Alemania,  Berlín,  Europa

Ruta de 5 días por Berlín

Prepárate para descubrir esta ruta de 5 días por Berlín, la capital más cosmopolita de Europa.

Berlín es una ciudad en la que se mezclan tradición y modernidad y en la que se puede disfrutar tanto de su cara más cultural como de su cara más artística. A diferencia de otras ciudades europeas que se pueden visitar en un fin de semana, a Berlín hay que dedicarle al menos 5 días, ya que durante casi 30 años estuvo dividida en dos ciudades diferentes, por lo que hay muchísimo que ver.

¡Empezamos!

DÍA 1. Conociendo el Berlín más tradicional

El primer día lo puedes dedicar a conocer el Berlín más tradicional, visitando algunos de sus lugares imprescindibles y conociendo poco a poco la historia de la ciudad.

Puerta de Brandenburgo

Puerta de Brandenburgo

Es uno de los principales emblemas de Berlín. Está ubicada en Pariser Platz y era  una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad (la única que se conserva de las 18 que había en su momento).

Es de estilo Neoclásico, inspirada en los propileos de la Acrópolis de Atenas, y sobre ella hay una cuadriga de casi 5 metros de altura, hecha en cobre, que representa a la diosa Victoria.

Durante los casi 30 años en los que estuvo en pie el Muro de Berlín, la Puerta de Brandenburgo quedó en tierra de nadie, ya que se encontraba entre los dos muros. Tras la caída en 1989, se convirtió en símbolo de la Alemania Reunificada.

Memorial a los Judíos Asesinados en Europa

Memorial a los judíos asesinados en Europa

Este monumento conmemora la muerte de los 6 millones de judíos asesinados durante  la Segunda Guerra Mundial. Está formado por 2.711 bloques de hormigón de diferentes alturas sobre un suelo que se inclina subiendo y bajando con la intención de que sus visitantes sientan agobio a medida que caminan entre ellos.

En el Centro de Información se repasa la política de exterminio que se llevó a cabo bajo el gobierno del Partido Nacionalsocialista entre 1933 y 1945, y se incluyen el nombre y año de nacimiento y de muerte de todas las víctimas del Holocausto.

El memorial está al aire libre y se puede visitar en cualquier momento. El Centro de Información, como todos los museos y monumentos que tratan la temática del nazismo, es de entrada gratuita.

Bunker de Hitler

Aunque Berlín tiene numerosos bunkers de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Fría, quizá el Führerbunker sea uno de los más famosos. Aunque no esperes una visita como tal: el búnker en el que Hitler se casó con Eva Braun y se suicidó el 30 de abril de 1945 se ha mantenido en la ciudad como un anti-monumento, y tan sólo un cartel indica lo que se ubica bajo el suelo de una plaza y un parking junto a unos bloques de apartamentos.

Tras la muerte de Hitler, su cadáver y el de Eva Braun fueron sacados del bunker e incinerados, ya que Hitler no quería que los soviéticos se hicieran con su cadáver. Se dice que no quería acabar como Mussolini, asesinado 2 días antes de la muerte de Hitler por los partisanos comunistas, y cuyo cadáver se colgó boca abajo en una plaza de Milán y fue golpeado por la muchedumbre hasta quedar desfigurado.

Topografía del Terror

Restos del Muro de Berlín junto a la Topografía del Terror

Se encuentra en el lugar donde se ubicaba la sede de la Gestapo, en la que se interrogaba y torturaba a todos aquellos que se oponían al régimen. Es un museo que muestra la historia de las instituciones del gobierno nazi, con numerosas fotografías, tanto al aire libre como en el edificio cerrado. Además, en el recinto se pueden encontrar algunos de los restos originales del Muro de Berlín.

Aunque se puede visitar por libre, existe la opción de hacer visitas guiadas los domingos, y la entrada es gratuita.

Checkpoint Charlie

El Punto de Control Charlie era uno de los tres pasos principales que comunicaban Berlín Oriental (soviético) y Berlín Occidental (en la zona estadounidense) y sólo podía ser utilizado por militares, trabajadores de las embajadas de los Aliados, funcionarios de la RDA y extranjeros que querían cruzar de la zona oriental a la occidental; los berlineses no podían cruzarlo.

Se empezó a utilizar en 1961 y su nombre corresponde a la tercera letra del alfabeto fonético de la OTAN (los tres puntos fronterizos eran Alpha, Beta y Charlie). En la actualidad hay una réplica, pero ni la caseta ni los carteles son los originales; está en Friedrichstraße y marca la separación entre los barrios de Mitte y Kreuzberg.

Gendarmenmarkt

Gendarmenmarkt: Konzerthaus y Catedral Francesa

Esta plaza del siglo XII es una de las más bonitas de Berlín y aquí se encuentran la Konzerthaus y las dos catedrales gemelas alemana y francesa.

La Konzerthaus es la sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín. Aunque el edificio es de principios del siglo XIX, su interior quedó prácticamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que lo que vemos hoy en el interior es una reconstrucción.

A ambos lados de la plaza hay dos iglesias barrocas. La Catedral Francesa (Französischer Dom) y la Catedral Alemana (Deutscher Dom). Ambas quedaron prácticamente destruidas durante la Batalla de Berlín y fueron reconstruidas en los años 70 y 80 del siglo XX.

Bebelplatz

Bebelplatz

Se encuentra muy cerca de Gendarmenmarkt, al sur de la Avenida Unter den Linden. Aquí se encuentra la Ópera de Berlín y la Catedral de Santa Eduvigis, que quedó completamente destruida durante la Batalla de Berlín y tuvo que ser reconstruida a mediados del siglo XX.

Bebelplatz es conocida sobre todo por la quema de libros de 1933, cuando se quemaron miles de libros de autores censurados por los nazis, como Karl Marx o Sigmund Freud. En el centro de la plaza hay una losa de cristal en el suelo y debajo una estantería vacía, que conmemora los libros que se quemaron aquella noche.

Catedral del kaiser Guillermo

Se encuentra algo alejada del resto de monumentos importantes del Berlín occidental, pero si tienes tiempo, merece la pena acercarse hasta aquí para visitarla. Se construyó a finales del siglo XIX por iniciativa del emperador Guillermo II para honrar a su abuelo Guillermo I y quedó parcialmente derruida durante la Segunda Guerra Mundial.

En los años 50 se quiso demoler, pero el pueblo se negó, por lo que actualmente se mantiene como monumento conmemorativo; se añadieron dos edificios modernos al conjunto y en el interior de la iglesia hay una exposición con fotos del edificio y cuya entrada es gratuita.

DÍA 2. Mezclando tradición y modernidad

Berlín es una de las ciudades más cosmopolitas de Europa, así que en tu segundo día puedes combinar lo clásico con algunos lugares más modernos…

Reichstag

Descansando delante del Reichstag

El edificio del Reichstag alberga la sede del Parlamento Alemán (el Bundestag). Sufrió un gran incendio en 1933 y, tras los bombardeos de la Batalla de Berlín, quedó prácticamente destruido. En 1995 se encargó su reconstrucción al arquitecto Norman Foster, que construyó la famosa cúpula de cristal que hoy caracteriza a este edificio.

Se puede visitar de manera gratuita y de 2 maneras: sólo la cúpula o una visita guiada por el edificio además de la cúpula. En ambos casos, las entradas se tienen que reservar con antelación en la página web: aquí podrás reservar la visita a la cúpula y aquí la visita guiada al Reichstag. Esta visita dura 90 minutos y hay varios horarios en varios idiomas.

La cúpula se puede visitar todos los días del año. Si no has conseguido comprar las entradas online, se pueden comprar entradas de última hora si hay disponibilidad en alguno de los turnos.

Tiergarten

Junto al Reichstag se encuentra el Tiergarten, el parque más grande de la ciudad, atravesado por la Avenida del 17 de Junio, que sale desde la Puerta de Brandenburgo. El Tiergarten ocupa 210 hectáreas y es perfecto para pasear, montar en bici, hacer un picnic, y visitar algunos de sus principales monumentos, como la Columna de la Victoria, el Monumento a Bismarck, o el Monumento conmemorativo a los soldados rusos que liberaron la ciudad.

Columna de la Victoria

Vistas de Berlín desde la Columna de la Victoria

Es uno de los principales miradores desde los que ver Berlín desde las alturas. Se construyó en 1864 frente al Reichstag y se trasladó a su ubicación actual durante el nazismo. Tras la Batalla de Berlín, se mantuvo en pie, aunque se tuvo que reconstruir parcialmente.

Se accede a ella por los laterales de la rotonda, que llevan a unos pasillos subterráneos desde los que se accede hasta la rotonda (no se puede cruzar la calle, no hay pasos de peatones). La entrada cuesta 3€ y para llegar a la parte alta hay que subir 285 escalones por una escalera de caracol. No es una visita apta para personas con movilidad reducida, ya que incluso para llegar a la base hay que subir y bajar escaleras, no hay ascensores.

Burgermeister

Burgermeister es una hamburguesería pequeña, ubicada en el interior de unos antiguos baños públicos que se encuentran debajo de las vías del metro, y para la que puedes llegar a hacer una hora de cola en la calle. ¿Merece realmente la pena? 100%. La hamburguesa de Burgermeister es una de las más ricas que he probado nunca, y yo soy muy exquisita con este manjar gastronómico…

Esta hamburguesería se encuentra justo enfrente de la estación de metro Schlesisches Tor, en el barrio de Kreuzberg, y atrae a más locales que turistas, que llegan hasta aquí para disfrutar de una de las mejores hamburguesas de la ciudad desde que abrió en el año 2006.

Kreuzberg

Paseando por Kreuzberg

¿Te apetece dar un paseo después de comer la mejor hamburguesa de la ciudad? Kreuzberg es el barrio perfecto para ello. El barrio turco de Berlín es bastante grande y alberga arte urbano, biergartens, clubes diurnos y nocturnos, centros culturales… 

Si visitas este barrio por la tarde, hay dos lugares que te recomiendo: Birgit & Bier abre desde primera hora de la tarde hasta la madrugada, e incluso hasta las 10.00 de la mañana, porque además de biergarten, también es discoteca. Der Visionaere es el sitio perfecto para amantes de la música electrónica, y tiene varias zonas para disfrutar del ambiente, desde primera hora de la tarde hasta bien entrada la madrugada. 

Oberbaumbrücke

Oberbaumbrüke

El Puente de Oberbaum conecta ambas orillas del río Spree y une los barrios de Kreuzberg (al sur) y Friedrichshain (al norte). Es uno de los principales símbolos de la reunificación alemana ya que, tras la caída del muro, sirvió para unir el Berlín Oriental y el Occidental, después de que se abriera el paso fronterizo que existía en el puente.

Se puede cruzar en metro, en coche o a pie; para llegar a la East Side Gallery, lo puedes cruzar a pie perfectamente.

East Side Gallery

Uno de los graffitis de la East Side Gallery

Es uno de los imprescindibles de una ruta de 5 días por Berlín. El Muro de Berlín se levantó en 1961 y estuvo en pie dividiendo la ciudad en dos durante casi 30 años, hasta su caída en 1989. La East Side Gallery está considerada como la galería al aire libre más grande del mundo, con 1.300 metros en los que hay pintados 103 murales de 118 artistas de 21 países del mundo.

Estos murales se empezaron a pintar en 1990, tras la caída del muro. En el vigésimo aniversario de la caída del muro, la ciudad decidió restaurarlos y ahora podemos disfrutar de ellos casi como se pintaron originalmente.

Holzmarkt 25

Una de las entradas a Holzmarkt25

Holzmarkt 25 es el lugar perfecto para terminar tu segundo día en Berlín mientras tomas algo y disfrutas del atardecer sobre el río Spree. Es un proyecto que apuesta por el desarrollo sostenible de un terreno junto al río, como protesta por los complejos urbanísticos que se están construyendo en la zona y que incluyen viviendas de lujo y centros comerciales.

Se conoce también a este sitio como “Barrio de la Madera” y tiene varias puertas de acceso a lo largo de la calle Holzmarktstraße. Busca una de ellas, entra ¡y disfruta! Si quieres saber más sobre este lugar y otros sitios originales en los que disfrutar del ambiente de Berlín, no te pierdas este post.

DÍA 3. Aprendiendo sobre la guerra y la historia

El tercer día puedes aprovechar para visitar el Campo de Concentración de Sachsenhausen, una de las visitas imprescindibles en cualquier viaje a Berlín. La visita te llevará toda la mañana y por la tarde puedes aprovechar para conocer algo más de la historia de Berlín…

Visita al Campo de Concentración de Sachsenhausen

Entrada al Campo de Concentración de Sachsenhausen

Está a unos 30 kilómetros al norte de Berlín, en la localidad de Oranienburg. La visita se puede hacer por libre (con audioguía) o con un tour organizado, que es la opción que elegimos nosotras. Lo contratamos con Sandemans, tiene un precio de 18€ e incluye la visita de 3 horas al campo y el acompañamiento desde y hasta Berlín.

No incluye el transporte, que se tiene que pagar aparte (3,40€ por trayecto, pero está incluido en la Welcome Card de las zonas ABC).

En este post puedes leer mi experiencia visitando el Campo de Concentración de Sachsenhausen, una visita dura, pero necesaria para conocer la historia de Berlín durante el Holocausto.

Tränenpalast

Tränenpalast, el Palacio de las Lágrimas

El llamado “Palacio de las Lágrimas” fue un paso fronterizo en la estación de Friedrichstraße, que conectaba el Berlín Oriental y Occidental durante el tiempo en que estuvo en pie el Muro. Su nombre deriva de las escenas que se vivían allí, en las que las familias se despedían de sus seres queridos entre lágrimas.

En la actualidad, es un museo en el que se pueden ver objetos, documentos, fotografías, además de material audiovisual sobre este paso fronterizo y sobre la reunificación alemana. Se encuentra junto a la estación de Friedrichstraße y la entrada es gratuita.

Museo Judío

Exterior del Museo Judío de Berlín

El Museo Judío de Berlín es uno de los mayores museos judíos de Europa. Se inauguró en 1999 y el edificio está diseñado por el arquitecto Daniel Libeskind, con una planta en forma de rayo y fachadas metálicas con aperturas para que entre la luz.

Aquí se muestra la vida de los judíos alemanes que vivían en Berlín y el vacío que dejaron tras el Holocausto. Tiene varias zonas destacadas, como la Torre del Holocausto, el Jardín del Exilio y el Vacío de la Memoria, un espacio vacío cuyo suelo está cubierto de 10.000 planchas metálicas con forma de rostro, por las que el visitante puede pasear y escuchar el lamento que producen.

Graffiti del elefante

Graffiti del Elefante, en Theodor-Wolff-Park

Muy cerca del Museo Judío, en Theodor-Wolff-Park, se encuentra uno de los graffitis más chulos de toda la ciudad. Representa a un elefante jugando con un globo, pintado como un globo terráqueo, y es obra del artista Jadore Tong, conocido como S.Y.R.U.S.

Justo delante del graffiti hay una cancha de baloncesto, así que por las tardes suele haber chicos jugando…

Mustafa Gemüse Kebab

Si quieres terminar el día por todo lo alto, no dejes de ir a este puesto de kebabs, el más famoso de Berlín, del que se dice que vende el mejor kebab del mundo. No lo digo yo, que no soy muy fan de este plato, lo dice Alba de Con algas en la maleta, que es muy foodie y que afirma que no ha probado nunca uno igual.

DÍA 4. Descubriendo el Berlín Oriental

El 4º día de tu ruta lo puedes dedicar a dos de las zonas más importantes del que fue Berlín Oriental: la Isla de los Museos, la zona de Mitte en torno a Alexanderplatz y el Barrio Judío, una de las zonas más alternativas de la ciudad.

Isla de los Museos

Altes Museum

Si te interesa el arte, Berlín es uno de esos destinos que te enamorará. Museumsinsel (la Isla de los Museos) es una pequeña isla en el río Spree que alberga los 5 museos más importantes de Berlín y cuyo conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Si tienes intención de visitar todos los museos de la Isla de los Museos, puedes comprar la Museumspass (29€ para adultos), que se puede adquirir en las oficinas de Información Turística de Berlín. Si sólo tienes tiempo de visitar uno o dos museos, te recomiendo que visites el Neues Museum y el Museo de Pérgamo.

Tienes más información sobre la Isla de los Museos en este post.

Catedral

Vistas desde la cúpula de la Catedral

Berliner Dom es el edificio religioso más representativo de la ciudad. Está situada en la Isla de los Museos, por lo que podrás visitarla después de visitar algún museo. Se construyó durante el Segundo Reich sobre una antigua catedral barroca. Tras la Segunda Guerra Mundial quedó prácticamente destrozada, por lo que lo que vemos ahora es una reconstrucción.

Destaca sobre todo por su gran cúpula de cobre, de color verde, a la que se puede subir para disfrutar de unas vistas preciosas de Berlín. No es una visita apta para personas con movilidad reducida, ya que no tiene ascensor.

Después de visitar la Catedral, puedes ir hacia la parte trasera del edificio, cruzar el río Spree y dar un paseo por la zona. Las vistas desde aquí merecen mucho la pena.

Alexanderplatz

Reloj Universal y Torre de la Televisión de Alexanderplatz

Desde la Catedral, se puede llegar caminando a Alexanderplatz, el centro del antiguo Berlín Oriental, ubicado al norte del río Spree. Aquí se encuentra la Torre de Televisión (Berliner Fernsehturm) y el Reloj Mundial “Urania” (Die Weltzeituhr), inaugurado en 1969 y que marca la hora de 148 ciudades en todo el mundo.

La Torre de la Televisión (Fernsehturm) se construyó en 1969 como un símbolo del Berlín Oriental. Era una torre de radiodifusión y en la actualidad es uno de los puntos más visitados de la ciudad, ya que desde su mirador se disfrutan de vistas 360º de prácticamente todo Berlín.

Cerca de Alexanderplatz, también puedes visitar algunos lugares como Marienkirche, la iglesia más antigua de Berlín, o el Ayuntamiento Rojo, sede del ayuntamiento de Berlín.

Brauhaus Lemke am Hackeschen Markt

Catando cervezas en Brauhaus Lemke

Esta cervecería con biergarten es el lugar perfecto para hacer una pausa para comer en el Barrio Judío de Berlín. En su carta encontrarás sándwiches, hamburguesas, ensaladas…, y una larga lista de cervezas artesanales. Si no tienes claro cuál pedir, yo te ayudo, pide la Lemke Tasting Board, una cata de 6 cervezas, a cuál más rica, con la que acompañar a la deliciosa hamburguesa con patatas.

Nueva Sinagoga

Cúpula de la Nueva Sinagoga

La sinagoga actual se construyó al terminar la Segunda Guerra Mundial, ya que la original, del siglo XIX, quedó muy dañada tras la Noche de los Cristales Rotos y la Batalla de Berlín. Tiene influencias de la arquitectura islámica y en el interior hay una exposición permanente que muestra la historia del barrio judío y de la propia sinagoga.

Nosotras visitamos el Barrio Judío en sábado, sin caer en la cuenta de que ese día la sinagoga estaría cerrada, así que si puedes, evitar visitar el barrio ese día, y así podrás disfrutarla por dentro.

Hackesche Höffe y Dead Chicken Alley

Graffitis de Dead Chicken Alley

Los Hackesche Höffe son un conjunto de 8 patios conectados entre sí y que se construyeron a principios del siglo XX para comunicar las diferentes alas de un edificio que albergaba viviendas y fábricas, aportando además luz natural a todos los pisos. En la actualidad, las fábricas han dado lugar a espacios culturales y artísticos, además de bares y restaurantes.

Por su parte, Dead Chicken Alley es un callejón ubicado al lado de los patios. Toma su nombre del grupo de artistas callejeros Dead Chicken (los Pollos Muertos) que, tras la caída del muro en 1989, y ante la prohibición de pintar las paredes de la ciudad, compró este callejón para expresar libremente su arte. Actualmente hay graffitis, bares, museos…

Denkmal Rosenstraße

Este parque se encuentra en la calle Rosenstraße y en él se levanta el monumento Block der Frauen, que conmemora la manifestación pacífica de las mujeres alemanas de hasta 1.800 judíos que fueron detenidos y encarcelados en esta calle en 1943.

DÍA 5. Disfrutando de un domingo en Berlín

¿Tu último día en Berlín es un domingo? ¡Entonces tengo el plan perfecto para tí! 

Berliner Unterwelten e.V.

Entrada a Berliner Unterwelten e.V. (en el interior no se pueden hacer fotos)

Bajo este nombre se esconde uno de los mejores lugares para conocer la historia de Berlín: los búnkers subterráneos de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Fría.

Las entradas no se pueden comprar con antelación (ni online ni en persona), por lo que tendrás que ir a primera hora para comprar las entradas para uno de los tours de ese día. La taquilla para comprar las entradas está en un lateral de la estación de metro Gesundbrunnen (U8), en Brunnenstraße 105.

Puedes consultar en la página web cuáles son los tours de ese día y en qué idioma, pero también tienes esa información en la propia taquilla.

Mauerpark

Uno de los muchos puestos del mercadillo de Mauerpark

Mauerpark está en el barrio de Prenzlauer Berg y durante casi 30 años estuvo atravesado por el Muro de Berlín, del que tomó su nombre (Parque del Muro).

Cada domingo, en Mauerpark se instala un mercadillo, en el que se venden complementos, láminas, objetos de segunda mano, decoración, ropa, cámaras de fotos, juguetes…, además de tener food trucks con comida de varios países y, por supuesto, cerveza. 

Pero lo mejor de los domingos en Mauerpark es el Bearpit Karaoke que tiene lugar entre las 15.00 y las 18.00 en un anfiteatro junto a las canchas de baloncesto, entre los meses de abril y octubre. Intenta coger sitio antes de las 15.00, ponte a la sombra y evita la primera fila, ya que la gente se te acabará sentando delante y no verás nada…


¿Qué te ha parecido esta ruta de 5 días por Berlín? ¿Te animas a conocer la capital alemana?

Eso sí, ten en cuenta que ahora, con la crisis del coronavirus, algunos de los lugares de los que te hablo pueden estar cerrados. Te animo a que te pases por este post, 13 lugares imprescindibles que ver en Berlín, pero sobre todo, que consultes las páginas webs de los monumentos y museos para saber sus horarios actualizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: