Croacia, Dubrovnik, Europa

Qué ver en Dubrovnik, la Perla del Adriático

Qué ver en Dubrovnik, la Perla del Adriático

Dubrovnik es la ciudad más conocida de Croacia, pero no es su capital (ese honor le corresponde a Zagreb). Se ubica al sur del país, cerca de Montenegro, y para llegar hasta ella hay que cruzar una pequeña parte de Bosnia (la única zona de este país con acceso al mar).

Es conocida como la Perla del Adriático y no es para menos, Dubrovnik es la principal ciudad de la costa de Dalmacia y la más visitada del país.

Antiguamente su nombre era Ragusa, ya que fue capital de la República de Ragusa, una república marítima en la costa dálmata que existió desde mediados del siglo XIV hasta los primeros años del siglo XIX.

Vistas del Puerto de Dubrovnik

UN POCO DE HISTORIA

REPÚBLICA DE RAGUSA

Los primeros habitantes de Ragusa se remontan a principios del siglo VII, cuando los residentes de ciudades cercanas llegaron hasta aquí huyendo de las invasiones a la península balcánica.

En el siglo IX Ragusa era la ciudad más importante de Dalmacia. Las famosas murallas de Dubrovnik se construyeron en el siglo XII, para protegerla de las posibles invasiones, ya que la ciudad se había convertido en un importante centro comercial y marítimo. 

Esto provocó que la ciudad fuera conquistada por la República de Venecia. En 1358 consiguió independizarse y se fundó la República de Ragusa, que llegó a tener una población de 30.000 habitantes.

Casco antiguo de Dubrovnik

Poco después, Ragusa firmó un tratado de alianza y protección con el Imperio Otomano; gracias a este acuerdo, la república mantuvo su independencia frente a la invasión otomana, a cambio de un tributo anual.

En el siglo XV, Ragusa rivalizaba en riqueza y cultura con importantes ciudades italianas, tenía el privilegio de comercializar con Asia y empezó a ser conocida como la “Atenas dálmata”. Era una república muy próspera, cuya economía se basaba en la navegación y el comercio marítimo.

En 1667 la ciudad fue destruida por un terremoto, que causó la muerte de casi la mitad de su población, formada principalmente por una aristocracia romanizada. Ragusa fue repoblada por la población eslava que residía en los alrededores de la ciudad.

La República de Ragusa desapareció en 1808, cuando fue conquistada por Napoleón y pasó a ser parte del Reino Napoleónico de Italia. La dominación francesa de Ragusa duró poco, ya que en 1815, con la desaparición del Imperio Napoleónico, Ragusa pasó a formar parte del Imperio de los Habsburgo, convirtiéndose en el Reino de Dalmacia.

En este periodo surgieron varios movimientos que reclamaban su identidad étnica e intentaron restablecer la república. Pero esto no fue posible, ya que muchos aristócratas habían emigrado al extranjero y otros habían recibido títulos austríacos como una forma de mantener tranquila a la nobleza local por parte del Imperio Austríaco.

Vista general de Dubrovnik (foto de Unsplash)

DE RAGUSA A DUBROVNIK

A principios del siglo XX, la mayor parte de la población de Ragusa era de origen eslavo, lo que propició el cambio de nombre a Dubrovnik después de la Primera Guerra Mundial.

Este nombre no surgió de repente, ya en la Edad Media, los habitantes eslavos que vivían en los alrededores de la ciudad, habían comenzado a llamarla Dubrovnik. Este término procede de Dubrava, una palabra eslava que significa “bosque de robles”, el tipo de árboles que existían en la zona. 

Durante el periodo de entreguerras Croacia pasó a formar parte del Reino de Yugoslavia y, en la Segunda Guerra Mundial, fue ocupada por tropas italianas y más tarde por tropas alemanas. Tras la guerra, Dubrovnik fue reconstruida para convertirla en el lugar de veraneo de referencia en la Costa Dálmata.

En 1991, Croacia declaró su independencia de Yugoslavia, lo que derivó en un ataque a Dubrovnik a finales de año, que duró 6 meses. En estos meses la ciudad fue saqueada y su casco antiguo bombardeado.

Parte de la población quiso retomar de nuevo la idea de restaurar la República de Ragusa, a modo de estado independiente, pero no fue posible.

La Guerra de Croacia duró desde 1991 hasta 1995, aunque la independencia de Croacia respecto a la ya desintegrada República de Yugoslavia, se reconoció en 1992.

Eso sí, el fin de las Guerras de los Balcanes no tuvo lugar hasta 2001…

QUÉ VER EN DUBROVNIK

Ahora que ya conoces la historia de Dubrovnik sigue leyendo; éstos son los lugares imprescindibles que no te puedes perder durante tu visita. 

VISITA GUIADA POR DUBROVNIK

El mejor plan al llegar a una nueva ciudad es hacer una visita guiada en la que te explicarán parte de su historia, así como sus principales monumentos. 

Puedes contratar esta visita en español con Civitatis, ¡la mejor manera de empezar a descubrir la ciudad!

CASCO HISTÓRICO Y CALLE STRADUN

Stradun, la calle principal del casco histórico de Dubrovnik

El casco histórico de Dubrovnik, rodeado por su muralla medieval, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1979. Quedó muy dañado durante los ataques que sufrió la ciudad en 1991, en la Guerra de los Balcanes (se estima que llegaron a caer más de 2000 bombas y un tercio de la ciudad quedó destruida).

La calle principal es Stradun, que conforma el centro de la ciudad, desde la Puerta de Pile hasta el Palacio Sponza.

Si me aceptas un consejo, recorre el casco histórico a partir de las 18.00, cuando la ciudad se vacía de los turistas de los cruceros. Así podrás disfrutar con tranquilidad de sus calles y de su encanto. 

Cuando necesites descansar, siéntate a tomar algo en los muchos bares que hay ubicados en las escaleras de acceso al centro. Terminar el día tomando una cerveza fresquita es siempre uno de mis planes favoritos cuando viajo.

MURALLAS DE DUBROVNIK

Recorriendo las murallas de Dubrovnik

Pasear por las murallas es una de las mejores cosas que hacer en Dubrovnik. Las murallas originales de la ciudad, del siglo XII, tuvieron que ser reconstruidas tras la guerra, pero mantuvieron el carácter medieval.

Hay varios accesos a la muralla (cerca de la Puerta de Pile, el Fuerte de San Juan o la Torre de San Lucas), así que puedes acceder por una zona de la ciudad y salir por otra. La entrada no es barata (no he encontrado el precio exacto para 2022, pero está en torno a los 25-30€). Aún así, merece la pena la inversión, ¡recorrer la muralla es algo imprescindible que hacer en Dubrovnik!

Es un recorrido de unos 2 kilómetros que bordea la ciudad y que se hace aproximadamente en 1 hora y media. Eso sí, no es apto para personas con movilidad reducida, ya que a lo largo del recorrido hay que subir y bajar bastantes escaleras.

Si visitas Dubrovnik en verano, intenta ir a primera o última hora; durante los meses de julio y agosto en Croacia hace mucho calor y en la muralla prácticamente no hay sombras.

Puerta de Ploče, una de las más importantes de la ciudad
Puerta de Pile

Es una de las principales puertas de acceso a la ciudad. Se construyó en el siglo XV y, además de la puerta, tiene un puente de piedra sobre un foso.

Puerta de Ploče

Esta puerta del siglo XIV es otra de las entradas a la ciudad amurallada. Destaca el puente de piedra que hay junto a ella y la estatua de San Blas en el acceso.

FUERTE LOVRIJENAC

Desde la parte alta del Fuerte Lovrijenac (foto de Wikipedia)

El Fuerte Lovrijenac (o Fuerte de San Lorenzo) es uno de los emblemas de Dubrovnik. Se construyó a principios del siglo IX para proteger la ciudad de Ragusa de los ataques venecianos.

Es una fortaleza de piedra ubicada en lo alto de una colina, fuera de la ciudad amurallada, que servía como bastión de defensa, además de ser una torre vigía. A lo largo de los siglos se convirtió en un símbolo de la resistencia de Ragusa frente a la República de Venecia.

Gracias a su ubicación privilegiada, desde aquí se disfruta de unas vistas preciosas de la ciudad y de la Bahía de Pile, especialmente al atardecer.

En la puerta principal está la frase “Non bene pro toto venditur auro libertas”, que significa “La libertad no se vende por todos los tesoros del mundo”.

FUENTE DE ONOFRIO

Fuente de Onofrio (foto de Turismo Dubrovnik)

Esta fuente poligonal es uno de los lugares que más destacan en la Calle Stradun, junto a la Puerta de Pile. Su arquitecto fue el taliano Onofrio della Cava, quien diseñó un sistema que suministraba agua potable a la ciudad a través de un acueducto.

Tiene 16 caras, cada una de las cuales tiene una fuerte que sale una cabeza o máscara. Está cubierta por una cúpula en cuyo centro hay un óculo. Originalmente tenía 2 alturas, pero tras el terremoto de 1667, sólo se reconstruyó una.

Si quieres disfrutar de las mejores vistas de la Fuente de Onofrio, las tendrás desde las murallas, sobre todo de la parte más cercana a la Puerta de Pile.

Al final de la calle Stradun hay una fuente más pequeña, llamada la Pequeña Fuente de Onofrio, también obra de Onofrio della Cava.

PLAZA DE LUŽA O PLAZA DE LA LOGIA

Se encuentra en uno de los extremos de la Calle Stradun, cerca de la Puerta de Ploča, y es la plaza más importante de Dubrovnik. Su construcción data del siglo XV y desde entonces ha sido el centro de la vida política, económica y social de la ciudad.

En ella se encuentra el Palacio Sponza, la Iglesia de San Blas, la Pequeña Fuente de Onofrio, la Columna de Orlando (símbolo de la independencia de la República de Ragusa) o la Torre del Reloj (una de las imágenes más características de la ciudad).

CATEDRAL DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Vistas de Dubrovnik, con la cúpula de la catedral al fondo

Es uno de los lugares imprescindibles que visitar en Dubrovnik. Originalmente era una iglesia bizantina, sobre la que se construyó una románica entre los siglos XII y XIV. Esta iglesia quedó destruida en el terremoto de 1667, por lo que se reconstruyó en estilo barroco.

Su cúpula se ve desde varios puntos de la ciudad y es una de sus imágenes más representativas. En su interior destacan algunas obras de Tiziano y Rafael, además de varias reliquias, como un trozo de la santa cruz o las reliquias de San Blas, patrón de la ciudad.

PALACIO DEL RECTOR

Escalera del Palacio del Rector (foto de Wikipedia)

Durante la República de Ragusa, el Palacio del Rector fue la sede del gobierno de la ciudad, y actualmente alberga el Museo de Historia de la Ciudad.

El edificio original se construyó en el siglo XV, pero quedó destruido durante el terremoto de 1667, por lo que tuvo que ser reconstruido. Su arquitecto fue el napolitano Onofrio della Cava, quien diseñó también la famosa Fuente de Onofrio.

PALACIO SPONZA

Palacio Sponza (foto de All free photos)

Este palacio también es uno de los edificios más emblemáticos de Dubrovnik. Se construyó a principios del siglo XVI y, a lo largo de su historia, ha tenido diferentes funciones (casa de la moneda, armería, aduana…).

A diferencia de otros edificios de la ciudad, el Palacio Sponza permaneció intacto tras el terremoto de 1667. En su interior alberga el Archivo Histórico de Dubrovnik (que no se puede visitar) y el memorial a los caídos durante el Sitio de Dubrovnik en 1991.

FORTALEZA DE SAN JUAN

La Fortaleza de San Juan en el puerto de Dubrovnik

Se ubica en el puerto de Dubrovnik y se construyó en el siglo XIV como fortaleza defensiva para proteger a la ciudad de los ataques marítimos. Tiene una parte cuadrada y otra circular y las mejores vistas son las que se tienen desde el propio puerto.

En la fortaleza se encuentra una de las entradas para acceder a las murallas, además de albergar el Museo Marítimo y el Acuario de Dubrovnik.

IGLESIA DE SAN BLAS

Fachada de la Iglesia de San Blas

Se ubica en la Plaza de Luža y está consagrada a San Blas, patrón de la ciudad. La primera iglesia que existía en esta ubicación era de época románica, que sobrevivió al terremoto de 1667. 

Sin embargo, tras un incendio a principios del siglo XVIII quedó totalmente destruida, excepto por una pequeña escultura de San Blas. Esta escultura corona la fachada del edificio actual, de estilo barroco veneciano.

La entrada a la iglesia de San Blas es gratuita.

MONASTERIO DE LOS DOMINICOS

Escaleras de acceso al Monasterio Dominico

Este monasterio se encuentra dentro de la ciudad amurallada, nada más cruzar la Puerta de Ploče. Es uno de los edificios más antiguos de Dubrovnik, ya que se empezó a construir en el siglo XIII.

Su construcción tardó más de dos siglos, por lo que mezcla elementos románicos, góticos y barrocos. Como la mayoría de edificios de la ciudad, quedó parcialmente destruido tras el terremoto de 1667, por lo que se tuvo que reconstruir.

Lo más destacado es el claustro, un patio rodeado de arquerías con naranjos y palmeras que flanquean un pozo de piedra. También se pueden visitar la Biblioteca, el Museo y la Iglesia de Santo Domingo.

WAR PHOTO LIMITED

Visitar esta exposición es la mejor manera de conocer la historia de Dubrovnik. Es una exposición permanente en las que se muestran fotografías de las Guerras de los Balcanes.

Su objetivo es mostrar la importancia de la fotografía de guerra y la crudeza de los conflictos bélicos (no sólo en Croacia, si no en otros lugares del mundo). No olvidemos que hace apenas 20 años que terminó la Guerra de los Balcanes, así que es algo que los croatas tienen muy reciente…

ESCENARIOS DE JUEGO DE TRONOS

Cersei y Jaime Lannister paseando por King’s Landing

Si eres fan de Juego de Tronos seguro que estás deseando recorrer los escenarios en los que se grabaron algunas escenas de la serie.

  • Murallas: aparecen en numerosas escenas de la serie como las murallas de King’s Landing
  • Fortaleza de Lovrijenac: la Fortaleza Roja, donde se encontraba el Trono de Hierro
  • Torre Minceta, en la muralla: la Casa de los Eternos
  • Palacio del Rector: la ciudad de Qarth
  • Puerta de Pile: una de las puertas de acceso a King’s Landing; pasada esta puerta, hay unas escaleras que también aparecen en varias escenas de la serie
  • Bahía de Pile: se encuentra fuera de la ciudad amurallada y aquí se rodaron varias batallas, como la de Blackwater, o las escenas de Sansa con Little Finger
  • Iglesia de San Ignacio, concretamente la Escalera de los Jesuitas: sólo con una palabra sabrás qué escena se rodó aquí… “Shame!”
  • Hotel Belvedere, a las afueras de Dubrovnik: en este hotel abandonado se rodó la escena de la pelea entre La Montaña y Oberyn Martell
  • Isla de Lokrum: la ciudad de Qarth
  • Arboretum de Trsteno, a 10 kilómetros de Dubrovnik: jardines pertenecientes a King’s Landing

El recorrido por estos escenarios puedes hacerlo por tu cuenta o contratar este tour en español, en el que te llevarán a recorrer King’s Landing de la mano de un guía.

QUÉ VER EN LOS ALREDEDORES DE DUBROVNIK

Dubrovnik es una de esas ciudades que se disfruta igual desde dentro y desde fuera. 

En temporada alta, la ciudad se llena de turistas que la visitan desde los cruceros, así que te recomiendo que te alejes del centro y disfrutes de sus alrededores. Al menos en las horas centrales del día, cuando Dubrovnik está a rebosar de visitantes…

MIRADOR DEL MONTE SRD

Vistas de Dubrovnik desde el Monte Srd (foto de Unsplash)

Sin duda las mejores vistas de Dubrovnik son las que tendrás desde el mirador del Monte Srd, al que se puede subir a pie, en coche o en funicular. 

Este funicular se construyó en 1969 para unir el Monte Srd con la ciudad. Para cogerlo tendrás que salir de la ciudad amurallada por la Puerta de Ploče y caminar apenas 5 minutos hasta la parte baja del funicular.

Se tarda apenas 5 minutos en subir y lo ideal es que aproveches para disfrutar de las vistas de Dubrovnik al atardecer.

PLAYAS DE DUBROVNIK

Disfrutando de la playa junto al puerto de Dubrovnik

Hay un par de playas cerca de Dubrovnik, aunque no son de las mejores que tiene Croacia… Aún así, no es una mala idea huir del calor veraniego durante unas horas a apenas un par de pasos del centro…

Si tienes la oportunidad, contrata alguno de los tours en barco que bordean la ciudad, ya que es muy bonito verla desde el agua. Nosotras fuimos a la zona del puerto y lo cogimos allí mismo, hay varias empresas y no es necesario reservar con antelación.

ISLA DE LOKRUM

Isla de Lokrum, al fondo (foto de Turismo Dubrovnik)

La cercana isla de Lokrum es uno de los escenarios de Juego de Tronos y un remanso de tranquilidad cerca de Dubrovnik. Aquí podrás disfrutar de la playa sin tanta gente, pero sin alejarte mucho de la ciudad.

Los barcos salen aproximadamente cada media hora desde el puerto de Dubrovnik y puedes comprar los billetes allí mismo.


¿Te ha gustado este recorrido por Dubrovnik? La Perla del Adriático es una joya que no puedes dejar de visitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: