Asia Consejos Turquía

Curiosidades y consejos que querrás saber antes de viajar a Turquía

Turquía es un país fascinante. Con una superficie de casi 800.000 km2, tiene grandes ciudades, una naturaleza impresionante, playas turquesas, ruinas romanas y grandes muestras de arte y cultura desde Mesopotamia hasta la actualidad. Es un país transcontinental, esto quiere decir que sus territorios están en varios continentes: 3 de sus 81 provincias están completamente en Europa, 76 en Asia, y 2 (entre ellas Estambul) se distribuyen en ambos continentes.

Su gran tamaño hace que un viaje más o menos típico a Turquía se centre en visitar Estambul, Ankara, Capadocia, Pamukkale, Éfeso, Esmirna, Troya, Bursa…, lugares situados en la mitad occidental del país. Las distancias son muy grandes y lo ideal es moverse en avión, ya que los trayectos entre puntos como Estambul y la Capadocia o Estambul y Pamukkale pueden durar más de 9 horas en coche o autobús, pero poco más de una hora en avión, con precios son bastante asequibles.

Si vais a viajar a Turquía próximamente, seguro que habéis leído mucha información sobre los lugares que vais a visitar, pero estoy segura de que os interesará saber algunos datos o curiosidades sobre un país que, en apenas 10 días, me enamoró más de lo que pensaba y al que volveré seguro.

Sobrevolando la Capadocia en globo

Un poco de historia

A pesar de que lo muchos puedan pensar, la capital de Turquía no es Estambul, sino Ankara, que se encuentra en el interior de la península de Anatolia y es la segunda ciudad más poblada del país.

Lo que hoy conocemos como Turquía formó parte durante siglos del Imperio Romano y, tras la separación en dos imperios y la fundación del Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino, la ciudad conocida como Bizancio pasó a ser capital del imperio adquiriendo el nombre de Constantinopla en el año 330 dC e imponiendo el cristianismo como religión oficial.

Desde 1299, un pequeño estado turco surgió en Asia Menor adoptando el nombre de Imperio Otomano y conquistando poco a poco importantes ciudades de Anatolia, hasta que en 1453 se produjo la caída de Constantinopla, que pasó a convertirse en la nueva capital del Imperio Otomano. Éste llegó a abarcar 3 continentes entre los siglos XVI y XVII, ya que se extendía hasta el Sureste de Europa, el Medio Oriente y el Norte de África.

Santa Sofía (Estambul)

A principios del siglo XX, el Imperio Otomano fue perdiendo territorios y acabó desapareciendo en 1922, tras la Guerra de Independencia Turca, cuando Mustafá Kemal Atatürk consiguió la liberación del país, abolió el sultanato y declaró el fin del imperio, estableciendo la República de Turquía e imponiendo una serie de reformas para crear un estado moderno, democrático y laico.

Las principales ciudades de Turquía son Estambul, Ankara y Esmirna. Estambul, a pesar de no ser la capital, es el centro histórico, cultural y económico del país, y es la ciudad más poblada de Turquía (con casi 15 millones de habitantes de los 80 millones que tiene el país). Históricamente, ha sido conocida como Bizancio y Constantinopla y pasó a llamarse Estambul en 1930, tras la fundación de la República de Turquía y el traslado de la capital a Ankara.

Seguridad

Siempre recomiendan a los turistas evitar las zonas cercanas a la frontera con Siria, Irán o Irak, porque son zonas de conflicto y existe la posibilidad de ataques terroristas; además, en esta zona es donde se desarrolla el conflicto kurdo. En cualquier caso, a mi en general me ha parecido un país seguro. En la Capadocia estás a 500 km de Siria (que es lo más cerca que he estado de una zona de conflicto) y en ningún momento sientes sensación de inseguridad. En Estambul se ven muchos militares y policías armados por la calle, pero no he tenido ningún tipo de problema en los 10 días que he estado en el país.

Es más, siempre digo que en Marruecos, cuando me adentraba en el país para ir al desierto del Sáhara, tenía una sensación de agobio, de estar en un sitio donde no pintaba nada y donde todo el mundo me miraba de arriba a abajo por ser extranjera y rubia. En Turquía no he sentido esto en ningún momento, ni en las áreas de servicio de carrerteras comarcales, ni en los sitios más turísticos. Además, aunque yo iba vestida de manera más “recatada”, en Estambul puedes ver a muchas mujeres con shorts, tirantes o ropa ajustada o viajando solas, y no pasa absolutamente nada.

Yo a este viaje fui sola pero me uní a un grupo en un viaje organizado, por lo que prácticamente estuve acompañada todo el viaje. Sin embargo, hubo momentos en los que estuve sola, para ir a comprarme una tarjeta de datos para el móvil, mirar alguna tienda, comprar comida…, y no me sentí insegura en ningún momento.

Viviendas e iglesias excavadas en la roca (Capadocia)

Visado

Desde 2014  los españoles necesitamos visado para entrar en Turquía. Hay dos maneras de conseguirlo: o bien solicitando la e-visa por internet a través de la página oficial de visados de la República de Turquía , o bien solicitando un visado a la llegada al aeropuerto. Aunque ambas opciones son válidas, yo recomiendo sacarlo con antelación por internet, ya que en el aeropuerto hay que pasar el control policial y es mejor ahorrarse colas; es muy fácil de solicitar, pero recordad tener el pasaporte a mano, ya que tendréis que dar los datos del mismo.

El visado tiene una validez de 180 días desde que se solicita, pero en ese periodo de tiempo sólo es válido para 90 días desde la fecha de entrada al país, es decir, lo puedes solicitar con antelación aunque no tengas los billetes comprados porque te da un margen de meses hasta que lo utilices. Tiene un coste de $20 si se hace online (y 20€ si se hace en el aeropuerto) y, como en la mayoría de países que requieren visado, es necesario que el pasaporte tenga una validez de 6 meses posterior a la fecha del viaje.

Una vez que te llega por email ya tienes el visado aprobado. Yo lo llevé impreso, aunque no es necesario porque en ningún momento me lo pidieron, pero por si acaso… es mejor llevarlo encima.

La religión en Turquía

  • Turquía es un país laico con un 99% de población musulmana, aunque la mayoría de ellos no son practicantes. La Constitución reconoce la libertad de culto de sus habitantes y, aunque en los últimos años se está acercando más al Islam, el estado no tiene religión oficial. Además, la ley prohíbe el uso de los símbolos teo-políticos en edificios públicos, escuelas y universidades
  • Sin embargo, la teoría no se aplica 100% a la práctica, ya que, aunque gran parte de las mujeres no llevan la cabeza cubierta, un amplio porcentaje utiliza el hiyab y se ven mujeres en la calle con chador o niqab (generalmente sirias, saudíes…, pero no turcas). Eso si, la ley turca prohíbe el uso del burka
  • Aunque la mayor parte de la población es musulmana, también existen minorías de cristianos y judíos, e incluso una parte de la población turca es atea. Dentro de la población musulmana, la mayoría pertenecen a la rama sunní, pero un pequeño porcentaje son alevís, que no tienen mezquitas en sus pueblos ya que rezan bailando. Antes de que os equivoquéis, no, los alevís no son los famosos derviches turcos, éstos se llaman mevlevís o derviches giradores, quienes, además de rezar, tienen la ceremonia de danza-meditación. A pesar de que se encuentran danzas derviches en varios lugares, como Estambul o Capadocia, su origen está en la ciudad de Konya, en el centro del país

    Mezquita de Suleimán (Estambul)
  • Los turcos no son árabes, es un grupo étnico nómada, proveniente de las estepas euroasiáticas, que habita mayoritariamente en Turquía, pero también en otros países como Chipre y países europeos como Alemania, Holanda o Reino Unido
  • De hecho, los turcos no hablan árabe, hablan turco, pero, al igual que en todos los países islámicos, el rezo se hace en árabe, por lo que memorizan los versículos del Corán (igual que los católicos rezaban en latín, pero no lo hablaban)
  • La religión turca mezcla las costumbres de los pueblos nómadas con la tradición islámica y no siguen el Corán al 100%. Las mujeres en la historia turca eran muy importantes y en la actualidad no están obligadas a llevar el velo, pueden mantener relaciones antes del matrimonio, trabajar, etc. (de hecho, me chocó que en el control de policía del aeropuerto de Ataturk, gran parte de los policías eran mujeres y sólo vi a una que llevara velo)
  • Turquía tiene más de 86.000 mezquitas (3.300 en Estambul), pero los turcos no suelen rezar en la mezquita, si no que lo hacen en sus casas. En la actualidad, las nuevas mezquitas que se construyen no están financiadas por el Estado Turco, si no por particulares
  • Para visitar una mezquita hay que descalzarse, para cuidar las alfombras que cubren el suelo, y las mujeres tienen que cubrirse la cabeza, los hombros y las piernas. Si no llevas pañuelo, en la entrada de las mezquitas hay pañuelos y faldas que se prestan de manera gratuita y que se devuelven a la salida (en la Mezquita Azul de Estambul veréis incluso hombres con falda, ya que en esta mezquita en concreto los hombres tampoco pueden enseñar las rodillas). Los turistas no pueden acceder a la zona de las mezquitas en la que se reza, que generalmente está separada de la zona pública por una barandilla; en esta zona rezan los hombres, mientras que las mujeres rezan en la parte trasera, en espacios más pequeños

    Piscinas travertinas (Pamukkale)
  • En algunos hoteles encontraréis flechas verdes en el techo, dentro del armario… Estas flechas señalan la dirección de La Meca, para que los turcos puedan rezar cuando no se encuentran en su casa o en una mezquita. Además, como curiosidad os diré que existen varias apps para móvil que indican las horas del rezo, las fechas de Ramadán, te permiten escuchar el Corán y te indican la dirección de La Meca
  • El pueblo kurdo: los kurdos son la minoría étnica sin estado propio más grande de Oriente Medio con 30 millones de personas. Su historia empieza en el año 612 aC y en la actualidad conservan su propia lengua y cultura y sueñan con la creación de un Kurdistán independiente. Esta región se encuentra entre Turquía, Siria, Irak e Irán y ha sido objeto de conflicto desde hace tiempo. Tras la Primera Guerra Mundial, en la que los kurdos apoyaron a los aliados contra el Imperio Otomano, se reconoció la independencia de su país con el Tratado de Sèvres; sin embargo, este acuerdo nunca fue ratificado y el territorio que ocupaba el Kurdistán fue repartido entre los 4 países entre los que se encuentra dividido. Desde entonces, los kurdos han luchado porque se les reconozca como estado independiente, mientras que la mayoría de los países occidentales en la actualidad no reconocen su independencia

Comer y beber en Turquía

  • En Turquía es fácil encontrar cerveza y vino, ya que se sirve en la mayoría de los restaurantes; en los que no se sirve es porque el dueño lo ha decidido así (bien por su religión o bien porque no quiere pagar los impuestos por el alcohol); de todos los sitios a los que fui en los casi 10 días que estuve creo que sólo en 3 no pude tomarme una cerveza. El precio de la cerveza es bastante elevado (comparado con el precio de la comida), una cerveza mediana cuesta en torno a unos 3€, mientras que un refresco cuesta menos de 1€ y una botella de agua apenas 1 o 2 LT [precios de agosto 2018]
  • La comida es bastante barata, dependiendo de la zona del país puedes comer un plato por apenas 20 LT (unos 3€) o pagar más de 100 LT (unos 16€) en un restaurante más lujoso. Lo máximo que llegué a pagar yo fueron 65 LT (apenas 11€) en un restaurante de Estambul con terraza con vistas al Bósforo y en el que, cansada de la comida turca, cené una hamburguesa con 2 cervezas [precios de agosto 2018]
  • Si eres cafetero toma nota de esto. Si pides “café” a secas te pondrán café turco, que es muy fuerte y con muchos posos. Si quieres un café normal tienes que pedir “nescafé” (que es un café tipo americano, muy aguado), o “expresso” (el café solo de toda la vida, que lo puedes pedir con leche)
  • En Turquía se toma mucho té, lo tienen en todos los restaurantes, cafeterías, en los bazares verás a hombres con unas bandejas redondas llevando varios vasos a distintas tiendas y puestos…
  • El agua en Turquía es potable, pero para ellos, no para nosotros. Es decir, te puedes lavar los dientes con agua del grifo pero, salvo que tengas un estómago a prueba de bombas, no bebas agua. De hecho, en algunas zonas como Pamukkale, el sabor del agua es asqueroso hasta para lavarse los dientes. En los sitios turísticos, en teoría el hielo lo hacen con agua mineral y ésta se utiliza también para lavar frutas y verduras, pero yo personalmente evité estos productos durante mi viaje

    Biblioteca de Celso (Éfeso)
  • Para todos aquellos que preferimos viajar con nuestra propia botella de agua, en Turquía no lo tendremos fácil, ya que yo no vi fuentes de agua potable en ninguno de los sitios en los que estuve. Esto no quiere que no las haya, pero yo me dejé la botella metálica en España y no las iba buscando… Con el calor que hace en verano el consumo de agua es altísimo y es una pena que se consuma tanto plástico de un solo uso… Eso si, a su favor he de decir que es un país bastante limpio y que, al menos en Estambul, se ve a hombres separando la basura para su reciclaje
  • La cocina turca es muy rica y se caracteriza por el uso del aceite de oliva y las verduras en casi todos sus platos, que muchas veces incluyen pan pide dentro del propio plato. Yo soy muy especialita para comer y reconozco que acabé muy harta de la comida turca; sin embargo, me encantaron el kebab urfa, el Iskender kebab, el arroz blanco (mezclado a veces con garbanzos o con otro tipo de arroz), y la sopa de lentejas
  • Lo que en Europa conocemos como kebab abarca una amplia variedad de comidas de Oriente Medio que generalmente se cocinaba en forma de pincho, aunque actualmente se utilizan otras formas para cocinar la carne… La más utilizada es el cordero, pero también son muy típicos los kebabs de ternera y de pollo. Döner (en turco), shawarma (en árabe) o gyros (en griego) es como se denomina a lo que nosotros llamamos kebab y es básicamente un rollo de carne que da vueltas y se corta con un cuchillo
  • Hay muchos dulces en Turquía, como los lokum (las llamadas delicias turcas), que se hacen con miel o con azúcar (las mejores son las que están hechas con miel, ya que se conservan mejor y durante más tiempo), o el baklava, que es el postre más típico, hecho con hojaldre, jarabe de miel y nueces o pistachos

La moneda

  • La lira turca está sufriendo una bajada considerable. Cuando llegué al país estaba 1€ = 5,8LT, y cuando me fui 9 días después estaba 1€ = 7LT.  A pesar de que esto es una mala noticia para el país, nos beneficia mucho a los turistas, por lo que si vas a viajar a Turquía en breve, consulta antes a cuánto está la lira, y sobre todo, cambia la moneda allí, no en España [información de agosto 2018]
  • Encontrarás muchas casas de cambio en Estambul, sobre todo en la zona europea antigua. Prácticamente no hay diferencia de cambio entre unas y otras, por lo que puedes cambiar en cualquiera de ellas, pero sobre todo evita cambiar en el aeropuerto, ya que allí tendrás el peor cambio
  • En los principales puntos turísticos, se acepta el pago con tarjeta, aunque no en todos, por lo que es mejor llevar siempre efectivo, especialmente para bazares o tiendas o restaurantes pequeños. En muchos lugares hay cajeros donde puedes sacar dinero tanto en liras como en euros, dólares o libras. Esto es bastante conveniente para pagar en algunos sitios, que pueden preferir euros a liras

    Palacio Topkapi (Estambul)

Costumbres de Turquía

  • El idioma oficial de Turquía es el turco, aunque se hablan también otras lenguas, como el árabe, el armenio o el griego
  • En Turquía se fuma mucho, incluso dentro de bazares, bares, tiendas… El tabaco es muy barato aquí, ya que se cultiva en el propio país y no se tiene que importar. Así que fumador, si no tienes intención de dejarlo y vas a viajar a Turquía, no hace falta que cargues con el cartón de tabaco de rigor, puedes comprar tabaco barato allí e incluso traer un par de cartones de vuelta
  • A pesar de que lo que podamos pensar, Turquía no es Marruecos, por lo que en las tiendas no se debe regatear. Los productos tienen un precio marcado y es el que hay que pagar, tanto turistas como locales. Sólo en el Gran Bazar de Estambul se acepta el regateo, pero siempre dentro de unos límites, ya que no es una costumbre generalizada en todo el país. En el resto de lugar no se regatea, pero puede que el vendedor mismo ofrezca algún tipo de descuento o regalo dependiendo de la cantidad de productos que compres
  • En Estambul se venden muchos productos de imitación (ropa, bolsos, calzado…), generalmente de buena calidad, ya que que la tela y la fabricación son locales. Saliendo por la puerta 7 del Gran Bazar de Estambul (cercana a la parada de tranvía Beyazit), hay una calle a la derecha con muchos puestos de productos de imitación

    Chimeneas de hadas (Capadocia)
  • El turismo ha aumentado en los últimos 2 años y actualmente el país recibe millones de turistas de distintas partes del mundo. Los turcos, por su parte, viajan mucho a Grecia, tanto a la península como a las islas, ya que muchas de ellas eran turcas y se perdieron tras la Guerra de Independencia Turca; Samos, Lesbos, Rodas, Ios, Kos… actualmente pertenecen a Grecia y es muy fácil llegar a ellas desde la costa del Egeo en apenas media hora en ferry. Además, muchos griegos que viven en estas islas viajan a Turquía a comprar materias primas
  • A pesar de que Turquía es una país laico, en Estambul se escucha la llamada al rezo 5 veces al día, por lo que si tienes problemas para dormir, lo mejor que puedes hacer es llevar tapones, ya que la primera llamada es a las 5 de la mañana. Además, las mezquitas cierran a la hora del rezo, por lo que es conveniente consultar los horarios para no encontrarnos la mezquita cerrada después de llegar hasta allí
  • Si viajas en coche por Turquía, ten en cuenta que en las autopistas los baños de las áreas de servicio son gratuitos, pero en las carreteras comarcales son de pago, por lo que hay que intentar tener siempre liras sueltas en el coche (el precio suele ser de 1 o 2 LT por persona)

Arte y cultura

Este punto daría para un post aparte, pero pronto escribiré artículos completos sobre algunas de las zonas que visité en este viaje, por lo que dejo simplemente un pequeñísimo resumen.

  • Dentro de Turquía se encontraba parte de la antigua Mesopotamia, situada entre los ríos Éufrates y Tigris. Actualmente no es una zona que reciba mucho turismo, debido a su proximidad con países como Siria o Irak y al terrorismo, y es una pena porque aquí se conservan ruinas interesantímas del arte mesopotámico
  • En Turquía se conservan algunas de las más importantes ciudades romanas, como Éfeso, Hierápolis, Pérgamo o Mileto
  • En Estambul podemos visitar más de 3.000 mezquitas (como la Mezquita Azul, la de Suleyman el Magnífico o la Mezquita Ortaköy), podemos pasear entre Europa y Asia por el Estrecho del Bósforo, perdernos entre los 4.000 puestos del Gran Bazar, ver atardecer desde la Torre Gálata, admirar tanto el interior como el exterior de Santa Sofía, visitar un monumento único como la Cisterna Basílica, conocer como vivían los sultanes en el Palacio Topkapi o el Palacio Dolmabahçe, movernos en metro o tranvía, y descubrir que es un ciudad mucho más moderna de lo que esperábamos
  • En Capadocia podemos ver amanecer desde un globo aerostático que sobrevuela las increíbles formaciones rocosas, adentrarnos en el museo al aire libre de Göreme y conocer sus iglesias excavadas dentro de la roca o pasear entre las chimeneas de las hadas
  • En Pamukkale podemos admirar una formación natural única en el mundo y bañarnos en piscinas travertinas después de visitar las ruinas de la antigua ciudad romana de Hierápolis

    Teatro romano (Hierápolis)
  • En Éfeso podemos maravillarnos paseando entre las ruinas de una de las ciudades romanas mejor conservadas que hay en la actualidad y en la que se encuentran un teatro, varios templos, el ágora del estado y la preciosa Biblioteca de Celso
  • En Esmirna podemos descubrir la ciudad más laica, occidentalizada y moderna del país, donde hay más libertad que en Estambul y en la que se admira tanto a Atatürk que en una de las entradas a la ciudad hay una imagen de su cabeza tallada en la roca (al estilo del Monte Rushmore)
  • Y en otros lugares como Konya o Bursa podremos conocer partes de Turquía que quizá no sean las más interesantes pero que nos mostrarán una visión menos turística del país (al menos en lo que se refiere al turismo internacional), como el mausoleo del profeta Mevlana en Konya o la Mezquita Verde de Bursa…
  • Las mezquitas son de entrada gratuita, mientras que las iglesias son de pago. No suele haber cola para entrar en las mezquitas, salvo en la Mezquita Azul, por el control de acceso, pero es una cola rápida
  • Por último, en Turquía existe un lago salado, el Lago Tuz, situado entre Ankara y la Capadocia. En invierno tiene una profundidad máxima de 2 metros, pero en verano el agua se evapora y la imagen es de una extensión llana prácticamente blanca. Desgraciadamente, no tiene los reflejos que se pueden apreciar en el Salar de Uyuni de Bolivia, pero aún así es una buena parada de camino a la Capadocia. Eso si, os recomiendo que no os dejéis “engañar” mientras vais hacia el lago: el único acceso es a través de la tienda de regalos y cuando te quieras dar cuenta tendrás a un turco enchándote sal en la mano, otro diciéndote que las frotes, otro aclarándote con agua y un último intentando venderte un bote de sales exfoliantes. Decid que no al señor que os dice “hands, hands” y os ahorraréis tener las manos pringosas todo el rato que estéis allí. Ah, y no contéis con ir al baño en esta parada, al ser el único baño de la zona da bastante asco…

    Lago Tuz (región de Anatolia Central)

…………………………………………………….

Espero que este pequeño resumen os haya provocado ganas de visitar Turquía, un país que ha sido un gran descubrimiento y al que me encantaría no tardar mucho en volver.

También puede gustarte...

6 Comentarios

  1. Cris y Sergi de @imperfect.travel dice:

    Que bien leerlo todo ahora! Siento que me queda pocoooo! Gracias por la infooo

    1. Carla dice:

      No te queda nada… Lo vais a disfrutar un montón, a mí me ha encantado! Espero que os sirvan estos consejos 🙂

  2. Carla sabía que te iba a encantar…Turquía es un país increíblemente bonito en todos los sentidos!!!

    1. Carla dice:

      Cuánta razón tenías, es una maravilla! Estambul me ha fascinado, volveré seguro, y la Capadocia ha sido el lugar en el que cumplir un sueño viajero!! <3

  3. Me perdí Capadocia por falta de días, una pena, me hubiera encantado ver el paisaje. Es un viaje que hay que hacerlo al menos una vez en la vida 🙂

    1. Carla dice:

      Qué pena que te perdieras Capadocia, es de los sitios que más me han gustado… Si tienes oportunidad en otro momento, no lo dudes!! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *