You are a passenger

La experiencia de Claudia (@claudiamary) viajando sola sin billete de vuelta

Estoy segura de que, si os gusta viajar y sois usuarios de IG, conoceréis a @claudiamary y @jairogausachs. Desde sus perfiles de IG nos muestran sus viajes por el mundo, sus experiencias tanto en solitario como en pareja, su forma de viajar y trabajar a la vez y, sobre todo, nos recuerdan que es nuestro deber cuidar este planeta y practicar el turismo responsable.

En 2014 Claudia dejó España, cogió su mochila y se lanzó a la aventura de conocer el mundo, viajando sola y sin billete de vuelta. Empezó en Bangkok y visitó varios países del Sudeste Asiático durante 18 meses (Tailandia, Sri Lanka, Maldivas, Yunnan, Laos, Malasia, Singapur, Indonesia, Filipinas, Hong Kong y Myanmar). En Filipinas conoció a Jairo y su viaje en solitario se transformó en un viaje que, en parte, hizo en pareja.

Desde Asia dieron el salto a Sudamérica, Estados Unidos y Centroamérica durante un año, para volar de nuevo a Asia, esta vez a la India, Japón y de vuelta a Tailandia. Toda su aventura viajando en solitario la fue contando en su blog Sólo ida, en el que da información sobre sus destinos al mismo tiempo que reflexiona sobre la experiencia de viajar sola sin billete de vuelta.

En Siargao (Filipinas)

En octubre de 2017 volvieron a España para asistir a bodas de amigos y aprovecharon para viajar por Sudáfrica por libre durante 3 semanas. En enero de 2018 volvieron al lugar donde se conocieron, Filipinas, durante 3 meses, visitaron Malasia y Singapur y se instalaron en Bali durante 2 meses.

Durante el verano tuvieron que regresar a España por motivos personales, pero una de sus ideas es instalarse en octubre o noviembre en Nueva Zelanda. También es probable que vuelvan a su amada Filipinas para seguir trabajando en su nuevo proyecto, Viajar por Filipinas, pero siempre dejando la puerta abierta a muchos otros planes que vayan surgiendo por el camino.

Echando la vista atrás, ¿cómo recuerdas ese momento en el que te despertaste en Bangkok y pensaste “¿Y ahora qué?”?

Uy, pues más que ese recuerdo tengo el de estar en el avión que me llevó desde Málaga llorando y pensando a la vez: “SOY LA REINA DEL MUNDO”. ¡Me faltó gritarlo! (jajajaja). En serio, fue una sensación de liberación total. El saber que te vas, que no tienes que darle explicaciones a nadie y que tienes todo el tiempo del mundo es la sensación de libertad más grande del planeta.

Me desperté en Bangkok en casa de unos amigos que vivían allí, ya conocía la ciudad, así que fue como una vuelta a “casa”, que para mí es el Sudeste Asiático. Después decidí irme a la playita, al sur de Tailandia, y adaptarme un poco mejor.

En Penang, Malasia
¿Qué has aprendido sobre ti durante estos 4 años?

Por suerte, muchísimas cosas. Viajar sola te hace sentir muy poderosa. Es como que todo ese miedo que tenías antes se hace ridículo, minúsculo y poco a poco vas descubriendo que no eras tan debilucha como creías.

Por otro lado, ahora sé que soy mucho más sociable de lo que imaginaba. Me consideraba una persona tímida, pero ahora soy capaz de charlar con cualquiera y he hecho conexiones que todavía mantengo con gente de países súper diversos en cuestión de minutos.

Viajar también me ha hecho desarrollar la paciencia, vivir más en el presente, darle un poco menos importancia a los problemas y, sobre todo, me ha hecho mucho más consciente del mundo en el que vivimos y de lo poco que lo cuidamos (ya sea viajando o estando parado). Cuanto más viajo, más me duele el mundo e intento cambiar hábitos que antes consideraba normalísimos y que creía que nunca podría modificar.

¿Cómo y cuándo empezaste a concienciarte sobre el Turismo Responsable?, ¿recuerdas algún momento o algún hecho puntual que te hicieran replantearte la forma de viajar?

No sé en qué momento lo hice, pero sí que mi cerebro hizo clic. Puede ser que empezase a ver a otras personas denunciando cosas como la monta de elefantes en Tailandia y que lo empezase a relacionar con otras actividades que veía mientras viajaba.

Si te digo la verdad, muchas prácticas me empezaron a parecer surrealistas. ¿Cómo es posible que viésemos como algo común el montarte en un elefante, el acariciar a un tigre o el coger una estrella de mar? Creo que clama al cielo que si uno se informa tanto para ver sitios bonitos en los viajes, no se informe también de las consecuencias que conllevan las actividades que va a hacer.

En definitiva, creo que me di cuenta gracias a otros viajeros y a las redes sociales, mientras también abría los ojos a la excesiva promoción de actividades de turismo irrresponsable en destino.

En Kuala Lumpur, Malasia
Practicar el Turismo Responsable va más allá de viajar sin plástico, no contribuir al maltrato animal y ser respetuoso con el medio ambiente. ¿Qué consejos nos darías para empezar a ser un poco más responsables cuando viajamos?

Como he dicho en la pregunta anterior, una de las claves es la información. Informarse y pararse a pensar en lo que hacemos sólo puede llevarnos a razonar si lo que hacemos o no es consecuente y, sobre todo, responsable.

Por otro lado, a mí hay una cosa que me funciona mucho en un mundo que cada vez va más rápido: ¿lo que vas a hacer viajando lo harías también en tu país? Es decir, ¿irías sacando fotos a cascoporro sin pedirle permiso a la gente? ¿Harías fotos a los hijos de tus amigos o conocidos y las publicarías en las redes sociales sin permiso de sus padres? ¿Le darías dinero a un niño que pide en la Alhambra y que, por tanto, no está escolarizado?

Creo que ser turista responsable es dejar la mínima huella posible allá por donde vas y que la que dejes sea positiva para esa gente que habita en el destino.

Personalmente, creo que una cosa muy sencilla es intentar personalizar un poquito más el viaje. Procurar ir a hoteles y restaurantes pequeños, gestionados por grupos de personas en los que redunda más el dinero o hacer compras en pequeños comercios ya es un gesto sencillo y efectivo.

Si quieres ir más allá, contactar con organizaciones locales para dar ayuda también puede ser estupendo. E, incluso, denunciar determinadas prácticas que veas en redes sociales contribuye mucho. Tú puedes estar concienciado, pero mucha gente que te rodea no. Aprovechemos el poder de las redes sociales.

Claudia y Jairo en Fushimi Inari-Taisha, Kioto, Japón
¿Cómo te planteas el futuro?, ¿una vez que empiezas a viajar sólo con billete de ida ya no hay vuelta atrás o tu idea es asentarte a corto plazo en un sitio fijo?

¡No sé ni cómo me planteo de aquí a un mes! Es difícil, como dices, pensar en una forma de vida “tranquila” una vez que has llevado este estilo durante años. Sin embargo, sí que he notado un cambio en los dos últimos años: ahora viajo muuuuuucho más despacio. Hay momentos en los que necesitas recuperar el aliento, llevar una pequeña rutina y, sobre todo, descansar.

Además, el hecho de trabajar por internet requiere que viajes más lento para poder echar las horas que necesitas. En cualquier caso, no me veo a corto plazo asentada en ningún lugar. Por ahora no es el plan, ¡pero ya veremos!

…………………………………………………

¡Muchísimas gracias Claudia por responder a mis preguntas y por darnos tu visión sobre viajar en solitario y sobre nuestra responsabilidad para cuidar el planeta! Si queréis saber más sobre sus viajes, sobre el turismo responsable o sobre su nuevo proyecto, Viajar por Filipinas, una web en español super completa sobre Filipinas, no dejéis de seguirla en su perfil de IG @claudiamary

También puede gustarte...

4 Comentarios

  1. Me ha encantado Carla la entrevista 👏🏻👏🏻👏🏻 Hace mucho tiempo que sigo a Claudia y es una súper viajera !!

    1. Si, ha sido un placer entrevistarla, me han encantado sus respuestas! Creo que tenemos mucho que aprender sobre turismo responsable y me alegra ver que algunos ya estamos poniendo nuestro granito de arena! 🙂

  2. Es genial rubia! Una super entrevista!

    1. Muchas gracias!! Tenía muchas ganas de publicarla porque me encanta todo lo que cuenta! Ha sido genial 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *