Europa, Italia, Venecia

Visitar Murano desde Venecia: cómo llegar y qué ver

Visitar Murano desde Venecia: cómo llegar y qué ver

¿Merece la pena visitar Murano durante tu viaje a Venecia? ¡Absolutamente sí! Si estás planificando un viaje a la ciudad de los canales, no dudes en incluir la visita a las islas de Murano y Burano.

Son las más famosas de la Laguna de Venecia, aunque no las únicas, y en medio día puedes visitar ambas.

Ya te hablé en este post de todo lo que puedes visitar en Burano, pero ahora sigue leyendo porque esta vez nos vamos a Murano, famosa por su cristal.

Paseando por Murano

CÓMO LLEGAR A MURANO

Murano se encuentra a apenas 1 kilómetro de Venecia y, como es lógico, sólo se puede llegar a ella en barco, bien en vaporetto o con alguna excursión organizada.

En vaporetto

A diferencia de Burano, aquí hay varias paradas de vaporetto, por lo que puedes empezar tu recorrido por una parte de la isla y terminarlo por otra. En mi caso, empezamos el recorrido desde la parada “Murano Faro” y para volver a Venecia lo hicimos desde la parada “Murano Navagero”.

A lo largo del canal encontrarás varias paradas de vaporetto

Desde Burano:

Si has visitado primero la isla de Burano, tendrás que tomar el vaporetto nº12, que conecta Venecia con Murano, Burano y Torcello. Cada trayecto en vaporetto tiene un precio de 7,50€ y desde Burano hasta Murano se tarda unos 40 minutos minutos.

Desde Venecia:

Si sólo quieres visitar Murano, tienes por un lado la opción del vaporetto nº12 (Murano es la primera parada desde Fondamenta Nove), pero también puedes llegar hasta allí con los vaporetti 4.1 y 4.2 desde Fondamenta Nove.

En ambos casos, el trayecto es de pocos minutos, ya que la isla está muy cerca de Venecia.

Uno de los preciosos canales de Murano

Si vas a visitar 2 o más islas, te recomiendo que compres el billete de transporte de 1 día (que tiene un precio de 20€).

La duración del billete de 1 día es de 24 horas desde que se utiliza por primera vez, así que puedes aprovechar la tarde para visitar otros sitios de Venecia en vaporetto.

En una excursión organizada

Si eliges esta opción podrás desentenderte de comprar los billetes, calcular los horarios… Además, te costará lo mismo que si lo haces por tu cuenta, ya que puedes contratarlo por 20€ con Civitatis.

Eso sí, no podrás evitar las aglomeraciones, ya que estas excursiones se suelen hacer todas a la misma hora… Lo bueno es que incluye la visita a Murano y Burano, por lo que visitarás las 2 islas más famosas de la laguna.

En algunos momentos Murano te recordará a Venecia

QUÉ VER EN MURANO

Lo cierto es que Murano me gustó algo menos que su vecina Burano. Quizá influye que ya me había enamorado de Burano y que, cuando llegamos, ya había muchísimos turistas, lo que sin duda le hizo perder parte de su encanto.

Aún así, creo que es una excursión imprescindible durante tu viaje a Venecia.

Desde finales del siglo XIII Murano alberga las fábricas del famoso Cristal de Murano, que antiguamente se encontraban en Venecia. Debido al riesgo de incendio en las fábricas (que necesitaban temperaturas muy altas y la mayoría de los edificios eran de madera), se decidió trasladarlas a esta isla ubicada a 1 kilómetro al norte de Venecia.

De esta manera, la Serenísima pudo mantener en secreto la técnica de fabricación del vidrio, aunque en el siglo XV la industria sufrió una crisis, cuando surgió la cristalería de Bohemia.

En la actualidad, Murano sigue siendo famosa por su cristal, especialmente por la fabricación de lámparas de araña.

Murano es más grande que Burano y se recorre fácilmente en unas 3 horas. A continuación te cuento todo lo que puedes visitar en Murano.

Canal de Murano

Canal principal de Murano

No tiene nombre como tal, pero Murano, al igual que Venecia, está atravesada por un canal más ancho que los demás. Por él circulan los vaporetti que conectan los diferentes puntos de la isla y la unen con Venecia y otras islas de la laguna.

Seguro que durante tu visita a Murano paseas más de una vez por las calles que bordean el canal, así que disfruta mucho de las vistas.

Iglesia de Santa María y San Donato

Iglesia de Santa María y San Donato con su campanile exento

Es la iglesia más notable de Murano, además de ser la más antigua. Se construyó en el siglo VII, en estilo románico veneciano, que se aprecia en su aspecto exterior, especialmente en la fachada y en el ábside (una de las imágenes más bonitas de Murano).

El campanario, también de estilo románico, está exento de la iglesia. Aunque quizá lo que más destaca son los mosaicos de estilo bizantino que decoran su interior, del siglo XII.

En su interior alberga las reliquias de San Donato de Arezzo, un santo italiano que, según la leyenda, mató a un dragón (cuyos restos también se guardan en la iglesia).

Iglesia de San Pedro Mártir

Canal de Murano con la Iglesia de San Pedro Mártir y su torre al fondo

La iglesia original se levantó en el siglo XIV, pero fue reconstruida en el XVI, cuando se añadió la columnata de mármol y la capilla de la familia Ballarin (maestros vidrieros de Murano).

En esta iglesia se conservan algunas obras de arte que Napoleón no llegó a llevarse cuando sus tropas saquearon las iglesias de la isla. Entre ellas, algunas de artistas italianos muy destacados, como Tintoretto, Veronés o Giovanni Bellini.

Museo del Vidrio

Fachada del Museo del Vidrio

Si en Burano destaca la producción de encajes, Murano es mundialmente conocida por su vidrio.

El Museo del Vidrio se ubica en un palacio gótico que se asoma al canal y que ha tenido distintos usos desde su construcción: residencia, sede de la diócesis de Torcello, Ayuntamiento de Murano y, desde 1861, museo.

Se abrió con la intención de preservar la historia de la fabricación de piezas de vidrio en Murano e incluía una escuela taller. En la actualidad alberga una importante colección de piezas de vidrio, que se distribuyen cronológicamente, desde la Edad Media hasta la actualidad.

El museo abre de jueves a domingo de 11.00 a 14.00 y la entrada tiene un precio de 10€ para adultos.

Fábricas de Vidrio

Desde que, a finales del siglo XIII, se trasladaron desde Venecia las fábricas de vidrio, este negocio ha sido el motor económico de Murano.

Si tienes tiempo, no dejes de visitar una de las fábricas, donde podrás ver en directo cómo se fabrica el vidrio con la técnica de soplado. Las visitas son gratuitas y los empleados te van explicando cómo trabajan el vidrio los maestros sopladores.

Eso sí, ten en cuenta que cada fábrica tiene su propia tienda, y lo que buscan es que la gente compre, así que te intentarán presionar para que te lleves una de sus piezas…

Torre del Reloj

Torre dell’ Orologio de Murano

Murano también tiene su Torre dell’ Orologio, aunque estéticamente no se parece a la de Venecia… La de Murano tiene un estilo más toscano, a mí me recordó mucho a la Torre del Mangia, en la Piazza del Campo de Siena…

Se ubica en Campo Santo Stefano, muy cerca de la Iglesia de San Pedro Mártir, y se puede ver desde distintos puntos de la isla.

Hotel Hyatt Centric

No es una visita imprescindible, pero lo cierto es que son muy originales

¿Y qué interés tiene este hotel de lujo para los viajeros de a pie? El hotel en sí, no mucho, pero en el jardín tiene una escultura que representa a 2 farolas abrazadas que parece que están bailando. Sin duda, algo diferente que ver en Murano…

No tendrás que desviarte mucho para verlas, ya que justo enfrente hay una parada de vaporetto y además está muy cerca del Museo del Vidrio.

Palazzo da Mula

Palazzo da Mula (foto de Wikipedia)

Este palacio fue construido en los siglos XII-XIII, en estilo gótico veneciano, y es el principal edificio medieval de Murano. Con su fachada gótica asomándose al canal, recuerda mucho a alguno de los principales palacios góticos del Gran Canal de Venecia.

Durante siglos fue un edificio residencial, siendo propiedad de algunas de las familias más pudientes de la isla. Actualmente es la sede del Registro Civil de Murano y se utiliza para eventos.

Faro de Murano

Faro de Murano, junto a la parada de vaporetto

Comparado con otros monumentos y lugares que visitar en Murano, este faro es bastante nuevo, ya que se construyó en 1934. Sustituye a un antiguo faro de madera que existía en la isla desde hace siglos.

Se ubica junto a una de las principales paradas de vaporetto, Murano Faro, así que seguro que puedes verlo según llegues o en el momento de irte.

OTRAS ISLAS QUE VISITAR EN LA LAGUNA DE VENECIA

No te vayas todavía, aún no hemos terminado de recorrer la Laguna de Venecia… Aunque Murano es quizá la más conocida, existen otras islas que puedes visitar durante tu viaje.

Burano

Burano, la isla más colorida de Venecia

Burano es una isla pequeña que se recorre fácilmente caminando en 2-3 horas. Sin duda, lo mejor que puedes hacer es callejear (o canalear) sin rumbo y perderte por sus coloridos rincones.

Pero si prefieres tener claro lo que visitar, aquí te cuento los lugares imprescindibles que tienes que ver en Burano: casas de colores (entre las que destaca la Casa di Bepi Suà), la Iglesia de San Martino Vescovo (con su campanile inclinado), Tre Ponti o el Museo del Encaje.

Puedes leer todo lo que ver en Burano en este post. ¡Estoy segura de que te enamorará!

Torcello

puente sobre un canal
Puente del Diablo en Torcello (foto de Mi mundo en una maleta)

Está considerada como la parte de Venecia que lleva más tiempo habitada, aunque en la actualidad su población es de apenas unos 15 habitantes. Es la tercera isla más visitada de la Laguna y se llega a ella con el vaporetto 12.

Se ubica muy cerca de Burano y tiene muchos lugares de interés para visitar: la Catedral de Santa María Assunta, la Iglesia de Santa Fosca, el Palacio del Consejo, el Palacio del Archivo, el Trono de Atila, el Puente del Diablo…

Mazzorbo

isla con casas
Mazzorbo vista desde el vaporetto de camino a Burano

El vaporetto 12 hace una breve parada en esta isla antes de ir a Torcello y finalmente a Burano. Con apenas 1 kilómetro de largo, Mazzorbo se puede visitar muy rápido, y como está unida a Burano por un puente, puedes desplazarte de una isla a otra.

En Mazzorbo disfrutarás de una isla sin apenas turistas en la que puedes pasear por sus viñedos, visitar la Iglesia de Santa Catalina, del siglo XIV, o comer en Venissa, un restaurante con Estrella Michelín.

San Michele

cementerio en una isla
Vistas del cementerio de la Isla de San Michele

Esta pequeña isla ubicada entre Venecia y Murano alberga el cementerio y la Iglesia de San Michele, del siglo X. El cementerio se inauguró a principios del siglo XIX tras la invasión de Venecia por las tropas de Napoleón, y ha sufrido varias transformaciones.

Aquí están enterrados numerosos venecianos de renombre, pero también algunos extranjeros, y se divide en varias zonas, por confesiones religiosas, pero también hay zonas para gondoleros, soldados…

Para llegar hasta aquí tendrás que coger el vaporetto 4.1 o 4.2 desde Fondamenta Nove, que tardan apenas unos minutos.


¿Te animas a visitar Burano después de leer este post? Es una excursión estupenda desde Venecia, no te decepcionará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: