Asia Consejos Estambul Turquía

Consejos para viajar a Estambul

A pesar de no ser la capital de Turquía, Estambul es el centro histórico, cultural y económico del país, así como la ciudad más poblada (con casi 15 millones de habitantes de los 80 millones que tiene el país).

Situada entre 2 continentes, con una parte en Europa y otra en Asia, es una ciudad moderna, multicultural, con muchísimo ambiente diurno y nocturno y con actividades de todo tipo para cualquier viajero que se anime a visitarla.

Mi primera recomendación es que le dediquéis al menos 4 o 5 días, ya que es una ciudad grande y yo sólo tuve la posibilidad de visitarla durante 3 días, por lo que me quedé con ganas de conocer la parte asiática. Pero si sólo disponéis de 3 días no dejéis de visitarla, ya que los imprescindibles de la parte europea de la antigua Constantinopla se pueden ver en ese tiempo y estoy segura de que, como yo, os quedaréis con ganas de volver en otro momento para seguir descubriéndola.

Mi segunda receomendación es que, si viajáis a Turquía, no limitéis vuestro viaje a visitar Estambul, si no que os animéis a conocer lugares tan increíbles como la Capadocia, Pamukkale o Éfeso. Turquía es un país fascinante con muchísima historia a sus espaldas y si vais a viajar pronto al antiguo Imperio Otomano no podéis dejar de leer este post sobre curiosidades y consejos de este maravilloso país.

Mezquita de Suleimán

Un poco de historia

Lo que hoy conocemos como Turquía formó parte durante siglos del Imperio Romano y, tras la separación en dos imperios y la fundación del Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino, la ciudad conocida como Bizancio pasó a ser capital del imperio adquiriendo el nombre de Constantinopla en el año 330 dC e imponiendo el cristianismo como religión oficial.

Desde 1299, un pequeño estado turco surgió en Asia Menor adoptando el nombre de Imperio Otomano y conquistando poco a poco importantes ciudades de Anatolia, hasta que en 1453 se produjo la caída de Constantinopla, que pasó a convertirse en la nueva capital del Imperio Otomano. Éste llegó a abarcar 3 continentes entre los siglos XVI y XVII, ya que se extendía hasta el Sureste de Europa, el Medio Oriente y el Norte de África.

A principios del siglo XX, el Imperio Otomano fue perdiendo territorios y acabó desapareciendo en 1922, tras la Guerra de Independencia Turca, cuando Mustafá Kemal Atatürk consiguió la liberación del país, abolió el sultanato y declaró el fin del imperio, estableciendo la República de Turquía e imponiendo una serie de reformas para crear un estado moderno, democrático y laico.

Históricamente, ha sido conocida como Bizancio y Constantinopla y pasó a llamarse Estambul en 1930, tras la fundación de la República de Turquía y el traslado de la capital a Ankara, que se encuentra en el interior de la península de Anatolia y es la segunda ciudad más poblada del país.

Estambul tiene la peculiaridad de ser una de las pocas ciudades transcontinentales, esto quiere decir que se encuentra entre dos continentes, ya que una parte de la ciudad se encuentra en Europa y otra en Asia, y ambas están separadas por el Estrecho del Bósforo (que une el Mar Muerto con el Mar de Mármara). Por si esto fuera poco, la parte europea de la ciudad se divide también en dos zonas, la antigua y la nueva, separadas en este caso por el llamado Cuerno de Oro.

Todo esto puede parecer un lío, pero una vez que estás en Estambul es fácil ubicarse y distinguir las diferentes zonas, además de saber qué monumentos hay en cada una.

Mapa de Estambul (arriba la zona europea nueva, a la izquierda la zona europea antigua y a la derecha, la zona asiática)

Seguridad

Estambul es una ciudad muy segura. A pesar de que escucharéis la llamada al rezo 5 veces al día, es una ciudad muy occidental y moderna, en la que se puede ver a muchas mujeres con shorts, tirantes o ropa ajustada o viajando solas, y no pasa absolutamente nada. Hay policía y militares en las zonas más turísticas de la ciudad y, aunque hay que tomar precauciones (como no llevar la mochila o el bolso abierto, no pasear con el dinero en la mano, no llevar el móvil a la vista en el bolsillo del pantalón), no es más insegura que Londres, París o Madrid.

Yo a este viaje fui sola pero me uní a un grupo en un viaje organizado, por lo que prácticamente estuve acompañada todo el viaje. Sin embargo, hubo momentos en los que estuve sola, para ir a comprarme una tarjeta de datos para el móvil, mirar alguna tienda, comprar comida…, y no me sentí insegura en ningún momento.

Cómo moverse por Estambul

Istanbulkart

Lo primero que os recomiendo para moveros por Estambul es comprar la Istanbulkart. Es una tarjeta monedero que podéis recargar según el número de viajes que vais a hacer y sirve para metro, tranvía, autobús y ferry.

El precio (en 2018) es de 6 liras, que no son reembolsables, pero se compensa rápidamente considerando que cada viaje sin la tarjeta cuesta 5 liras, mientras que con la tarjeta cuesta 2,60 liras. Además, se puede usar la misma tarjeta para varias personas, por lo que si vais en pareja o en grupo sólo tendréis que comprar una e ir recargándola.

La Istanbulkart se puede comprar en el aeropuerto, en las máquinas de las estaciones de metro o tranvía y en estancos (que suelen estar cerca de las propias estaciones de tranvía). Para recargarla, hay máquinas en las estaciones de metro y tranvía (aunque a veces no están en el sentido en el que tú vas, tienes que cruzar al otro lado); se puede pagar con tarjeta o en efectivo, pero sólo admite billetes, así que siempre acabaréis perdiendo alguna lira al finalizar vuestro viaje…

Aunque tengáis intención de moveros la mayor parte del tiempo andando, en el momento en el que vayáis 2 personas y hagáis un viaje de ida y vuelta cada uno, ya os compensa comprarla (sin Istanbul Card os saldría por 20 liras, mientras que con Istanbulkart os saldría por 17,40 liras).

Una vez que tengáis la tarjeta su uso es sencillísimo: se pasa por el lector de los tornos de acceso y listo.

Torre Gálata

Cómo llegar del aeropuerto al centro de Estambul

El aeropuerto internacional de Atatürk se encuentra a unos 20 km de Estambul y hay varias opciones para llegar desde aquí hasta el centro de la ciudad:

  • Metro: es la manera más económica de llegar. Una vez que estéis en el aeropuerto tenéis que buscar la señal de Atatürk Havalimani, allí cogeréis la línea M1A de metro (roja) en sentido Yenikapi para bajaros en la estación Zeytinburnu, desde donde se coge la línea T1 de tranvía (azul), en sentido Kabatas, para llegar a los principales puntos de la ciudad. Para estos trayectos se puede utilizar ya la Istanbul Card, que podéis comprar en el aeropuerto, y el trayecto dura unos 45 minutos
  • Taxi: es una opción más cara, aunque en general los precios en Estambul no son muy elevados. El precio puede ser en torno a 60 liras, pero si vuestro vuelo aterriza entre las 12.00 de la noche y las 6.00 de la mañana, el trayecto tiene un recargo del 50%. Si optáis por este medio de transporte, id a la parada oficial, no aceptéis los precios que os ofrezcan nada más salir de la terminal. Además, como existe la posibilidad de que os intenten timar, intentad negociar un precio con ellos antes de empezar el trayecto, pedir que siempre pongan el taxímetro y pagadles el dinero justo
  • Autobús: es la mejor opción si os alojais en la parte nueva de Estambul, cerca de la plaza Taksim, ya que los autobuses de la empresa Havabüs cubren el trayecto en unos 40 minutos (aunque puede ser más dependiendo del tráfico). El precio es de 12 liras y salen cada media hora prácticamente durante durante todo el día
Interior de Santa Sofía

Cómo moverse en Estambul

Moverse por Estambul es muy fácil, ya que tiene un buen sistema de transporte público compuesto por metro, tranvía, autobús y ferry, pero lo más recomendable es que intentéis moveros andando, sobre todo si os alojais por la zona de Sultanahmet.

Aún así, para ir a la parte nueva (donde se encuentran la Torre Gálata o la Plaza Taksim) seguro que cogeréis el tranvía, y para cruzar a la parte asiática tendréis que hacerlo en ferry.

Si optáis por el transporte público, éstas son las opciones que tendréis:

  • Tranvía: es la mejor forma para moverse por la ciudad. Hay una única línea y me dio la sensación de que es el transporte que más utilizan los locales, ya que siempre iba llenísimo… El tranvía conecta los principales puntos turísticos de la ciudad: Sultanahmet (donde están Santa Sofía, la Mezquita Azul o el Palacio Topkapi), el Puente y la Torre Gálata, Eminönü (donde se encuentra el puerto y el Bazar de las Especias)…
  • Metro: es otra buena manera de moverse, especialmente para bajar desde la zona de la Plaza Taksim. El metro de Estambul es muy nuevo y fácil de utilizar, y como curiosidad os diré que los trenes son larguísimos, así que no os sorprendáis al llegar al andén. Las líneas que más utilizaréis serán la roja M1A y M1B y la verde M2.
  • Autobús: no lo recomiendo, ya que el tráfico en Estambul es caótico. Un trayecto que podría durar 20 minutos se puede convertir fácilmente en 45, por lo que intentad evitar moveros en autobús (sobre todo existiendo la opción del tranvía)
  • Funicular: no lo llegué a coger, pero une algunas zonas de la ciudad, como la parada de tranvía Kabatas con la Plaza Taksim
  • Taxi: sólo lo recomendaría en caso de necesidad, ya que las posibilidades de que os timen son elevadas y, como comentaba con el tema del autobús, el tráfico de la ciudad hará que los trayectos sean muy largos
  • Dolmus: son furgonetas, generalmente amarillas, que circulan por rutas específicas de la ciudad y, aunque tienen paradas fijas, los pasajeros se pueden bajar donde quieran. Caben un total de 8 personas y sólo circulan cuando están llenos. El precio es de unas 2-3 liras por personas y se pueden parar tanto en medio de la calle como en algunas paradas oficiales, que tienen una gran D sobre fondo azul. Es una buena manera de moverse por la ciudad para grupos grandes, pero al igual que los taxis y los autobuses, pueden tardar en hacer el recorrido debido al tráfico
  • Ferry: es la mejor manera de moverse entre la zona europea y la zona asiática de Estambul y en ambas hay varios muelles para coger los ferries. Los principales son: en Europa, Eminönü (al sur del Puente Gálata) y Karaköy (al norte del Puente Gálata) y en Asia, Üsküdar y Kadiköy. Cada muelle tiene su propia taquilla para comprar los tickets y es una actividad super recomendable, sobre todo si no vais a hacer el crucero por el Bósforo, ya que las vistas de ambas orillas son magníficas, especialmente al atardecer. Cada trayecto dura unos 20 minutos y el precio es de menos de 2 liras (precios de 2018). Eso sí, tened en cuenta que el servicio termina sobre las 21.00, no os quedéis en la otra orilla esperando para volver pasada esa hora…
Palacio Topkapi

Dónde dormir en Estambul

Estambul es una ciudad grande, por lo que es conveniente elegir bien la zona en la que alojarse. Aunque una vez en el centro, se pueden visitar la mayor parte de los puntos de interés a pie, si os alojáis en zonas apartadas podéis tener problemas para volver por la noche con el cierre del transporte público.

Las mejores zonas para dormir son:

  • Sultanahmet: es el barrio turístico por excelencia, ya que aquí se encuentran monumentos como Santa Sofía o el Palacio Topkapi, y tiene una amplia oferta hotelera para todos los bolsillos. Es la zona ideal para aquellos que vayáis pocos días, ya que ahorraréis tiempo en desplazamientos y tendréis tiendas y restaurantes para cenar y tomar algo cerca del alojamiento, aunque si lo que buscáis es salir de marcha, tened en cuenta que la vida nocturna de Estambul no se concentra en esta zona…
  • Eminönü: se encuentra junto a Sultanahmet y aquí está el famoso Puente Gálata, por lo que está muy bien comunicado tanto con la parte asiática como con la parte nueva de la Estambul europea. Además, desde aquí se cogen los ferries para cruzar a la zona asiática de la ciudad y se puede ir a pie a los principales monumentos y, al igual que Sultanahmet, es una zona muy tranquila por la noche
  • Beyazit y Laleli: estos dos barrios están algo más alejados del centro, pero tienen una amplia oferta hotelera y están bien comunicados en transporte público, aunque se puede ir caminando a los principales puntos de interés en apenas 20-30 minutos. Aquí, el ocio es más barato que en los lugares más turísticos, por lo que son buenas zonas para comer, cenar, comprar, etc… Y además, en Beyazit se encuentran lugares que visitaréis seguro, como la Mezquita de Suleiman o el Gran Bazar
  • Beyoglu: se encuentra al otro lado del Cuerno de Oro, en la zona moderna de Estambul, y es uno de los distritos más cosmopolitas de la ciudad, con restaurantes, galerías de arte, tiendas de artesanía, música en la calle…, por lo que tiene mucho ambiente tanto de día como de noche. Tiene una oferta hotelera muy amplia, especialmente en la calle Istiklal, una avenida peatonal con tiendas y restaurantes y una animada vida nocturna (tanto de locales como de turistas). Además, aquí se encuentran importantes puntos turísticos como la Torre Gálata o la Plaza Taksim
  • Kadikoy: situado en la parte asiática de Estambul, es el distrito más poblado de la ciudad y tiene las ofertas de alojamiento más económicas. Además, aquí se puede disfrutar de la vida turca más tradicional, ya que es una zona menos turística. En general, tiene un ambiente muy animado tanto de día como de noche (pero en este caso, menos masificado y enfocado a los locales más que a los turistas). Está bien comunicado con la zona europea gracias al ferry (que se coge en la parada de Üsküdar), pero tiene el problema de que éste termina a las 21.00
Mezquita Ortaköy

Museum Pass

Si tenéis intención de visitar al menos 3 museos o palacios de Estambul, compensa comprar el Museum Pass, una tarjeta para entrar a un precio más económico y sin esperar colas. El precio del Museum Pass para Estambul (en 2018) es de 185 liras y dura 5 días. Se puede comprar online en su página web (y pedir que lo envíen a tu hotel de Estambul) o en las máquinas de autoventa que hay a la entrada de sitios como el Palacio Topkapi.

Con la tarjeta Museum Pass se pueden visitar lugares como Santa Sofía, el Palacio Topkapi (incluye el Harén, que normalmente necesita una entrada aparte), el Palacio Yildiz, el Museo Arqueológico, el Museo de Arte Turco e Islámico… Aunque de primeras parezca demasiado gasto, compensa porque ahorras algo de dinero y sobre todo porque te saltas colas para entrar en los sitios.

En cualquier caso, con o sin Museum Pass, os recomiendo ir a lugares como Santa Sofía y el Palacio Topkapi a primera hora del día, según abran sus puertas, ya que las colas que se forman son muy largas (entre controles de seguridad, revisión de la entrada, etc) y puedes perder mucho tiempo en ellas. El Palacio Topkapi lo visitamos a primera hora y no tuvimos que esperar nada de cola, en cambio para Santa Sofía sí que tuvimos que esperar…

………………………………………..

Pronto tendréis un post con todo lo que tenéis que ver en Estambul en 3 días.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *