You are a passenger

Viajar sola por el mundo con @leti_lagarda

Viajar sola por el mundo con @leti_lagarda

Dicen que viajar sola es una de las cosas que toda mujer debería hacer alguna vez en la vida. Yo reconozco que no me gusta; cuando lo he hecho no me ha pasado nada y me he sentido bastante cómoda, pero prefiero viajar acompañada..

Sin embargo, para muchas mujeres es una experiencia que no solo disfrutan, si no que incluso necesitan. Es una forma de conocerse a sí mismas, de enfrentarse a sus miedos y de reforzar su carácter. Es el caso de Leti, a quien quizá conozcas en Instagram como @leti_lagarda, que viaja sola por el mundo desde hace años.

Leti empezó a viajar sola en 2015 y lleva más de 25 países visitados en solitario desde entonces, en Europa, Asia, América y Oriente Medio. Si quieres saber más de ella y de su experiencia en países como México, Brasil o Irán, no te pierdas esta entrevista.

Perú, donde empezó todo

1. ¿Qué te motivó a empezar a viajar sola?

Definitivamente estaba cansada de depender de los demás y ajustarme a maneras de viajar que no me hacen disfrutar tanto.

Yo no decidí empezar a viajar sola, sino que surgió sin yo quererlo en Perú. Me iba un mes a visitar a una amiga a Lima y, al estar ella trabajando la mayor parte del tiempo y yo ver a otras mujeres viajando solas, me arranqué a viajar a mi aire por el país. Dejé la maleta y me compré una mochila. Menuda experiencia y menudo país para empezar.

Por esta razón a Perú le tengo un cariño inmenso y siempre estoy deseando volver. Una vez que volví a Europa de este viaje empecé a probar con escapadas de fin de semana y descubrí que viajando sola es como más cómoda y feliz me siento.

2. Has viajado sola por países relativamente fáciles como Japón, Corea del Sur o muchos países europeos, y por otros más difíciles para una mujer sola como México, Brasil o Irán. ¿Te has sentido incómoda o en peligro en algún momento?

Por suerte, intuición y mis esfuerzos por mantenerme segura e informarme bien nunca me ha pasado nada ni me he sentido en peligro. Incómoda me he sentido en México, en el DF. Para mí, en esa ciudad se respira y siente un ambiente tenso y todo el mundo sabe que es de las capitales más difíciles del mundo a día de hoy. Lo mismo pasa con Río de Janeiro, pero la verdad es que me sentí muy cómoda viajando sola por todo Brasil en general.

De Irán os cuento que me sentí como en casa. A pesar de las diferencias culturales, en ningún momento me sentí mal o insegura. Para mi gusto es uno de los mejores países para viajar sola aunque no lo recomiendo para la primera vez. Siempre digo que para una primera vez viajando sola te vayas a un país cercano, dos o tres días y veas como te sientes contigo misma y si de verdad disfrutas de esta manera de viajar.

En Irán, su último gran viaje en solitario

3. Has pasado las Navidades viajando sola por Irán, ¿por qué elegiste ese país?

Tras un viaje a Jordania y Palestina muy reciente en el que acabé de volverme loca por esa parte del mundo, decidí que Irán sería el siguiente. Grandes viajeros, lo mismos que pusieron Irán en mi radar, lo definían como muy seguro, muy real y con la gente más hospitalaria del planeta. Quería verlo con mis propios ojos.

Llevo unas cuantas Navidades fuera de casa y me parece la mejor época para viajar. Me encuentro con esos países mostrándose tal y como son, sin cientos de turistas correteando por las calles.

4. ¿Cuáles han sido tus mejores experiencias viajando sola por Irán?

Lo mejor de todo ha sido poder demostrar a muchos iraníes que las mujeres podemos viajar solas a cualquier lugar y que no tenemos miedo, porque para ellos es super extraño ver una chica con su mochila y sin su marido al lado.

Viajando sola muchas personas se acercaron para ofrecer ayuda, para invitarme a sus casas, a una casa de té o para simplemente preguntarme si me estaba gustando su país. Irán tiene la mejor gente que he visto nunca, me cuidaron con mucho cariño.

Viajé en buses y trenes con gente local y me di cuenta de que no hace falta hablar el mismo idioma para compartir momentos inolvidables. He bailado en trenes, he comido hasta explotar y he abrazado mucho.

Templo Dorado de Amritsar, al norte de la India

5. ¿Qué es lo más difícil de viajar sola?

Vas menos tranquila en general porque dependes únicamente de ti misma. Si te pones enferma, si te pierdes, si alguien se acerca a molestarte en la calle o si tienes cualquier otro tipo de situación fea es tu problema y tu responsabilidad buscar soluciones.

Pero es que al mismo tiempo el depender de mí me hace muy fuerte y segura de mí misma. Claro que hay veces que me da un placer tremendo juntarme con otro viajero en ruta para poder relajarme un rato, en especial en países un poco más difíciles por tema de seguridad.

En cada viaje que hago reafirmo lo mucho que me gusta irme sola, y digo IRME en mayúsculas porque una vez que aterrizo nunca estoy sola ni me siento así.

6. Actualizado Enero 2021.

A lo largo de 2019 y 2020, Leti visitó en solitario países como India, Nepal, Pakistán, Arabia Saudí, Líbano… La pandemia de coronavirus hizo que tuviera que volver a casa antes de lo esperado, así que aquí nos cuenta un poco más sobre esa experiencia:

Tanto Pakistán como Arabia son países muy poco turísticos y la infraestructura escasea. No son fáciles de viajar y mucho menos de entender en demasiadas ocasiones. Son definitivamente dos países brutales para esas personas que buscan el choque cultural y bucear en el Islam. Tampoco son fáciles para la mujer que viaja sola, es evidente. Son países inexplorados y sobre los que hay demasiada desinformación.

Mi viaje por Pakistán fue pura adrenalina, era algo así como una aventura tras otra. Un país todavía peligroso y tenso en algunas zonas, no se lo recomendaría a cualquiera. Para Pakistán tienes que saber moverte y, al mismo tiempo, esquivar las malas intenciones mejor que en muchos otros países. Eso sí, derrocha encanto y majestuosidad. Recuerdo en el alma la Karakoram Highway y sus montañas de camino a la frontera con China.

Arabia tiene un estilo muy distinto. Recién abierto al turismo, ha abierto sus mezquitas al resto del mundo sin estar realmente preparado para ello. Se nota la falta de gestión turística, pero es un país que merece mucho la pena visitar. La gente es muy hospitalaria y el país tiene los mejores paisajes del desierto que he visto. Creo que hay que viajar para conocer a su gente, dejando de lado lo que se diga de sus políticas y centrándonos en la gente de la calle.

En Swat, Pakistán

Espero que hayas disfrutado de esta entrevista y que te haya picado un poco el gusanillo de viajar sola, como hacen Leti, Claudia o Paula, grandes viajeras que confiaron en mí para compartir sus experiencias y ser parte de este pequeño proyecto dentro de mi blog, You are a passenger.

Además, puedes leer más sobre sus experiencias viajeras en su blog, Desesperadamente Viajera.

1 comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: