Consejos para viajar a Tailandia

Asia nunca había estado en mis planes cuando era más joven… Había viajado por Europa, estaba enamorada de USA y había viajado a Mexico, pero Asia siempre quedaba en un segundo plano. Hasta hace unos años. Cuando todo el mundo quería ir a Tailandia yo estaba obsesionada con Vietnam, cuando Vietnam empezó a ser más conocido yo me moría por ir a Indonesia y en cuanto Indonesia se puso de moda… acabé en Tailandia.

He de reconocer que iba con muchas ganas y a la vez con muchos temores. Me dan pánico los bichos, me preocupaba el tema de la comida (sí, soy de esas personas tan especialitas que da asco) y, como viajera pija pegada a su secador, me agobiaba pensar en el monzón, en la humedad y en la falta de higiene, pero quería conocer Asia.

Quería vivir esa diferencia cultural, quería poder ser de esas personas que dicen “Asia enamora. Una vez que has ido, siempre vas a querer volver”. Así que dejé mis temores en casa y me embarqué en dos vuelos de 7 horas cada uno hasta el país de la sonrisa.

Gran Palacio – Bangkok

Fueron 4 destinos en apenas 11 días, ojalá hubiéramos tenido más vacaciones, y ojalá hubiera podido disfrutar más de todo… No suelo recomendar nunca pegarse palizas cuando viajas porque pienso que “prefiero ver poco y bien, que mucho y mal”, pero no podíamos viajar a la otra punta del mundo y no aprovechar para ver lo máximo posible…

Bangkok, Ayutthaya, Chiang Mai, Ao Nang y Phi Phi fueron los lugares elegidos, y muchos otros se quedaron en el tintero. Me hubiera gustado ver Chiang Rai, Pai, Lopburi, Sukkotai, Koh Tao, Koh Lipe…, pero no me da rabia haber dejado sitios sin ver, ¡no hay mejor excusa para volver! Porque si, el país de la sonrisa me conquistó y puede que Tailandia haya sido mi primera vez en Asia, pero no será la última…

¿Os da miedo viajar a Tailandia?, ¿os pueden las dudas y los temores antes que las ganas? Voy a daros unos consejos para que vayáis haciendo la maleta o la mochila y comprando vuelos, porque de verdad que ¡merece mucho la pena!

Maya Bay desde el longtail boat – Koh Phi Phi

Consejos antes de viajar a Tailandia

Lee mucho sobre el país

Lee experiencias viajeras, infórmate sobre las costumbres, sobre su gente, su cultura, su historia… Podrás encontrar muchísima información en internet y te aseguro que cuanto más leas sobre Tailandia, más ganas tendrás que descubrir este maravilloso país… De todo lo que leí sobre viajar a Tailandia, os puedo asegurar que un 90% eran cosas positivas; el 10% restante son malas experiencias que te pueden pasar en Tailandia o en Madrid.

Sigue el FB de y la página web de Mochileros en Tailandia

La gran mayoría de información que necesité para el viaje la saqué de ahí, tanto de la página web como de las publicaciones en Facebook. Y si no encuentras respuesta a tus preguntas en la web o en el foro, hazlas tú mismo, a mí me contestaron varias personas a las 2 preguntas que hice y resolvieron mis dudas al momento.

Infórmate sobre la cultura

Esto no debería aplicarse sólo a Tailandia, si no a cualquier destino que visites… Por ejemplo, es importante saber de antemano que al Gran Palacio de Bangkok no puedes entrar con las piernas y los hombros al aire. Y no, no les vale un pañuelo sobre los hombros atado con un nudo como puedes hacer en una iglesia europea. Llévate una camiseta de manga larga o una chaqueta fina o acabarás como mis amigas, a 40º con un 90% de humedad y visitando el Gran Palacio con el chubasquero encima de la camiseta de tirantes

Wat Chedi Luang – Chiang Mai

Acepta que te van a intentar timar

Y ve preparado para evitarlo. Es mejor que sepas de antemano que te intentarán cobrar el triple por un trayecto en tuk tuk, te dirán que el Gran Palacio está cerrado para llevarte donde ellos quieren o te intentarán vender algunos productos a un precio que puede ser el doble de su valor. Infórmate de estos timos y no caigas en la trampa. Pero sobre todo, no dejes que esa mala experiencia arruine tu viaje.

Pide cita en tu Centro de Vacunación Internacional para informarte sobre las vacunas

Yo reconozco que fui sin vacunarme, por varias razones, la principal que el Centro de Vacunación no me daba cita a tiempo y no iba a estar en plena selva. Aun así, no recomendaría nunca a nadie que vaya sin vacunarse y sin informarse en su Centro de Vacunación. Aunque es una decisión de cada uno, tiene que estar contrastada con una opinión médica, por lo que no te expongas a ir hasta allí sin ni siquiera informarte

Asume que hay bichos

En Bangkok hay cucarachas y ratas por la calle, venden escarabajos, gusanos y escorpiones como comida en los puestos callejeros, y lo mejor que puedes hacer si los bichos te dan miedo o asco, es no pensarlo. Tampoco pienses en “Resacón 2″ y en esa mugrienta habitación de hotel con una cucaracha del tamaño de un hámster, si te dan asco los bichos tienes opciones de alojamiento a precios irrisorios en las que no te encontrarás ni un mosquito en la habitación.

Wat Arun – Bangkok

Cómprate una pulsera repelente de mosquitos y llévala todo el viaje

El spray repelente de mosquitos lo compré allí (en uno de los miles de 7 Eleven que hay por todas partes), pero la pulsera la llevaba puesta desde que salí de casa. En 11 días, apenas me picaron unos 8-10 mosquitos, y para una persona que en Sicilia una mañana se levantó con 13 picaduras sólo en la cara, es un logro. Y es que la eficiencia de los repelentes que puedes comprar allí no tiene nada que ver con lo que encuentras en España…

Antes de hacer la maleta, mira el tiempo que te va a hacer

En verano (que es cuando la mayoría de nosotros tenemos vacaciones) en Tailandia es temporada baja, ya que es época de monzones, por lo que asume que en mitad de un día soleado te puede empezar a diluviar como si fuera el fin del mundo. La ventaja de ir en esta época es que los alojamientos son más baratos y hay menos turistas; la desventaja, que te puede llover en tus dos únicos días de playa (como fue mi caso).

No te lleves kilos de ropa porque no la vas a usar

Yo me fui 11 días con una maleta de mano que no facturé en ningún momento y créeme que es suficiente. No te vas a poner otra cosa que no sean shorts o pantalones anchos y camisetas fresquitas o vestidos, así que deja los vaqueros en casa, olvídate de los tacones y de las sandalias con pedrería y asume ya que no necesitas maquillaje.

Atardecer en Ao Nang – Krabi

Contrata con antelación lo indispensable

Al ir tan pocos días, nosotras llevábamos los hoteles y los vuelos internos reservados desde Madrid, de esta manera ahorrábamos tiempo en buscar y lo podríamos dedicar a disfrutar. Sin embargo, las excursiones las contratamos una vez allí, ya que hay varias ofertas y puedes regatear hasta conseguir la mejor opción (o al menos la más barata)

Prepara un buen botiquín

Las farmacias y los 7 Eleven tienen de todo, pero ante la duda, es mejor llevarlo de casa. No hace falta que cargues con el botiquín completo, pero si que es recomendable llevar lo indispensable: antiinflamatorios, Paracetamol, cremas para las picaduras de insectos, antidiarreicos, Omeprazol, tiritas, etc. En cualquier caso y, ante la duda, consulta con tu médico o farmacéutico para ver qué te recomienda llevar.

Consejos para disfrutar cuando ya estés allí

Regatea

A mí personalmente no se me da nada bien, me sabe fatal regatear unos míseros 20 céntimos por algo que ya de por sí me parece barato, pero como decía anteriormente, lo normal es que te intenten timar, así que lo ideal es que sepas los precios aproximados de las cosas y de ahí vayas bajando (en Mochileros en Tailandia puedes encontrar información sobre esto): precio de un trayecto de 10 minutos en tuk tuk, de un plato de comida en un restaurante o en un puesto callejero, de la ropa o souvenirs… (para este último punto lo más fácil es ver varios puestos y hacer una media de lo que cuesta el mismo producto). En cualquier caso, ten en cuenta que esta gente tiene que comer, por lo que no abuses del regateo y no pagues las cosas por debajo de su valor.

Prueba la comida

Soy la persona más especialita del mundo para comer, y mi alimentación durante 11 días se basó en arroz o fideos con pollo o cerdo o gambas y huevo. Y un día pizza. Pero probé el pad thai, y otra cosa rara que no sé qué era, y aunque ninguna de ellas me gustó, me alegro de haberle dado una oportunidad a mi paladar.

No bebas nunca agua que no esté embotellada

De hecho, cuando compres una botella verás que no sólo lleva el cierre normal de un tapón de rosca, sino que encima lleva un precinto de plástico para garantizar que es agua embotellada. Aunque las botellas de agua son baratas, hace tanto calor que vas a gastarte un pastizal en agua, pero merecerá la pena por evitar una intoxicación.

Gran Palacio – Bangkok

Respeta las normas

Puede que cubrirte los hombros a 40º te parezca una locura, que descalzarte y caminar por los templos sobre superficies no especialmente limpias te parezca una guarrería, o que no poder meter un durian (una fruta muy típica de Tailandia que huele fatal) en tu hotel te parezca absurdo, pero son las normas del país y hay que respetarlas. En los templos ten en cuenta que nunca puedes sentarte con los pies apuntando en dirección a la figura de Buda (siéntate siempre con las piernas cruzadas) y que los monjes no pueden tocar a las mujeres, así que si eres mujer y vas a coger algo de sus manos no les toques

No participes en actividades que fomentan el maltrato animal

No vayas al Tiger Kingdom a hacerte fotos con tigres drogados y a alimentar a cachorros con biberón, no montes en elefante ni vayas a ningún lugar donde éstos jueguen al fútbol o pinten. Si no estás concienciado sobre el maltrato animal antes de ir a Tailandia, lo estarás cuando vuelvas; e incluso una vez que empieces a buscar información sobre el país te darás cuenta de que el maltrato animal allí (y en otros países del Sudeste Asiático) está a la orden del día.

Según la FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales), el único centro considerado realmente como un santuario de animales es el Elephant Nature Park, que se encuentra cerca de Chiang Mai; tened en cuenta que es un atractivo turístico muy visitado, por lo que si queréis ir, reservad las entradas con antelación, ya que es difícil encontrar entradas de un día para otroEditado Agosto 2018: la FAADA ha quitado el Elephant Nature Park de su lista de centros que promueven el respeto a los animales, por lo que si queréis ver elefantes en vuestro viaje a Tailandia buscad toda la información posible y optad por verlos en libertad, por ejemplo en los parques naturales de Khao Yai y Kui Buri.

Date un masaje

En 11 días de viaje nos dimos unos 6 masajes, prácticamente uno cada dos días. El primero fue un masaje tailandés que me gustó mucho pero que no repetiría. Es un masaje que duele y que te deja como nuevo, pero no es lo mismo no saber qué te van a hacer que saberlo de antemano, así que no volví a repetir, ya que sólo de pensar en todo lo que me había crujido el cuerpo me daba miedito… El resto de días nos dimos masajes de pies y son la gloria. No sabes lo que es patear durante todo el día a 40ºC y dedicar media hora antes de cenar o de tomarte unas cervezas a relajarte y a que te dejen los pies como si caminaras por las nubes; ¡son tan maravillosos que hasta parece que el calzado te queda grande! No concibo viajar a Tailandia y volver sin haberse dado al menos un masaje.

Si estáis en Chiang Mai y queréis daros el masaje en la Cárcel de Mujeres, id por la mañana a pedir hora para ese mismo día; nosotras lo dejamos para el último día y nos quedamos sin poder disfrutar de esa experiencia, así que fuimos a uno de los centros que han abierto las antiguas presas de la cárcel (hay varios en la ciudad, a nosotras nos indicaron el más cercano, a apenas 5 minutos caminando). Es una experiencia 100% recomendable.

Wat Yai Chai Mongkhon – Ayutthaya

Ten cuidado con el tráfico

Especialmente en las ciudades, los taxistas y conductores de tuk tuk van como locos, no respetan muchas de las señales, en los cruces van a intentar siempre ser los primeros y los cinturones de seguridad brillan por su ausencia tanto en taxis como en tuk tuks.

Sé prudente si alquilas una moto para recorrer las islas

Esto es importante para todos, pero sobre todo si no conduces motos de manera habitual… Aparte del tráfico caótico, de la falta de señalización o de lo locos que conducen los vehículos que te rodean, hay muchas posibilidades de que te intenten cobrar cargos extras por seguros, daños en la moto, etc. Fíjate bien en los desperfectos que tiene cuando la alquiles (haz fotos y coméntaselo a la oficina de alquiler) y no pagues nada extra que no esté especificado en el momento en el que la recoges. Ten en cuenta además que la policía puede multarte por cosas que no siempre son legales, así que ante la duda, infórmate (el perfil de Mochileros en Tailandia te ayudará mucho en este tema).

Disfruta de la marcha nocturna tailandesa

Yo no soy muy noctámbula, prefiero los planes de día, pero reconozco que disfruté de tomar unas cervezas en Khao San Road, de cenar en el Mercado Nocturno de Chiang Mai (donde le mismo te bebes una cerveza, te comes un pad thai o te vas de compras por el mercadillo), de ver Bangkok desde las alturas en el Sirocco o de tomar unas copas en la playa disfrutando de los espectáculos de Koh Phi Phi…

Doi Suthep – Chiang Mai

Date un capricho

Tailandia es un país barato (aunque, debido al turismo, se ha encarecido en los últimos años), por lo que cenar en un sitio caro o tomarte una copa en un skybar es algo que prácticamente todos nos podemos permitir. Nosotras optamos por tomar una copa en el Sirocco, famoso por la peli “Resacón 2” y debo decir que las vistas son espectaculares, especialmente si vas cuando empieza a anochecer. Es verdad que pagué por un vino lo que no está en los escritos y que se puso a llover a cántaros cuando estábamos ahí arriba, pero en una ciudad cara no nos hubiéramos podido dar el capricho y en Bankgok lo disfrutamos muchísmo.

No compres, vendas ni consumas drogas

Creo que esto no tengo ni que decirlo, pero os lo recuerdo por si a alguno se os ha pasado por la cabeza… Tailandia es un país con una tolerancia cero ante la droga y no son pocos los casos de turistas que han acabado en cárceles tailandesas por tráfico de drogas. Las penas por estos delitos son altísimas, los juicios son totalmente ridículos y no creo que a nadie le apetezca pasar los próximos 50 años de su vida en una cárcel tailandesa.

Déjate llevar por el ritmo de allí

Las calles huelen a comida (no siempre agradable), los vendedores te van a acosar constantemente, hay humedad, hace calor y cruzar la calle es una odisea entre tanto coche, tuk tuk y moto. Pero ¿y qué?, ¡estás en Tailandia!, siéntate a disfrutar de un pad thai y un zumo y relájate.

Phra Nang Cave Beach – Krabi

……………………………….

Espero que este post haya aumentado vuestras ganas de viajar a Tailandia, si ya las teníais, o haya despertado en vosotros la curiosidad por conocer el país de la sonrisa, si era un destino que nunca se os había pasado por la cabeza. En cualquier caso, os puedo asegurar que Tailandia no os decepcionará y que volveréis con ganas de seguir conociendo otros países asiáticos.

2 thoughts on “Consejos para viajar a Tailandia

    1. Ojalá podáis ir pronto chicos! A mí me sorprendió muchísimo, me gustó todo lo que vi, el ambiente, la gente, el caos de Bangkok, la naturaleza de Chiang Mai, la belleza de las playas… Una maravilla!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *