básico en la mayoría de playas asturianas), ya que es un camino bastante agreste, y además la playa es de piedras, no de arena.

Playa de Xagó

Playa de Xagó

Se encuentra muy cerca de Avilés, aunque no es una playa urbana (si eso es lo que buscas, puedes ir a la Playa de Salinas, que está en la propia ciudad). Tiene unos 2 kilómetros de longitud y un oleaje bastante fuerte, por lo que es una de las principales playas de Asturias para practicar surf y windsurf.

A pesar de su gran tamaño, no está muy masificada y se puede disfrutar de mucho espacio en la orilla. Eso sí, tiene zonas destinadas al nudismo en la zona de las dunas, así que mira bien dónde vas a instalarte… Si vas a visitar esta playa, ten en cuenta que sólo se puede entrar a agua en las áreas delimitadas, ya que algunas están destinadas a la práctica del surf, y además tiene un oleaje muy fuerte, por lo que hay que bañarse con cuidado.

Es una playa bastante hippie, el acceso hasta la arena es muy fácil y tiene mucho espacio para aparcar (verás que hay muchas campers y autocaravanas de surfistas que pasan allí la noche). Además, tiene 2 chiringuitos, baños, duchas…, y un sistema de dunas que está considerado como el mejor de Asturias. El conjunto de la playa y las dunas forma parte del Paisaje Protegido del Cabo de Peñas.

Playa de San Lorenzo

Playa de San Lorenzo, en Gijón

La Playa de San Lorenzo está en Gijón y es la única playa urbana que incluyo en el post, ya que es la opción perfecta si vas a visitar Asturias en pocos días y te alojas en Gijón, pero aún así quieres disfrutar de un día de playa con todas las comodidades: baños, alquiler de tumbonas, duchas, socorrista, y espacio habilitados para hacer deporte.

Esta playa es de arena, tiene una longitud de más de 1 kilómetro, y se encuentra en el centro de la ciudad, junto al barrio de Cimadevilla. Eso sí, a pesar de su longitud, el espacio en la arena no es muy grande, especialmente cuando sube la marea, así que te recomiendo que vayas durante la marea baja, y que te instales lejos de la orilla. No querrás arriesgarte a que suba la marea y una ola arrastre tu toalla al Cantábrico…

Si vas a este playa, lo más normal será que lo hagas andando desde el centro de Gijón, pero si vienes desde fuera, tienes la opción de aparcar en alguno de los parkings que hay cerca de la playa. Nosotras dejamos el coche allí para dar un paseo por Gijón y cenar, y el precio no fue muy elevado, así que puedes olvidarte de dar vueltas con el coche para buscar aparcamiento en la calle…

Playa de Rodiles

Playa de Rodiles

La Playa de Rodiles está muy cerca de Tazones, en la desembocadura de la Ría de Villaviciosa, y es una de las playas más bonitas de Asturias; eso sí, también es una de las más concurridas, así que te recomiendo que vayas a primera hora o tendrás que buscar un hueco en la arena… Además, como en la mayoría de playas del norte, cuando sube la marea se reduce mucho el espacio en arena, así que si vas con marea baja no pongas la toalla en primera línea de playa.

Tiene una longitud de 1 kilómetro, zonas habilitadas para la práctica del surf y, además, un merendero entre pinos y eucaliptos, justo al lado de la arena, perfecto para disfrutar de un picnic a la sombra. Existen dos parkings habilitados en la playa, pero además se puede aparcar en los laterales de la carretera. Desde allí el acceso a la playa y al merendero es muy fácil, así como a los chiringuitos y los baños públicos. 

Hay una escuela de surf para aquellos que quieran aprender, pero lo más característico de esta playa es la ola conocida como “La Barra”, la que se forma junto a la desembocadura de la ría, considerada como una de las 100 mejores olas del mundo para surfear.

Playa de Cuevas del Mar y Playa de Villanueva

Playa de Cuevas del Mar

Estas dos playas se encuentran entre Ribadesella y Llanes y, con marea baja, se puede ir caminando de una a otra. No son muy grandes, por lo que lo ideal es ir a primera hora para poder coger sitio. Eso sí, no te pongas muy cerca de la orilla, ya que cuando sube la marea se reduce mucho el espacio en la arena…

Para llegar hasta aquí, tendrás que pone “Playa de Cuevas del Mar” en el GPS y, cuando te estés acercando, verás que a la derecha hay una zona habilitada como parking, que tiene un precio de 2,50€ para todo el día. Este parking está un poco antes del túnel que lleva hasta la playa propiamente dicha, y más allá de este túnel hay una zona muy amplia en la que aparcan algunos coches, a pesar de las señales de prohibido aparcar. La policía suele poner multas, igual que si eliges aparcar en el lateral de la carretera, no merece la pena arriesgarse a una multa por ahorrar 2,50€.

Si llegas con la marea baja puedes acercarte hasta la playa de Villanueva caminando. Una vez que sube la marea, se puede ir también nadando, pero cuidado, las olas pueden empujarte a las rocas si el mar está revuelto… Además, con la marea baja, se ven los arcos que forman las rocas y que le dan el nombre a la playa.

Esta playa, a pesar de ser pequeña, tiene un acceso fácil a pie, no hay que bajar ningún acantilado y se puede ir con niños sin problema. Además, tiene un chiringuito pequeño pero con una terraza amplia, donde se puede comer, tomar algo, ir al baño…

Playa de la Huelga

Playa de la Huelga con marea baja

Ésta es una de esas playas a la que hay que ir con marea alta si o si, ya que con la marea baja es prácticamente imposible bañarse y la imagen con los acantilados de piedra no es tan bonita. Se encuentra en un entrante de tierra, encajonada entre acantilados, y el acceso se tiene que hacer a pie.

Nosotras dejamos el coche en el lateral de la carrera, justo pasando por debajo de la A8, en un lugar en el que, como vimos después, no se puede aparcar (la ubicación en Google Maps es “Palacio de la Espriella”, en la localidad de Villahormes). Desde allí caminamos unos 10 minutos por un camino de tierra y piedras, así que te recomiendo que lleves calzado cerrado, aunque se podría hacer con chanclas.

Para ver la imagen más típica de esta playa, tendrás que cruzar un pequeño puente de madera que hay en el interior y desde allí llegar al otro lado. Nosotras cometimos el error de ir a primera hora de la mañana y apenas había agua, pero aprovechamos para sentarnos durante un rato a contemplar el paisaje, ya que ese día no íbamos a poder volver con la marea alta.

Playa de Gulpiyuri

Playa de Gulpiyuri, una de las playas interiores de Asturias

Esta playa interior es una de las más famosas de Asturias y merece la pena visitarla con la marea alta, o mientras está subiendo, ya que con la marea baja prácticamente no hay agua. Eso sí, la marea alta reduce el espacio para colocar toallas, pero al menos tendrás la garantía de que podrás darte un chapuzón. Si te atreves, porque el agua está helada…

Se encuentra muy cerca de la Playa de la Huelga y no existe una zona habilitada para aparcar, por lo que nosotras dejamos el coche en el lateral de una carretera de arena y piedra que circula más o menos paralela a la A8. Al volver de la playa nos enteramos de que habían estado multando a los coches que estaban aparcados, aunque nosotras tuvimos suerte…

La mejor opción es aparcar en Naves, la localidad más cercana a la playa de Gulpiyuri, y caminar desde allí, un trayecto de unos 12 minutos a pie. El camino para llegar es fácil, pero para bajar a la playa en sí hay que hacerlo por una especie de escaleras excavadas en la roca, así que las deportivas o los escarpines son imprescindibles si vas a visitar Gulpiyuri.

El hecho de que esté en el interior y rodeada de rocas y vegetación la convierte en un lugar muy curioso de ver y creo que es un imprescindible si vas a visitar las playas de la zona de Llanes, aunque sea simplemente para verla y para caminar hacia la parte superior del acantilado, desde donde se disfruta de unas vistas increíbles del Cantábrico.

Playa de San Antolín

Playa de San Antolín

Esta playa está considerada “paisaje protegido” y, junto con otras playas de la zona, forma parte del Paisaje protegido de la Costa Oriental de Asturias. Tiene un acceso muy fácil desde la A8, aunque la zona habilitada para aparcamiento no es muy grande… Muy cerca de la playa se encuentra la iglesia románica del Monasterio de San Antolín de Bedón.

Es la playa más grande del Concejo de Llanes, ya que tiene más de 1 kilómetro de longitud, y suele estar bastante concurrida, pero no es difícil encontrar sitio en la arena. Es una buena opción si quieres pasar un día entero en la playa: tiene chiringuito, el acceso es fácil y es un buen lugar para hacer surf, ya que es una playa con bastante oleaje y tiene una escuela de surf en la propia playa.

Aunque es una playa de arena, en algunos tramos tiene piedras, y la zona de baño y de surf va cambiando a medida que sube y baja la marea, por lo que tendrás que estar pendiente de las banderas que van colocando los socorristas. El oleaje es bastante fuerte y además hay algunas zonas dentro del agua que tienen rocas, así que ten cuidado al bañarte.

Playa de Torimbia

Playa de Torimbia, una de las más bonitas de Asturias

Aunque no llegamos a bajar a la playa como tal, Torimbia es para mí una de las playas más bonitas de Asturias, y si quieres disfrutar de vistas como las de la foto, tendrás que buscar en el GPS “Mirador Torimbia”. Allí hay un pequeño parking en el que puedes dejar el coche para bajar a la playa caminando, o simplemente dejarlo unos minutos en doble fila para disfrutar de las vistas.

Desde el mirador se pueden ver las playas de Torimbia y Toranda, además de la pequeña localidad de Niembru, y hay una pequeña zona habilitada con mesas y bancos por si quieres parar a comer. También desde el mirador se pueden ver unas antenas, si subes hasta allí, disfrutarás de unas vistas de la playa aún más bonitas.

Si no hubiera sitio en este parking, existe otro más abajo, aunque tampoco es muy grande y además está más lejos de la playa. Eso sí, ambos son gratuitos. Si no hay sitio, quizá tengas que optar por aparcar en la localidad de Niembru y caminar desde allí, ya que mucha gente aparca en los laterales de la carretera, pero la policía suele poner multas.

La Playa de Torimbia es una de las playas nudistas más famosas del norte de España, así que no te sorprendas si al llegar allí encuentras a poca gente con bañador…

Playa de Barro

Playa de Barro desde el chiringuito El Xiglu

Esta playa se encuentra en la localidad de Barro, a unos 5 kilómetros de Llanes, y es una playa pequeña con forma de herradura y con poco oleaje, por lo que suele estar bastante concurrida, especialmente por familias con niños. Es una playa de arena y de rocas grandes, y cuando baja la marea, prácticamente se duplica el espacio en la arena, así que es el mejor momento para ir.

Tiene varias zonas habilitadas para aparcar (por unos 2,50€ todo el día) y el acceso a la playa es bastante sencillo. Yo fui por la tarde, cuando la marea estaba bajando, después de haber comido en el chiringuito El Xiglu, situado en uno de los laterales de la playa, y desde el que se disfruta de unas vistas preciosas. La comida no es cara y la calidad está muy bien para un chiringuito de playa, además de que el servicio es muy bueno.

Si vas a esta playa y no hay sitio, la playa de Sorraos está justo al lado (y se puede llegar andando con la marea baja) y, un poco más hacia el este, las playas de Troenzo y de La Tayada, todas más pequeñas que la de Barro, pero igualmente bonitas.

Playa de Poo

Vista de la Playa de Poo desde el mirador

Es una de las playas más bonitas de la costa oriental de Asturias y es muy diferente dependiendo de si la visitas con la marea alta o baja. Está en la localidad de Poo y es una pequeña cala de arena, estrecha, pero muy alargada, ya que está en una ensenada, en la desembocadura de la ría de Poo.

La ocupación durante el verano es bastante alta, especialmente por su pequeño tamaño, ya que con la marea alta tiene una anchura de apenas de 30 metros; si vas con la marea baja, la anchura de la arena llega hasta los 300 metros, así que aumenta mucho la capacidad…

Nosotras optamos por verla desde el mirador que hay en el lado derecho, al que se accede fácilmente a pie. Eso sí, la vista es más bonita con la marea alta, aunque nosotras llegamos cuando la marea ya estaba bajando… Tiene varias zonas de aparcamiento y el acceso a la playa es bastante fácil; además, hay dos restaurantes con terrazas con vistas a la playa, duchas, servicio de socorrista…

Playa de Toró

Playa de Toró, a las afueras de Llanes

Es una playa semi urbana ya que, aunque no se encuentra dentro de Llanes, como la Playa del Sablón, se puede llegar fácilmente andando desde el centro. Además, junto a la playa hay dos aparcamientos que puedes utilizar tanto para la playa como para tu visita a Llanes si no encuentras sitio en el centro. Si estos parkings están llenos, hay un descampado al lado habilitado para aparcar, por un precio de 2,50€ todo el día.

Esta playa forma parte del Paisaje protegido de la Costa Oriental de Asturias pero, a pesar de su pequeño tamaño, suele tener bastante afluencia de bañistas, por lo que lo ideal es ir a primera o a última hora del día, que es además cuando baja la marea y hay más espacio en la arena.

La Playa de Toró se caracteriza por su agua turquesa y por las formaciones rocosas de color oscuro que se reparten tanto en la arena como dentro del agua. Es un paisaje muy curioso de ver y que, a mí, en algún momento, me llevó a los escenarios de Juego de Tronos.

Junto a la playa hay un restaurante (desde el que hay buenas vistas de la playa y los alrededores), y además hay un chiringuito en la propia playa, así como baños, duchas…, e incluso un servicio para discapacitados que les permite entrar en el agua.

Playas de Ballota y Andrín

Playa de Ballota

Se conocen como Las playas gemelas de Ballota y Andrín y, entre ellas, está el Mirador de la Boriza, desde el que se disfruta de unas vistas preciosas de ambas playas y de su agua color turquesa. También se ve un islote llamado Castro Ballota, que se encuentra en medio de ambas playas.

El mirador está bastante mal indicado y se encuentra justo en una curva cerrada, así que fíjate bien cuando vayas subiendo con el coche… La zona para aparcar no es muy grande, pero la gente no deja el coche aparcado durante mucho tiempo, por lo que si esperas un poco podrás aparcar en algún momento. Desde allí hay que caminar unos 200 metros hasta el mirador.

Para ir desde allí a cualquiera de las dos playas, tendrás que coger el coche; ambas tienen zonas habilitadas para aparcar y se baja caminando a la playa; nosotras estuvimos en la de Andrín y el trayecto desde el coche es sencillo, se puede hacer perfectamente en chanclas.

Playa de Andrín

No son muy grandes, la de Ballota tiene unos 350 metros de longitud y la de Andrín unos 240, y en ambas sube mucho la marea, así que intenta coger sitio en la parte de atrás de la arena, más pegado a las rocas, ya que si no te arriesgas a que la marea se lleve tu toalla a mediodía…

La Playa de Ballota es más tranquila, no tiene chiringuito, ni baños, mientras que la de Andrín es más animada y tiene un chiringuito, El Castru, desde el que se disfruta de vistas de la playa. Si quieres comer en el chiringuito, llama para reservar o pásate según llegues a la playa por la mañana, ya que el número de mesas es limitado y suele llenarse siempre.

Playa de Cobijeru

Playa de Cobijeru

La Playa de Cobijeru es similar a la de Gulpiyuri, ya que se encuentra en el interior, pero a diferencia de la de Gulpiyuri, esta playa tiene piedras, no arena. El coche se puede aparcar en Buelna y desde ahí ir caminando a través de un bosque; el trayecto es de unos 10 minutos, es muy fácil y está bien señalizado.

El conjunto engloba en realidad 2 playas, la de Cobijeru (o Las Acacias) y la del Molín (de suelo fangoso, así que no te puedes bañar), además de la Cueva de Cobijeru y un arco natural llamado Salto del Caballo. El agua de la playa, como en toda Asturias, está helada, pero aunque no te bañes puedes disfrutar del entorno, que es precioso.

En la cueva sólo se puede entrar cuando hay marea baja, ya que conecta con el mar y cuando sube la marea entra el agua. Esta cueva en principio puede resultar un poco claustrofóbica, hay que entrar con linterna (mejor si tienes un frontal, para tener las manos libres) y con buen calzado, como deportivas, escarpines…, ya que el suelo está mojado en algunos puntos, por lo que puede ser resbaladizo. Además, por algunos tramos tienes que ir totalmente agachado.

Aún así, te recomiendo encarecidamente que la visites, ya que el interior es precioso, con estalactitas y estalagmitas, y cuando llegas al final se abre al mar y el espectáculo es increíble. Una vez que salgas de la cueva, dirígete hacia la derecha, donde se encuentra un arco natural formado por la roca, que se llama Salto del Caballo y desde el que se ve como el agua rompe contra las rocas.

Final de la Cueva de Cobijeru

Como comentaba al principio del post, éstas son las playas de Asturias que yo he visitado, pero si ya las conoces, te dejo un listado de otras playas que seguro merecen la pena y que visitaré en mi próxima escapada a Asturias: Playa de Peñarronda, Playa de Cadavedo, Playa de Gueirúa, Playa de Verdicio, Playa de la Ñora, Playa de la Griega, Playa de la Espasa, Playa Arenal de Morís, Playa de Cué o Playa de Vidiago.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: