You are a passenger

El documental “Hola, Mundo” de @algoqrecordar

Si juntas a dos personas creativas, inquietas y que llevan años alimentando cada uno sus ganas de dar la vuelta al mundo ¿qué sale? Una experiencia de un año que llevó a Lucy y Rubén a dar la vuelta al mundo y a no volver a su vida anterior. Después de esa vuelta al mundo, llegaron 8 meses en Asia y después, llegó Koke.

Con más de 50 países a sus espaldas como pareja, muchas ganas de seguir descubriendo mundo y de, como dice Lucy, “visitar lugares donde todo lo que conozco se haga de forma diferente”, lo que empezó como un viaje de pareja se ha convertido desde hace algo más de 3 años en una experiencia en familia. Con su hijo Koke han viajado a casi 20 países y han hecho de esto su forma de vida.

Después de 3 años recorriendo mundo con Koke, hace unos días estrenaron “Hola, Mundo”, un documental cuya intención era informar y dar consejos sobre cómo viajar con hijos, pero que acabó convirtiéndose en un documental que habla de la importancia de los primeros años para la vida de un ser humano, con el viaje como una especie de hilo conductor.

Si quieres saber más sobre ellos, puedes seguirles en su blog, Algo que recordar, donde podrás ver el documental y además leer sus artículos sobre viajes, reflexiones, ocurrencias, etc.

Cartel de “Hola, Mundo”

1. Koke descubrió lo que era viajar cuando con 5 meses os lo llevasteis a Japón, y después de ese viaje han venido casi 20 países por los que ha viajado con menos de 3 años. Aunque para vosotros (los 3), esta experiencia ha sido muy positiva, ¿qué es lo más difícil que os habéis encontrado viajando con un niño?

En realidad lo descubrió con un mes viajando a Las Palmas de Gran Canaria para conocer al resto de su familia canaria. Un poco después, volamos a Palma de Mallorca para un blog trip en familia y luego hicimos un road trip por el norte de España de unos diez días. Ese fue el verdadero entrenamiento para ser capaces de lanzarnos con 5 meses al vuelo Madrid-Tokio. Entrenamiento para nosotros porque a Koke, mientras nosotros estuviéramos a su lado, todo le venía bien. En ese viaje en coche, descubrimos lo que realmente nos iba a hacer falta y la cantidad de cosas que habíamos echado por si acaso que no servían para nada.

Lo más difícil para nosotros ha sido asumir el nuevo ritmo de viaje. Las jornadas de 18 horas devorando visitas ya se acabaron. Cuando viajas con un niño el slow travel se convierte en un ritmo demasiado rápido. Es algo así como pasar de viajar solo a hacerlo en pareja o en grupo de amigos. Hay que hacer un ejercicio de adaptación a las necesidades de un nuevo miembro del equipo y eso requiere un tiempo de ajuste.

Nosotros empezamos muy poco a poco. Un mes en Tokio, 15 días en Shanghai, 5 semanas en NYC, un mes en París… De alguna manera era como vivir por un tiempo en esos lugares. Al principio organizábamos medias jornadas de visita y luego las fuimos alargando poco a poco cuando ya iba aguantando más. Si un día habíamos pasado mala noche no madrugábamos, si llovía nos quedábamos en casa… Viajar con tiempo y reducir el número de cosas que queríamos ver en cada lugar han sido las claves para poder seguir disfrutando del viaje en familia. Poco a poco fuimos ganando confianza y empezamos con destinos más exigentes como Colombia, Sudáfrica, Argentina, la costa oeste de USA, Chile…

2. Koke es el protagonista del documental “Hola Mundo”, pero para vosotros esta experiencia también ha supuesto un aprendizaje. ¿Qué es lo mejor que os lleváis de estos años viajando con vuestro hijo?

Sí pero no. Koke aparece en el documental porque evidentemente es el niño gracias al cual hemos podido experimentar en primera persona todo lo bueno que el viaje le puede dar a un niño, a sus padres y al mundo en general, pero los mensajes que tratamos de transmitir están por encima de él y de nuestra historia personal.

Lo que empezó siendo como una especie de alegato que daba respuesta a muchas de las cuestiones que se nos han planteado en estos tres primeros años de vida viajera en familia se ha convertido en algo más. El viaje es un hilo conductor para hablar de algo que nos parece mucho más importante y es la necesidad de poner en valor lo que sucede durante los primeros años de vida de un ser humano.

Para nosotros, lo mejor que nos llevamos de estos 3 años ha sido la posibilidad de compartirlo con él todo. No perdernos ninguno de sus logros, descubrir juntos el mundo, haber sumado un nuevo punto de vista que nos hace fijarnos y disfrutar del viaje de otra manera… La verdad es que es difícil quedarnos con una sola cosa buena.

Koke descubriendo Monument Valley (USA)

3. Ya hace tiempo que la frase “Total, si no se va a acordar” se metió en vuestras cabezas después de haberla escuchado varias veces cuando os lanzasteis al mundo a vivir esta aventura en familia… ¿De qué SI se acuerda Koke?

En estos momentos de lo que más se acuerda son de los últimos destinos que ha conocido: de las pirámides de Egipto, de la nieve que se comía en Islandia y de las cascadas congeladas, de la gente de Cuba y lo que disfrutó allí dando clases de baile y de Irlanda y el porridge.

Aunque muchas veces nos sorprende con comentarios de cosas que ha aprendido en otros lugares sin que nosotros nos diéramos ni cuenta. Por ejemplo, desde que estuvimos en Río de Janeiro sabe perfectamente identificar una cruz católica. Sabe que ese es el símbolo del “señor de los brazos” porque allí estuvimos en una casa desde la que se veía perfectamente el Corcovado. Una vez reconoció la catedral de la Sal de Colombia en un cartel que había en el ascensor de un hotel y esto sí que fue alucinante porque cuando estuvimos en Colombia él tenía solo 9 meses.

Pero en realidad, las memorias “racionales” por llamarlo de alguna manera son lo menos importante del viaje en los primeros años de vida. Lo realmente bueno son esa cantidad de experiencias positivas que se van grabando en su ser. Todos esos estímulos: colores, sabores, olores, animales de todos los tipos, diferentes idiomas y ropas… que van a ayudar a construir su concepto de “mundo” y de sí mismo.

En “Hola, Mundo” hay un bloque específico en el que el psicólogo Alberto Soler explica cómo es el funcionamiento de la memoria en el ser humano y los motivos de que, en una experiencia como ésta, lo de menos son esos recuerdos explícitos.

También hablamos un poco más extensamente sobre ello en este artículo del blog, Total, si no se va a acordar.

“¿Quién quiere escuchar canciones infantiles cuando puedes ser parte de una orquesta en Trinidad, Cuba?”

4. Los abuelos de Koke son una parte importante de este documental y de vuestra vida nómada. En algunas ocasiones os han acompañado en vuestros viajes. ¿Creéis que ellos también han aprendido algo de esta experiencia?   

Con los abuelos hemos estado en Sri Lanka y Tailandia (antes de que naciera Koke) y ya en modo triple generación en Brasil, Chile, Colombia y Sudáfrica.

Al principio, ellos también pensaron que “no había necesidad” de viajar por el mundo con un bebé. Que era el momento de parar y de sentar la cabeza ya de una vez 🙂 Sumarlos a la aventura ha sido fundamental para que ellos vieran todo lo que el viaje le aporta a Koke. Se han liberado de muchos miedos y además ha sido como abrir la caja de Pandora porque ahora siempre que tienen días libres se unen a dónde sea.

5. Para vuestro documental “Hola Mundo” habéis contado con varios expertos en infancia: un psicólogo, una doctora y bióloga, una pediatra o un neuropsicólogo y escritor. ¿Sus consejos os han servido de ayuda a la hora de enfocar la educación de Koke durante vuestros viajes?

Durante estos 3 años de crianza en movimiento hemos podido ver que prácticamente todo lo que ellos decían en sus artículos, en sus libros y sus publicaciones es real. De alguna manera ellos han aportado la evidencia científica a lo que nosotros por intuición, veíamos que nos venía mejor. Ellos han sido un gran apoyo para desmentir muchísimos mitos que existen sobre la crianza y que más que con las necesidades de los niños, tienen que ver con el estilo de vida que la mayoría de las personas tiene ahora.

Rubén, Koke y Lucy en Rapa Nui, Isla de Pascua (Chile)


Muchas gracias por participar en esta sección Lucy, Rubén y Koke. ¡Os deseo todo el éxito del mundo con vuestro documental “Hola, Mundo”!

Si te interesa saber más sobre estos expertos, puedes entrar en los siguientes links:

Si te ha gustado el documental y si quieres ver contenido extra del documental (más de 40 minutos de vídeo con entrevistas completas, fotos y mucho más), puedes verlo en este link por 3€.

Además, la persona que ha puesto voz a “Hola Mundo” es, ni más ni menos, que Alejandro Sanz. ¿Te has pasado ya a verlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: