Budapest Europa Hungría

Guía para organizar un viaje a Budapest

Budapest es, sin duda, una de las ciudades más bonitas de Europa. La capital de Hungría, conocida como “La Perla del Danubio”, fue fundada en 1873 con la unión de tres ciudades, Buda y Óbuda, en la orilla occidental, y Pest, en la orilla oriental.

Alberga varios lugares que son Patrimonio de la Humanidad, como el Castillo de Buda, la Plaza de los Héroes, la Avenida Andrássy y la línea M1 de metro (el segundo metro subterráneo más antiguo del mundo). Además, aquí se encuentra el tercer Parlamento más grande del mundo (por detrás de los de Bucarest y Buenos Aires), la Sinagoga más grande de Europa y la segunda más grande del mundo (tras la Sinagoga Emanu-El de Nueva York) y el mayor sistema de aguas termales conocido.

Todo esto y más lo encontrarás en Budapest. ¿Quieres organizar tu viaje a la capital húngara y que todo salga perfecto? ¡Sigue leyendo!

El Puente de las Cadenas desde la orilla de Buda

BREVE HISTORIA DE BUDAPEST

En el lugar donde actualmente se ubica Budapest, hubo asentamientos celtas desde el siglo I a.C. y fue más tarde ocupada por los romanos, con el nombre de Aquincum (de donde sale el gentilicio de los habitantes de Budapest,  aquineos o aquincenses), capital de la región romana de Panonia. Tras dejar de ser parte del Sacro Imperio Romano en el año 829, en esta zona se asentaron 7 tribus magyares, que están consideradas como las fundadoras de Hungría, convirtiendo Aquincum en Óbuda y construyendo las ciudades de Buda y Pest, a ambas orillas del Danubio.

En el siglo X se fundó oficialmente el Reino de Hungría, con la coronación de Esteban I, su primer rey, y cuya capital se estableció en la ciudad de Buda a mediados del siglo XIV. A mediados del siglo XVI la ciudad fue conquistada por los turcos, que ocuparon la ciudad durante más de 140 años, hasta su derrota a manos de los Habsburgo. Así, Hungría pasó a formar parte del territorio de dicho imperio a principios del siglo XVIII.

En 1867 surgió el Imperio Austro-húngaro, con capital en Viena, aunque durante años hubo tensiones dentro del imperio entre Austria y Hungría.

En 1873, las ciudades de Buda, Pest y Óbuda se fusionaron para fundar la actual ciudad de Budapest, que rivalizó en importancia con Viena dentro del Imperio. Esto fue en parte gracias al Emperador Francisco José I y su esposa Sissi, que era una enamorada de Budapest y pasaba largas temporadas en la ciudad.

Tras la Primera Guerra Mundial, en 1918, el Imperio Austro-húngaro se disolvió, lo que provocó que Hungría perdiera dos tercios de su territorio (entre los que se encuentran zonas de los actuales Eslovaquia, Rumanía y Croacia).

En la Segunda Guerra Mundial y, a pesar de la amplia población judía del país, Hungría apoyó a Hitler y fundó el Partido de la Cruz Flechada en 1935, un partido nazi. Este apoyo no impidió que Alemania invadiera Hungría en 1944, asesinando o deportando a campos de concentración a miles de judíos y destruyendo parcialmente la ciudad de Budapest.

Monumento de los Zapatos, que conmemora el asesinato de miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial

Tras el fin de la guerra y la liberación de Hungría por parte de las tropas soviéticas, la URSS dominó Hungría durante 45 años, instaurando un régimen comunista muy duro que se mantuvo hasta la caída del Telón de Acero. A pesar de ello, en 1956 la ciudad se sublevó contra el gobierno soviético, dando lugar a la Revolución Húngara, que fue sublevada por los soviéticos y que causó más de 3.000 muertos en apenas 20 días.

Con la caída de la URSS en 1989, Hungría abandonó el comunismo, y los principales monumentos comunistas se trasladaron del centro de Budapest a Memento Park, a las afueras de la ciudad.

Desde 2010, Hungría está gobernada por la ultraderecha, que, inexplicablemente, ha ganado 3 elecciones seguidas. El actual gobierno húngaro favorece las políticas intervencionistas en cuestiones económicas, además de promulgar políticas anti-inmigración.

CUÁNTOS DÍAS SE NECESITAN PARA VISITAR BUDAPEST

A pesar de que no es una ciudad especialmente grande, hay mucho que ver y que disfrutar en Budapest, por lo que un fin de semana se queda un poco corto…

Si quieres exprimir la ciudad al máximo, te recomiendo que le dediques al menos 3 días, uno a la zona de Buda (donde se encuentra el Bastión de los Pescadores, el Castillo de Buda, la Ciudadela…) y dos a la zona de Pest (para visitar lugares como el Parlamento, la Basílica de San Esteban, el Mercado Central, la Avenida Andrássy, etc).

En mi viaje estuvimos 3 días y, debido al frío, hubo sitios que no pudimos visitar, ya que el tercer día amaneció nevado y no paró de nevar y tuvimos que descartar la visita a la Ciudadela de Budapest, en la Colina Gellert, ya que hacía demasiado frío para subir hasta allí…

Bastión de los Pescadores, uno de los mejores miradores de Budapest

CÓMO LLEGAR AL CENTRO DE BUDAPEST

Si viajas a Budapest en avión

Budapest está muy bien conectada en avión con las principales ciudades de Europa. Desde España, se puede llegar hasta la capital húngara con las aerolíneas Ryanair y Wizzair, desde Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga o Palma de Mallorca.

El aeropuerto Budapest-Ferenc Liszt está a unos 16 kilómetros al sur de la ciudad y se comunica con el centro mediante autobús, mini van o taxi.

En autobús

Para llegar desde el aeropuerto a Budapest en autobús la mejor opción es el autobús 100E, que conecta la terminal 2 del aeropuerto (a la que llegará tu vuelo porque la 1 está cerrada y la 3 está en construcción) con la plaza Deák Ferenc tér, en el centro de la ciudad. Desde allí, podrás coger otro autobús, metro o tranvía para llegar a tu alojamiento. Antes, hace parada en las estaciones de metro Kálvin Tér y Astoria.

El autobús 100E funciona todos los días del año, pasa cada 10-20 minutos y tarda unos 40 minutos en hacer el recorrido completo (en ambos sentidos). Del aeropuerto al centro circula entre las 5:00 y a la 1:20 y desde el centro hasta el aeropuerto circula desde las 3:40 hasta las 00:40. El precio del billete es de 900 HUF (unos 2,70€) y es un billete especial que se puede comprar en los mostradores de BKK del aeropuerto, en las máquinas que hay fuera de las terminales y, en Deák Ferenc tér, a la persona que está a la entrada del autobús. ¡No olvides validarlo cuando subas!

Otra opción es coger el autobús 200E y el metro, pero sólo te interesa si tu alojamiento está en alguna parada de la línea M3 de metro, ya que el trayecto en autobús es de 35 minutos desde el aeropuerto hasta la estación de metro Kobanya-Kispest y luego hay que añadirle el trasbordo y el trayecto en metro, por lo que la duración total para llegar al centro será más larga que con la línea 100E. Eso sí, el autobús 200E funciona las 24 horas del día (pasa 1 o 2 veces por hora durante la noche), por lo que es una buena opción si llegas a Budapest de madrugada.

Lo bueno de esta opción es que el precio es el del billete de trasbordo (530 HUF, aproximadamente 1,60€) y que si está incluido en la Budapest Card.

Puente de las Cadenas y detrás el Castillo de Buda

En minivan

Si viajas en un grupo grande de hasta 8 personas, una buena opción es miniBUD, unos minibuses que conectan la Terminal 2 del aeropuerto con cualquier punto de Budapest, por lo que te pueden dejar directamente en la puerta de tu alojamiento. El precio varía dependiendo del número de personas que viajan (desde 17,50€ para una persona hasta 6€ por persona si viajas en un grupo de 8).

Los billetes se pueden reservar con antelación o comprarlos directamente en el aeropuerto, en el mostrador de información que hay antes de salir de la terminal. No tienen un horario concreto, funcionan las 24 horas del día y su hora de salida depende de que se llenen, y la duración del trayecto depende de la ubicación de tu alojamiento, pero suele ser unos 40 minutos hasta el centro de la ciudad (aunque puede ser bastante más si vas con más gente que se aloja en otros sitios y tu parada es la última).

En taxi

Si llegas a Budapest de madrugada, si viajas en un grupo de 4 o si simplemente buscas la opción más cómoda para llegar directamente a tu alojamiento, puedes optar por ir hasta el centro en taxi. El trayecto es de unos 30-40 minutos y el precio está en torno a unos 20€ (dependiendo del tráfico y de dónde esté ubicado tu alojamiento).

Para pedir un taxi, verás que, según sales de la terminal, hay una cola para pedir los taxis en una especie de mostrador. Allí, le tienes que decir al trabajador a dónde vas, y te dará un papel en el que aparece la dirección de tu alojamiento y la matrícula de tu taxi. Detrás del mostrador está la parada, tendrás que esperar a que venga el tuyo y, una vez dentro, darle el papel con la dirección. El taxi se puede pagar tanto en efectivo (en HUF) como con tarjeta.

Si viajas a Budapest en tren

Si combinas tu viaje a Budapest con otras ciudades europeas, debes saber que también se puede llegar fácilmente en tren desde Viena y Bratislava. El trayecto desde ambas ciudades es de unas 3 horas y el precio va desde 24€ a 45€, dependiendo del horario y del tipo de tren. También se puede llegar a Budapest en tren desde otras ciudades europeas como Praga, Munich, Berlín, Varsovia…, pero son trayectos mucho más largo, por lo que es más recomendable ir en avión.

Hay tres estaciones de tren en Budapest:

  • Estación Keleti: se encuentra al este de la ciudad y desde aquí salen y llegan los trenes que comunican Budapest con ciudades como Munich, Zurich, Viena, Praga… Por esta estación pasa la línea M2 de metro
  • Estación Nyugati: se encuentra al oeste de la ciudad y desde aquí salen y llegan los trenes que unen Budapest con ciudades como Viena o Bratislava. Por esta estación pasa la línea M3 de metro.
  • Estación Deli: se encuentra en la orilla de Buda y conecta Budapest con otros lugares de Hungrçia, como el Lago Balaton

Llegar a Budapest en barco

Una forma preciosa (aunque bastante más cara) de llegar a Budapest desde Viena y Bratislava es el barco. Las tres ciudades se encuentran a orillas del Danubio y varios cruceros las unen con trayectos diarios desde abril hasta octubre. El trayecto dura 4:30 horas desde Viena y 3 desde Bratislava y hay distintos precios dependiendo de la categoría del barco.

El Parlamento de Budapest visto desde el Danubio

ALOJAMIENTO EN BUDAPEST

Al ser una ciudad dividida en dos zonas, tendrás que decidir es en cuál de las dos prefieres alojarte.

Alojamiento en Buda

Si buscas tranquilidad, lo mejor es que te alojes en Várkerület, el Distrito del Castillo (Distrito I), en la zona de Buda. Aquí se encuentran monumentos como el Bastión de los Pescadores o el Castillo de Buda y es un barrio con una amplia oferta hotelera y mucho turismo durante el día, pero muy tranquila por la noche, ya que se puede disfrutar de restaurantes, paseos, etc. sin el agobio de estar en una zona de marcha.

Alojamiento en Pest

Si por el contrario buscas alojarte en el centro de la ciudad y en zonas más animadas, lo mejor es que te alojes en Pest (en la orilla este del Danubio), ya que aquí suele haber más ambiente tanto de día como de noche. Los mejores barrios para alojarte en Pest son:

  • Belváros-Lipótváros: perfecto si buscas estar cerca de algunos de los principales monumentos de la ciudad (el Parlamento, el Puente de las Cadenas, la Basílica de San Esteban) y moverte a pie durante tu visita, pero no te interesa estar en el centro de la vida nocturna de la ciudad
  • Terézváros: en este barrio se ubica la monumental Avenida Andrássy, por lo que es el lugar perfecto si buscas alojarte en una zona elegante y tranquila, pero lo suficientemente cerca de las zonas nocturnas más animadas (al este de la avenida) o de la estación de tren de Budapest (al oeste de la avenida)
  • Erzsébetváros: en el famoso Barrio Judío de Budapest los alojamientos suelen ser bastante baratos (aunque se encarecen cuanto más cerca están de la Avenida Andrassy) y es la zona perfecta si te gustan los barrios decadentes y alternativos. Además, aquí se encuentran los famosos ruin bars

En mi viaje nos alojamos en Erzsébetváros, en la zona más cercana a Terézváros. Reservamos un apartamento a través de Booking y lo tuvimos para nosotras solas: un duplex con dos habitaciones, un baño, salón y cocina al que se accede desde un patio interior típico de los edificios de esta zona. Si buscas un buen alojamiento en Budapest, échale un vistazo a BPM-Csányi Apartments.

Puente de la Libertad, uno de los puentes que cruzan el río Danubio

CÓMO MOVERSE POR BUDAPEST

La mejor forma de moverse por Budapest es a pie, ya que es una ciudad pequeña y la mayoría de sus monumentos están relativamente cerca y es fácil llegar a ellos a pie. La orilla de Pest es prácticamente plana, por lo que incluso personas con problemas de movilidad o con carritos de bebé podrán recorrerla a pie. Por el contrario, la zona de Buda es más medieval y hay bastantes cuestas y escaleras.

Pero si no te apetece caminar, no te preocupes. Budapest cuenta con un buen sistema de transporte que incluye metro, autobús, trolebús, tranvía, tren, barco y hasta un funicular. Durante mi viaje, pude probarlos casi todos y lo cierto es que funcionan muy bien. Además, considerando que pasamos mucho frío en nuestro viaje a Budapest, tener un buen sistema de transporte público nos vino genial para entrar en calor cuando lo necesitábamos.

Metro

El Metro de Budapest tiene 4 líneas y la M1 es la segunda línea subterránea más antigua del mundo. Conecta los principales puntos de la ciudad a ambas orillas del Danubio y circula desde las 4:30 hasta las 23:00. En algunas paradas, al igual que en Nueva York, cada sentido tiene su propia entrada, por lo que tendrás que mirar hacia qué sentido vas antes de entrar en una u otra. Una vez dentro, sobre las propias vías, verás los carteles que indican si estás en el andén correcto.

Estación de metro Opera, de la línea M1, la más antigua de la ciudad

Autobús

El sistema de autobuses de Budapest está compuesto por más de 200 líneas y es perfecto para visitar las zonas por las que no pasa el metro. Aunque funciona muy bien, en hora punta es mejor evitarlo y coger en su lugar tranvía o metro, para evitar los atascos… Al igual que el metro, circulan en horario diurno de 4:30 a 23:00 y en horario nocturno de 23:00 a 5:00.

Tranvía

Si no te gusta el metro pero quieres evitar el autobús, la opción perfecta para tí es el tranvía. Hay más de 40 líneas que recorren la ciudad y algunas de ellas aún utilizan los trenes antiguos. Mi recomendación es que no dejes de montar en la línea 2 (desde Isla Margarita hasta el Mercado Central, en la orilla de Pest) y en las líneas 19 o 41 (desde Batthyány tér hasta la Colina Gellert, en la orilla de Buda). Con ambos, disfrutarás de increíbles vistas de la orilla del Danubio.

Trolebús

Yo no llegué a utilizarlo, pero vi pasar varios durante mi viaje. Lleva funcionando desde finales de los años 40 y está compuesto por 15 líneas, que circulan sobre todo en la periferia de la ciudad. Al igual que el autobús, es un medio de transporte lento, ya que depende del tráfico, por lo que no es el más recomendable.

Funicular

Conecta la plaza Clark Ádám Tér (junto al Puente de las Cadenas) con el Castillo de Buda y es la opción perfecta para subir al castillo si estás cansado de caminar o si tienes problemas de movilidad. El funicular actual es una reconstrucción que se hizo tras la Segunda Guerra Mundial, pero sigue fielmente el modelo original. Funciona desde las 7:30 hasta las 22:00 y el precio es de 1200 Ft (unos 3,60€) por trayecto (si compras billete de ida y vuelta tiene un descuento).

Funicular del Castillo de Buda

Precio del transporte

El precio del billete sencillo es de 350 HUF (1€), el billete con trasbordo (si vas a coger metro + tranvía o autobús) es de 530 HUF (1,60€) y el bono de 10 viajes es de 3.000 HUF (unos 9€). Con el bono de 10 viajes no puedes hacer trasbordo de un transporte a otro.

Si vas a usar el transporte durante varios días, te compensa mucho comprar los bonos de 1 día (1.650 HUF, unos 5€), 3 días (4.150 HUF, unos 12,50€) o 7 días (4.950 HUF, unos 15€). Estos abonos se validan antes del primer viaje, no hace falta validarlos cada vez que utilizas el transporte.

Tanto los billetes sencillos como los bonos se pueden comprar en las estaciones de metro y en las máquinas que hay en muchas paradas de autobús y de tranvía.

BUDAPEST CARD

Si además de utilizar mucho el transporte público, tienes intención de visitar los principales museos de la ciudad, disfrutar del Balneario Lukasz y de descuentos en algunos monumentos, lo mejor que puedes hacer es comprar la Budapest Card.

Con la Budapest Card podrás moverte por la ciudad en cualquier medio de transporte durante los días de validez de tu tarjeta (incluido el Castle Bus, pero no el transporte desde y hasta el aeropuerto), además de disfrutar de visitas guiadas en Buda y en Pest, entradas a museos las 4 primeras horas gratis en BPKoffer (para dejar las maletas si, como yo, no las puedes dejar en el apartamento el último día) y descuentos de hasta el 50% en varias actividades, como los autobuses turísticos Hop on – Hop off.

La Budapest Card puede tener validez desde 24 horas (1 día) hasta 120 horas (5 días) y empieza a contar desde la hora que tú indiques en la tarjeta. Es decir, si llegas a Budapest por la noche y ese día no vas a utilizar la tarjeta, indica el día siguiente en el reverso, donde pone “Start date”. Se puede adquirir online en la web de Budapest Card, en el aeropuerto o en las Oficinas de Turismo Budapestinfo Point (la principal está en la Plaza Deák Ferenc tér).

Si quieres saber todo lo que ofrece, consulta la página web de Budapest Card, donde podrás ver si te compensa adquirirla para tu viaje.

Iglesia de Matías

BALNEARIOS DE BUDAPEST

La capital húngara es conocida como la Ciudad de los Balnearios desde 1934. Los baños de Budapest llevan funcionando desde la época romana, aunque adquirieron mayor protagonismo a principios del siglo XX. La ciudad tiene 118 manantiales de aguas termales, tanto naturales como artificiales, y numerosos balnearios que suponen el plan perfecto para terminar un día de viaje.

Los principales balnearios son mixtos, pero algunos tienen unos días para mujeres y otros para hombres, así que, si viajas en pareja, tendrás que mirar bien que podáis entrar los dos el mismo día. Mi recomendación es que lleves, aparte del bañador, tu propia toalla y chanclas, ya que así no tendrás que alquilar las que te ofrecen allí.

Balneario Széchenyi

Se encuentra en la zona de Pest y es uno de los favoritos de los viajeros que visitan Budapest. Fue inaugurado en 1913 y es uno de los recintos termales más grandes de Europa, con 15 piscinas (3 exteriores y 12 interiores). Además de ser una opción estupenda para terminar el día en la ciudad, también puedes pasar aquí el día entero, ya que las entradas no tienen hora. El precio de la entrada varía entre 4.900 y 6.000 HUF (entre 15 y 18€), dependiendo de si quieres vestuario individual o no, de si alquilas la toalla y chanclas o las llevas tú…

Balneario Széchenyi

Balneario Gellert

Se encuentra en la zona de Buda, en el Hotel Gellert, y lleva abierto desde 1918 (antes de la construcción del hotel). Es el balneario más bonito de Budapest, aunque es más pequeño que el Balneario Széchenyi, y sus instalaciones son bastante antiguas. Además, es algo más caro; el precio de la entrada varía entre 5.600 y 6.800 HUF (entre 16,5 y 20€), dependiendo de si quieres vestuario individual o taquilla, de si vas entre semana o fin de semana y de si coges horario de primera hora de la mañana o última de la tarde. Lo mejor es que consultes los precios en su página web para ver todas las opciones

Balneario Rudas

Se encuentra también en la zona de Buda y está considerado como uno de los baños turcos más bonitos del mundo. Se construyó a mediados del siglo XVI, bajo la época de dominación otomana, aunque ha sufrido varias reformas y ampliaciones. Entre semana sólo pueden entrar hombres y el uso del bañador no es obligatorio; durante los fines de semana es mixto y es obligatorio usar bañador. El precio de la entrada varía entre 2.150 y 5.000 HUF (entre 6,5 y 15€) dependiendo de si quieres vestuario individual o no, de si alquilas la toalla y chanclas o las llevas tú…

Otros balnearios importantes son Lukács y Király.


Pronto publicaré más posts sobre Budapest, para que aproveches al máximo tu visita a la ciudad.

(1) Comentario

  1. Budapest se nos está resistiendo más de la cuenta 😔 Parece que no encontramos el momento y cuando lo hacemos, los vuelos están carísimos 🤷🏼‍♀️
    Me guardo este post en favoritos para cuando vayamos, ¡seguro que nos será muy útil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: