Alemania Berlín Europa

13 lugares imprescindibles que ver en Berlín

Berlín es una ciudad muy grande y se necesita un mínimo de 5 días para conocerla en condiciones, pero a veces nos tenemos que conformar con un escaso fin de semana para visitar la ciudad… Si ése es tu caso, lo primero que tienes que hacer es leer mi post con consejos para organizar tu viaje a Berlín, y lo segundo, memorizar esta lista de imprescindibles para sacarle a tu visita el máximo partido.

Berlín tiene mucho que ver, mucho que disfrutar y mucho que comer, pero si tienes pocos días tendrás que centrarte en sus lugares más destacados (aunque hay muchos más). ¿Te vienes a descubrir Berlín en un fin de semana? ¡Vamos allá!

PUERTA DE BRANDENBURGO

La Puerta de Brandenburgo desde Pariser Platz

Es uno de los principales emblemas de Berlín. Está ubicada en Pariser Platz, y desde ella salen la Avenida Unter den Linden, que llega hasta la Isla de los Museos, y la Calle 17 de Junio, que atraviesa el Tiergarten.

Se inauguró en 1791, durante el reinado de Federico Guillermo II de Prusia, y era  una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad (la única que se conserva de las 18 que había en su momento). Es de estilo Neoclásico, inspirada en los propileos de la Acrópolis de Atenas, y tiene una altura de 26 metros, con columnas dóricas. Sobre ella hay una cuadriga de casi 5 metros de altura, hecha en cobre, que representa a la diosa Victoria.

Históricamente, ha sido escenario de muchos grandes momentos de la ciudad. A principios del siglo XIX, cuando las tropas de Napoleón invadieron Berlín, se llevaron la cuadriga, que no se recuperó hasta 8 años después. Durante los casi 30 años en los que estuvo en pie el Muro de Berlín, quedó en tierra de nadie, ya que se encontraba entre los dos muros. Tras la caída en 1989, se convirtió en símbolo de la Alemania Reunificada.

MEMORIAL A LOS JUDÍOS ASESINADOS EN EUROPA

Memorial a los judíos asesinados en Europa

Este monumento se inauguró en 2005 para conmemorar la muerte de los 6 millones de judíos asesinados durante  la Segunda Guerra Mundial. Está formado por 2.711 bloques de hormigón de diferentes alturas sobre un suelo que se inclina subiendo y bajando con la intención de que sus visitantes lleguen a sentir agobio a medida que caminan entre ellos, aunque el efecto es diferente para cada persona.

En uno de los laterales del monumento hay un Centro de Información que repasa la política de exterminio que se llevó a cabo bajo el gobierno del Partido Nacionalsocialista entre 1933 y 1945, incluyendo el nombre y año de nacimiento y de muerte de todas las víctimas del Holocausto.

Aunque el monumento se puede visitar en cualquier momento del día, el Centro de Información abre de martes a domingo de 10.00 a 20.00 de abril a septiembre y de 10.00 a 19.00 de octubre a marzo. La entrada, como la de todos los museos y monumentos que tratan la temática del nazismo, es gratuita.

REICHSTAG

Interior de la cúpula del Reichstag

El edificio del Reichstag alberga la sede del Parlamento Alemán (el Bundestag). Se construyó a finales del siglo XIX y sufrió un gran incendio en 1933 que, junto con los bombardeos que sufrió la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, lo dejaron parcialmente destruido.

En 1995 se encargó su reconstrucción al arquitecto Norman Foster, que construyó la famosa cúpula de cristal que hoy caracteriza a este edificio. El Reichstag forma parte de un conjunto de edificios, entre los que se encuentra también la Cancillería Alemana, y que se ubican al norte del Tiergarten.

El Reichstag se puede visitar de manera gratuita y hay dos maneras de hacerlo: sólo la cúpula o una visita guiada por el edificio además de la cúpula. En ambos casos, las entradas se tienen que reservar con antelación en la página web: aquí podrás reservar la visita a la cúpula y aquí la visita guiada al Reichstag, que es la que hicimos nosotras. Esta visita dura 90 minutos y hay varios horarios en varios idiomas.

Si estás muy interesado en la política, te recomiendo que hagas la visita guiada al edificio, ya que su historia es muy interesante. Pero si no es un tema que te interese mucho, puedes visitar simplemente la cúpula.

Para ambas visitas, tendrás que llevar tu entrada y pasar por las casetas de control que hay en el acceso. Si no has conseguido comprar las entradas online, puedes intentar comprarlas el mismo día en las taquillas que hay frente al Reichstag, en la acera de enfrente, donde puedes comprar entradas de última hora si hay disponibilidad en alguno de los turnos… ¡No te olvides de llevar contigo tu DNI o pasaporte! El Reichstag es un edificio oficial y no podrás entrar si no estás debidamente identificado.

La visita a la cúpula se puede hacer todos los días del año de 8.00 a 24.00, excepto el 24 de diciembre y la tarde del 31 de diciembre. El último acceso es a las 21.45.

TIERGARTEN

Paseando por el Tiergarten hasta la Columna de la Victoria

Junto al Reichstag se encuentra el Tiergarten, el parque más grande la ciudad, atravesado por la Avenida del 17 de Junio, que sale desde la Puerta de Brandenburgo. El Tiergarten ocupa 210 hectáreas y es perfecto para pasear, montar en bici, hacer un picnic, y visitar algunos de sus principales monumentos, como la Columna de la Victoria, el Monumento a Bismarck, o el Monumento conmemorativo a los soldados rusos que liberaron la ciudad.

La Columna de la Victoria se encuentra más o menos en el centro del Tiergarten y es uno de los principales miradores desde los que ver Berlín desde las alturas. Se construyó en 1864 frente al Reichstag y se trasladó a su ubicación actual durante el nazismo. Tras la Batalla de Berlín, se mantuvo en pie, aunque se tuvo que reconstruir parcialmente.

Si quieres visitarla, tendrás que acceder a ella por los laterales de la rotonda, que llevan a unos pasillos subterráneos desde los que se accede hasta la rotonda. Una vez allí, tendrás que hacer cola para comprar la entrada (3€) y subir los 285 escalones de la escalera de caracol que llega hasta la parte alta. No es en absoluto apta para personas con movilidad reducida, ya que incluso para llegar a la base hay que subir y bajar escaleras, no hay ascensores.

Abre del 1 de abril al 31 de octubre de 9.30 a 18.30 (de lunes a viernes) y de 9.30 a 19.00 (sábados y domingos) y del 1 de noviembre al 31 de marzo de 10.00 a 17.00 (de lunes a viernes) y de 10.00 a 17.30 (sábados y domingos).

GENDARMENMARKT

Konzerthaus en Gendarmenmarkt

Esta plaza del siglo XII es una de las más bonitas de Berlín y aquí se encuentran la Konzerthaus y las dos catedrales gemelas alemana y francesa. La Konzerthaus es la sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín. Aunque el edificio es de principios del siglo XIX, su interior quedó prácticamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que lo que vemos hoy en el interior es una reconstrucción.

A ambos lados de la plaza hay dos iglesias barrocas. La Catedral Francesa (Französischer Dom) se construyó para los hugonotes franceses de culto calvinista, mientras que la Catedral Alemana (Deutscher Dom) aunaba los cultos luterano y calvinista para fieles alemanes. Ambas catedrales quedaron prácticamente destruidas durante la Batalla de Berlín y fueron reconstruidas en los años 70 y 80 del siglo XX.

En la actualidad, la catedral francesa se utiliza como iglesia de culto protestante, además de albergar el Museo de los Hugonotes y un mirador en su torre, mientras que la catedral alemana alberga el Museo del Bundestag (de acceso gratuito), donde puedes conocer la historia de la democracia alemana. 

CATEDRAL

Vista trasera de la Catedral de Berlín

La ciudad de Berlín tiene varias catedrales, pero la principal es ésta, llamada en realidad Berliner Dom, el edificio religioso más representativo de la ciudad.

Está situada en la Isla de los Museos y se construyó durante el Segundo Reich en estilo neobarroco, sobre una antigua catedral barroca. Tras la Segunda Guerra Mundial quedó prácticamente destrozada, por lo que lo que vemos ahora es la reconstrucción que se hizo tras la reunificación alemana en 1990, aunque la altura es menor que la original.

Destaca sobre todo por su gran cúpula de cobre, de color verde, a la que se puede subir para disfrutar de unas vistas preciosas de Berlín. Merece mucho la pena subir los 270 escalones que llevan hasta aquí pero, de nuevo, no es una visita apta para personas con movilidad reducida, ya que no tiene ascensor.

El precio de la entrada es de 7€ para adultos (5€ si tienes la tarjeta Berlín Welcome Card) y el horario es del 1 de abril al 30 de noviembre de 9.00 a 20.00 (de lunes a sábado) y de 12.00 a 20.00 (domingos y festivos), y del 1 de octubre al 31 de marzo de 9.00 a 19.00 (de lunes a sábado) y de 12.00 a 19.00 (domingos y festivos). Nosotras fuimos a primera hora, sobre las 9.10 estábamos allí, y no había nada de cola, pudimos pasar las primeras y en la cúpula estábamos prácticamente solas.

Después de visitarla, no dejes de cruzar el río Spree para ver la parte trasera, ya que las vistas desde aquí merecen mucho la pena.

ISLA DE LOS MUSEOS

Museumsinsel (la Isla de los Museos) es una pequeña isla en el río Spree que alberga los 5 museos más importantes de Berlín y cuyo conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. Las colecciones de arte y arqueología que se encuentran en estos museos formaban parte de las colecciones de varios reyes prusianos, algunas de cuyas obras se empezaron a exponer en el Altes Museum desde 1830. 

Durante la Segunda Guerra Mundial y, al igual que el resto de la ciudad, la mayoría de estos museos quedaron destruidos, por lo que se tuvieron que reconstruir. Además de estos 5 museos, en la Isla de los Museos se encuentra también la Catedral de Berlín.

Si tienes intención de visitar todos los museos de la Isla de los Museos, te recomiendo que compres la Museumspass, que tiene un precio de 29€ para adultos o 14,50€ para estudiantes, y se puede adquirir en las oficinas de Información Turística de Berlín. Si sólo vas a visitar uno o dos, lo mejor es que reserves las entradas con antelación a través de las páginas web de cada uno de los museos.

Exterior del Museo Bode, en la Isla de los Museos

Altes Museum (Museo Antiguo)

Se inauguró en 1830 y es el más antiguo de todos los museos. Su arquitecto fue Karl Friedrich Schinkel y en él se exponen principalmente obras griegas y romanas, además de algunas antigüedades de la colección de Federico Guillermo III de Prusia.

El Altes Museum abre de martes a domingo de 10.00 a 18.00 (los jueves hasta las 20.00) y el precio de la entrada es de 10€ para adultos y 5€ para estudiantes (gratis con la Museumspass Berlin).

Neues Museum (Museo Nuevo)

Se inauguró en 1859 y quedó muy destruido tras la Batalla de Berlín, por lo que tuvo que ser reconstruido, basándose en los planos y la distribución original del museo, tras permanecer cerrado durante más de 70 años. Aquí se exponen objetos de la Prehistoria, esculturas romanas y una importante colección de obras de arte egipcio (momias, papiros, figuras funerarias, pero su obra principal es el Busto de Nefertiti).

El Neues Museum abre de lunes a domingo de 10.00 a 18.00 (los jueves hasta las 20.00) y el precio de la entrada es de 12€ para adultos y 6€ para estudiantes (gratis con la Museumspass Berlin).

Alte Nationalgalerie (Antigua Galería Nacional)

Fachada de la Alte Nationalgalerie

Se inauguró en 1876 para albergar una colección de obras pictóricas del siglo XIX, de artistas como Caspar David Friedrich o Karl Friedrich Schinkel. El edificio quedó muy destruido durante la Segunda Guerra Mundial, y fue reconstruido a finales del siglo XX, manteniendo la estructura de templo romano.

La Alte Nationalgalerie abre de martes a domingo de 10.00 a 18.00 (los jueves hasta las 20.00) y el precio de la entrada es de 10€ para adultos y 5€ para estudiantes (gratis con la Museumspass Berlin).

Museo Bode

Se inauguró en 1904 y alberga una importante colección de Arte Bizantino, escultura y numismática. En su origen se llamó Museo Kaiser Friedrich, pero cambió su nombre a finales del siglo XX, una vez que se terminaron las obras de reconstrucción del edificio, que quedó muy dañado tras la Batalla de Berlín.

El Museo Bode abre de martes a domingo de 10.00 a 18.00 (los jueves hasta las 20.00) y el precio de la entrada es de 10€ para adultos y 5€ para estudiantes (gratis con la Museumspass Berlin).

Pergamonmuseum (Museo de Pérgamo)

Se inauguró en 1930 y es el más impresionante de los 5 museos. Aquí podrás ver la reconstrucción a tamaño real del Altar de Zeus en Pérgamo, la Puerta de Ishtar de Babilonia o la puerta del Mercado de Mileto, además de una importante colección de antigüedades y obras de arte islámico.

El Museo de Pérgamo abre de lunes a domingo de 10.00 a 18.00 (los jueves hasta las 20.00) y el precio de la entrada es de 19€ para adultos y 9,5€ para estudiantes (gratis con la Museumspass Berlin).

Mi recomendación es que, si sólo vas a visitar un museo, elijas el de Pérgamo, ya que es el más espectacular de todos. Si quieres añadir otro yo te recomendaría el Neues Museum. Eso sí, ten en cuenta que la sala del Altar de Pérgamo estará cerrada desde 2014 hasta 2023 por reformas.

EAST SIDE GALLERY

Uno de los graffitis más famosos de la East Side Gallery

Es otro de los sitios imprescindibles que visitar en cualquier viaje a Berlín. El Muro de Berlín se levantó en 1961 y estuvo en pie dividiendo la ciudad en dos durante casi 30 años, hasta su caída en 1989. La East Side Gallery está considerada como la galería al aire libre más grande del mundo, con 1.300 metros en los que hay pintados 103 murales de 118 artistas de 21 países del mundo.

Estos murales se empezaron a pintar en 1990, tras la caída del muro, aunque algunos de ellos se han repintado en los últimos años debido a su deterioro, por el clima, la contaminación y por gente sin dos dedos de frente que pintó sus propios “graffitis” sobre éstos. En el vigésimo aniversario de la caída del muro, la ciudad decidió restaurarlos y ahora podemos disfrutar de ellos casi como se pintaron originalmente.

La visita a la East Side Gallery es totalmente gratuita y las paradas más cercanas para visitarla son: Warschauer Straße (U-bahn y S-bahn) y Berlin Ostbahnhof (S-bahn). Mi recomendación es empieces por Warschauer Straße, aproveches para ver el Puente Oberbaum, y desde allí vayas caminando en sentido oeste, ya que así empezarás por la parte más lejana y te irás acercando al centro.

ALEXANDERPLATZ

Torre de la Televisión en Alexanderplatz

Era el centro del antiguo Berlín Oriental y se encuentra al norte del río Spree. Aunque a mí no me parece especialmente bonita, es uno de los lugares imprescindibles que ver en Berlín, ya que aquí se encuentra la Torre de Televisión (Berliner Fernsehturm), probablemente el mejor mirador de la ciudad, además de ser el edificio más alto de toda Alemania.

Torre de la Televisión

La Torre de la Televisión (Fernsehturm) se construyó en 1969 por parte de RDA como un símbolo del Berlín Oriental. Era una torre  torre de radiodifusión y en la actualidad es uno de los puntos más visitados de la ciudad, ya que desde su mirador se disfrutan de vistas 360º de prácticamente todo Berlín.

Abre todos los días del año, de marzo a octubre de 9.00 a 00.00 y de noviembre a febrero de 10.00 a 00.00. La entrada cuesta 16,50€ para adultos y se puede comprar online en su página web o en la propia torre. En ambos casos tendrás que esperar cola por partida doble: por un lado para comprar o recoger la entrada (en las taquillas o en las máquinas) y por otro para subir, ya que las entradas van con hora, pero como el espacio en el mirador es limitado, hay que esperar a que salga la gente para poder subir.

Marienkirche

Muy cerca de la Torre de la Televisión se encuentra Marienkirche, la iglesia más antigua de Berlín. Se construyó a principios del siglo XIII dedicada al culto católico y tuvo que ser levantada de nuevo durante el siglo XIV, en estilo gótico, ya que la original quedó destruida en un incendio. Su interior tiene decoración tanto gótica como barroca y, tras la Segunda Guerra Mundial, tuvo que ser restaurada de nuevo.

Reloj Mundial

Reloj Mundial en Alexanderplatz

El Reloj Mundial “Urania” (Die Weltzeituhr) de Alexanderplatz se levantó en 1969 en la antigua RDA y marca la hora de 148 ciudades en todo el mundo. Personalmente no me parece especialmente bonito, pero es sin duda uno de los atractivos de Alexanderplatz.

Ayuntamiento Rojo

El Ayuntamiento Rojo (Rotes Rathaus) se construyó en el siglo XIX en ladrillo rojo (de donde viene su nombre) y se encuentra muy cerca de Alexanderplatz; fue sede del ayuntamiento del Berlín Oriental y actualmente es la sede del ayuntamiento de Berlín. Aunque no lo visites por dentro, no dejes de echarle un vistazo a la fachada.

BARRIO JUDÍO

El antiguo Barrio Judío de Berlín se extiende al norte de Alexanderplatz y en él quedan las huellas del pasado judío de la ciudad. No es un barrio como tal, es una zona del distrito de Mitte que se distribuye en torno a la estación de Hackescher Markt.

Si quieres descubrir todos los secretos del barrio judío, puedes hacer esta Visita guiada por el Barrio Judío con Civitatis pero, si lo prefieres, puedes visitarlo totalmente por libre.

Nueva Sinagoga

Exterior de la Nueva Sinagoga de Berlín

Está ubicada en Oranienburg Straße, frente al parque Monbijou. La sinagoga original sufrió muchos daños tras la Noche de los Cristales Rotos y durante la Batalla de Berlín, por lo que se tuvo que derruir y más tarde se construyó una nueva, con influencias de la arquitectura islámica. En el interior de la sinagoga hay una exposición permanente que muestra la historia del barrio judío y de la propia sinagoga.

La Nueva Sinagoga abre de domingo a viernes (los sábados permanece cerrada porque los judíos celebran el Sabbath), y su horario es de domingo a jueves de 10.00 a 18.00 y viernes de 10.00 a 15.00 entre el 1 de octubre y el 31 de marzo, y de lunes a viernes de 10.00 a 18.00 y domingos de 10.00 a 19.00 entre el 1 de abril y el 30 de septiembre. Entre los meses de octubre y marzo, la cúpula permanece cerrada.

El precio de la entrada es de 7€ para adultos y se puede comprar en la propia sinagoga.

Patios judíos

Los Hackesche Höffe son un conjunto de 8 patios conectados entre sí y que se construyeron a principios del siglo XX para comunicar las diferentes alas de un edificio que albergaba viviendas y fábricas, aportando además luz natural a todos los pisos. En la actualidad, las fábricas han dado lugar a espacios culturales y artísticos, además de bares y restaurantes.

Se encuentran entre las calles Rosenthaler y Sophienstraße y el más conocido es Endellscher Hof, con decoración modernista y Art Decó, y en el que se encuentra el Teatro Chamäleon, un centro de arte contemporáneo y varios bares y restaurantes, pero merece la pena visitar varios de ellos.

Dead Chicken Alley

Grafittis en Dead Chicken Alley

Este callejón, ubicado junto a Hackesche Höffe, en Rosenthaler Straße 39, toma su nombre del grupo de artistas callejeros Dead Chicken (los Pollos Muertos) que, tras la caída del muro en 1989, y ante la prohibición de pintar las paredes de la ciudad, compró este callejón para expresar libremente su arte.

Aquí, además de paredes llenas de graffitis, hay bares con terraza para tomar algo, uno justo a la entrada y otro al final del callejón, y 2 museos, el Monsterkabinett (Galería de los monstruos) y un pequeño museo dedicado a Anna Frank (que tiene un precio de 5€).

Denkmal Rosenstraße

Este parque se encuentra en la calle Rosenstraße y en él se levanta el monumento Block der Frauen, que conmemora la manifestación pacífica de las mujeres alemanas de hasta 1.800 judíos que fueron detenidos y encarcelados en esta calle en 1943. 

Stolpersteine

En varias calles del Barrio Judío hay pequeñas placas doradas en las que aparece el nombre de la familia judía que vivió en esa casa y que fue deportada a alguno de los campos de exterminio del régimen nazi. Fueron hechas por el artista Gunter Demnig y se han ido haciendo gracias a las aportaciones de las familias de las víctimas.

CATEDRAL DEL KAISER GUILLERMO

Se encuentra algo alejada del resto de monumentos importantes del Berlín occidental, pero merece la pena acercarse hasta aquí para visitarla. Esta iglesia se construyó a finales del siglo XIX por iniciativa del emperador Guillermo II para honrar a su abuelo Guillermo I y quedó parcialmente derruida durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En los años 50 se quiso demoler, pero el pueblo se negó, por lo que actualmente se mantiene como monumento conmemorativo en el estado en el que quedó tras la Batalla de Berlín; en años posteriores, se añadieron dos edificios modernos al conjunto y en el interior de la iglesia hay una exposición con fotos del edificio.

La iglesia abre todos los días de 9.00 a 19.00 y la entrada es gratuita.

BERLINER UNTERWELTEN E.V.

Tubos de ventilación de algunos de los bunkers de la ciudad de Berlín

Hacer alguno de los tours por los bunkers de la ciudad es uno de los imprescindibles en cualquier viaje a Berlín. Estos búnkeres y túneles se empezaron a construir durante la Segunda Guerra Mundial, pero se utilizaron sobre todo durante la Guerra Fría, y visitarlos es una forma perfecta de conocer su funcionamiento.

Están gestionados por la empresa Berliner Unterwelten e.V., que organiza las visitas sin ánimo de lucro (el precio de la entrada es para mantener el buen estado de los búnkeres). Estas visitas son para niños mayores de 7 años y adultos, pero no son aptas para personas con poca movilidad.

Al ser una visita subterránea, no se permiten llevar sandalias o tacones, sólo calzado cerrado y plano (especialmente para el Tour 2, en el que hay barro), y se recomienda llevar algo de abrigo, ya que suele hacer bastante frío. No se permite hacer fotos durante las visitas.

Existen 4 tours:

  • Tour 1. Mundos en Tinieblas: en el que se hace un recorrido por los búnkers que se utilizaron durante la Batalla de Berlín para protegerse de los ataques aéreos
  • Tour 2. De “Torre de protección” a “Montaña de escombros”: con un recorrido por una de las fortalezas antiaéreas que Hitler mandó construir en Berlín
  • Tour 3. Metro, bunker y Guerra Fría: en el que se visitan los refugios subterráneos que se construyeron para un posible ataque nuclear durante la Guerra Fría
  • Tour M. Escapes bajo el Muro: en el que se hace un recorrido por los túneles construidos para cruzar el Muro de Berlín durante la Guerra Fría

Las entradas de los bunkers no se pueden comprar con antelación (ni online ni en persona), por lo que hay que ir por la mañana para comprar las entradas para los tours de ese día. Por lo general, suele haber bastante cola, así que intenta llegar un poco antes de que abran para comprar las entradas de los tours de ese mismo día. Abre todos los días a las 10.00, excepto los sábados, domingos y festivos entre abril y octubre, que abre a las 9.00. El precio de los tours 1, 2 y 3 es de 12€ y el del tour M 15€.

Si quieres más información, échale un vistazo a la web de Berliner Unterwelten e.V., para saber cuál de los tours te interesa más y a qué hora es la visita en tu idioma, ya que no hay las mismas visitas todos los días. La taquilla de Berliner Unterwelten e.V. está en un lateral de la estación de metro Gesundbrunnen (U8), en Brunnenstraße 105.

MAUERPARK

Preparando el karaoke de Mauerpark, ¡esto empieza!

El Parque del Muro es uno de los mejores sitios de Berlín para disfrutar de un plan de domingo. Está en el barrio Prenzlauer Berg, aunque limita con el barrio de Wedding, ya que el muro separó ambos barrios (uno en el Berlín Oriental y otro en el Occidental) durante casi 30 años.

Cada domingo, en Mauerpark se instala un mercadillo, en el que se venden tanto complementos, láminas, etc., como objetos de segunda mano, decoración, ropa (yo me compré una chaqueta de punto por 2€), cámaras de fotos, objetos vintage, juguetes…, además de tener food trucks con comida de varios países. 

Pero lo más destacado de los domingos en Mauerpark es el Bearpit Karaoke que tiene lugar a las 15.00 en un anfiteatro junto a las canchas de baloncesto, entre los meses de abril y octubre. Antes de empezar, la gente que quiere cantar levanta la mano desde el público y el organizador les va apuntando en una lista, mientras instala la ya clásica bicicleta con una sombrilla de colores y un altavoz.

Suele durar hasta las 18.00, aunque nosotras nos tuvimos que ir antes de que terminara, y te aseguro que es una de las mejores cosas que puedes hacer un domingo en Berlín. Intenta coger sitios antes de las 15.00, ponte a la sombra y evita la primera fila, ya que la gente se te acabará sentando delante y no verás nada…


¿Te animas a visitar Berlín? Hay mucho más que ver aparte de esto, pero con este post no te perderás las visitas más importantes de la ciudad.

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. ¡Adoro Berlín! Estuve hace muchos años y estoy deseando volver 🙂 Es una ciudad que recuerdo con mucho cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *