América Estados Unidos Nueva York

Qué ver en Nueva York en 6 días

¿Es posible visitar Nueva York en 6 días? La respuesta está clara: NO. Nueva York es una ciudad inabarcable y podrías visitarla durante 2 meses y aún así te quedarían lugares por ver…

Siempre digo que el tiempo mínimo necesario para un primer viaje a Nueva York debería ser 8 días completos, pero no desesperes, si sólo tienes 6 días es posible conocer la mayor parte de la ciudad que nunca duerme, y alimentar tus ganas de volver a visitarla de nuevo…

El puente más famoso de Nueva York, el Brooklyn Bridge

Eso sí, para una visita tan corta, mis recomendaciones con éstas:

  • Sube sólo a uno de los 3 miradores principales (Empire State Building, Top of the Rock o One World Trade Center)
  • No visites museos (o visita sólo uno)
  • No vayas a la Estatua de la Libertad (puedes llegar a perder una mañana entera entre ir, visitarla y volver)
  • Y por supuesto, lo de ir a un Outlet queda automáticamente descartado (yo he estado en Nueva York 4 veces y no he ido a un Outlet en ninguna de ellas, así que para mí es algo totalmente prescindible)

¿Quieres saber cómo organizar un itinerario por Nueva York en sólo 6 días? ¡Sigue leyendo!

DÍA 1

Brooklyn (DUMBO y Brooklyn Heights) y Downtown Manhattan (Chinatown, Little Italy, Tribeca, SoHo y Financial District).

POR LA MAÑANA:

Coge el metro hasta Brooklyn para descubrir el Nueva York que hay en la otra orilla del East River. Puedes ir hasta allí con la Línea F (York Street Subway Station) o las Líneas A y C (High Street – Brooklyn Bridge Station).

Aquí podrás ver el espectacular Puente de Brooklyn, uno de los iconos de Nueva York, admirar la vista desde la esquina de Washington Street con Front Street, sentarte a contemplar las vistas de Manhattan desde Pebble Beach, donde podrías pasarte horas haciendo fotos, y pasear por el precioso Brooklyn Bridge Park.

Vista del Manhattan Bridge desde Brooklyn

Merece la pena darse una paseo por la zona con calma, y si tienes tiempo, aprovecha para callejear por las calles residenciales de Brooklyn Heights.

Para volver a Manhattan, no lo dudes, hazlo cruzando a pie el Brooklyn Bridge. Una vez en Manhattan, puedes visitar las zonas de Chinatown y Little Italy. Aunque hace años eran dos barrios separados, ahora Little Italy es apenas un reducto dentro del cada vez más grande Chinatown, que se extiende al norte y sobre todo al sur de Canal Street.

Doyers Street, en Chinatown

Little Italy y Chinatown son perfectos para perderse por sus calles, admirar la diferencia cultural (sobre todo en Chinatown, donde todos los carteles están en chino), ver sus tiendas, descubrir sus murales… No te pierdas el cartel de Little Italy, los graffitis de Tristan Eaton, la calle Doyers Street o la tienda de souvenirs Cocoblues, una de mis favoritas de la ciudad.

Puedes comer por Chinatown, Little Italy o incluso por el SoHo, donde podrás empezar el recorrido por la tarde.

POR LA TARDE:

Pasea por el SoHo (no dejes de entrar en la tienda Prada de Broadway con Prince Street) y Tribeca (si eres fan de los Cazafantasmas, no puedes perderte visitar FDNY Ladder 8); igual que por la mañana, estos dos barrios están hechos para pasear y callejear.

Desde allí, baja hacia el sur de la isla para visitar el Distrito Financiero, donde podrás ver las fuentes conmemorativas donde se ubicaba el Wall Trade Center, el 9/11 Tribute, la estación Oculus de Calatrava, Trinity Church, el edificio de la bolsa en Wall Street, las esculturas Charging Bull y Fearless Girl… E incluso comprar a precio de outlet en el Century 21.

La estación Oculus y el One World Trade Center

Si tienes tiempo, puedes ir hasta South Street Seaport, junto al East River, en la zona del puerto, y desde allí baja hasta Battery Park para coger el Ferry a Staten Island antes del atardecer para ver cómo anochece sobre los rascacielos de Manhattan.

A la ida, ponte en el lado exterior derecho según entres al ferry, para poder disfrutar de las mejores visitas de la Estatua de la Libertad. Y a la vuelta, puedes quedarte dentro pero, a medida que te acerques de vuelta a Manhattan, ponte en la parte delantera del ferry, ya que desde allí disfrutarás de las mejores vistas del Downtown de Manhattan.

La Estatua de la Libertad desde el ferry a Staten Island

Una vez de vuelta en Manhattan puedes caminar hasta Stone Street para cenar; esta calle empedrada, llena de mesas y bancos, es el lugar donde muchos trabajadores del Distrito Financiero desconectan después de una jornada de trabajo, y hay varias opciones para cenar para todos los gustos (hamburguesas, mexicano, italiano…).

Recomendaciones: calzado cómodo y no hacer este recorrido en fin de semana (Stone Street se anima sobre todo de lunes a jueves).

DÍA 2

Midtown Manhattan (Madison Square Park, Union Square, Chelsea) y Downtown Manhattan (Greenwich Village, West Village, East Village).

Con este recorrido podrás descubrir algunos de los barrios más bonitos y cinematográficos de Manhattan.

POR LA MAÑANA:

Empieza el recorrido en Columbus Circle y desde allí camina hacia el este de la isla para ver la Torre Hearst y bajar hasta la calle 53 con 7th Ave. para ver la escultura HOPE. Desde allí, puedes subir por 6th Avenue hasta la 55 para ver la escultura LOVE y caminar hasta 5th Avenue para admirar el Hotel Plaza y la tienda Apple (actualmente está en obras: mayo 2019).

Desde allí camina hacia uno de los barrios más lujosos de Manhattan, el Upper East Side, y baja por Park Avenue, para admirar edificios como Lever House, Seagram Building, el hotel Waldorf Astoria (actualmente está en obras: mayo 2019) hasta llegar a Grand Central Station, que puedes visitar por dentro. No te pierdas la bóveda decorada con el Zodiaco, o la galería de los susurros, junto al famoso Oyster Bar.

Fachada de Grand Central Station y Edificio Chrysler

Una vez que salgas, por la salida de la calle 42, podrás admirar la preciosa fachada de la estación, así como el Chrysler Building, uno de los edificios más bonitos de Nueva York, y caminar desde ahí hasta la NY Public Library, que se puede visitar de manera gratuita y merece mucho la pena. Después, ve hacia la parte trasera del edificio y disfruta de Bryant Park, uno de los mejores parques de Nueva York.

Si el tiempo acompaña, puedes comprar comida en alguno de los puestos de Bryant Park, y sentarte a comer en las mesas y sillas del parque, que son de uso público. Si no, puedes comer en el Whole Foods de 6th Avenue (perfecto para los amantes de la comida sana).

POR LA TARDE:

Caminar hasta Times Square para verlo de día y desde allí baja en metro hasta 14th Street para visitar dos de mis barrios favoritos de Manhattan: Greenwich Village y West Village, donde te recomiendo callejear, ver los edificios de Friends, de Sexo en Nueva York, las calles Grove Court o Minetta Lane, el monumento conmemorativo de la liberación homosexual, comer un cupcake en Magnolia Bakery…

El edificio de la serie “Friends”, en la esquina de las calles Bedford y Grove

Desde allí, camina hasta Washington Square Park para ver la zona donde se ubica la NYU y ver los Washington Mews, una de las calles más curiosas de Nueva York. Si aún tienes ganas, camina hacia el East Village, un barrio alternativo donde no puedes dejar de visitar Astor Place, St. Marks Place, Tompkins Square Park…

Puedes cenar por el East Village y tomar algo por esa zona: si te apetece algo diferente, te recomiendo el Coyote Ugly, un sitio más que curioso en el que merece la pena tomarse al menos una cerveza, pero tienes otras opciones en esta zona, como algunos de los speakeasy más famosos de la ciudad (Please don’t tell, Death & Co, Blind Barber…).

Recomendaciones: calzado cómodo. Puedes hacer esta ruta tanto entre semana como el fin de semana, pero para encontrar ambiente nocturno, mejor hacerla jueves, viernes o sábado.

DÍA 3

Brooklyn (Williamsburg y South Williamsburg), Downtown Manhattan (Lower East Side).

Este día volvemos de nuevo a Brooklyn para conocer el barrio hipster de Williamsburg, el barrio judío ortodoxo de South Williamsburg, y en Manhattan conoceremos el Lower East Side.

POR LA MAÑANA:

Ve en metro hasta Williamsburg (Línea L, estación: Bedford Avenue – durante 2019 esta línea estará en obras y los tiempos de espera son bastante largos, en las propias estaciones de metro puedes pedir información con las opciones de transporte entre Manhattan y Williamsburg). Williamsburg es el barrio hipster de moda en Nueva York y no te lo puedes perder.

Graffiti de Kobra en Williamsburg, en la esquina de Bedford Avenue con N 9th Street

Una vez que sales del metro puedes acercarte hasta Bedford Avenue con N 9th street para ver uno de los grafitis más conocidos de Kobra en el que aparecen representados los artistas Basquiat y Warhol. Desde allí puedes subir a McCarren Park, uno de los mejores parques de este barrio, y visitar la Brooklyn Brewery, donde podrás disfrutar de algunas de sus cervezas en el bar, cuyo acceso es gratuito.

Cuando el hambre apriete, camina hacia el East River por N 7th Street pasando por el Artists and Fleas Market, un mercadillo de ropa, accesorios, decoración, etc. que abre a las 10.00 los sábados y domingos.

Vistas de Manhattan (con algo de niebla) desde el East River State Park

Desde allí, sigue caminando hacia el río para llegar a Smogarsburg (abre a las 11.00), un mercadillo de comida que sólo abre los sábados y en el que podrás disfrutar de comida de varios países. No puedes dejar de acercarte hasta la orilla en el East River State Park o la Terminal de Ferry de North Williamsburg para ver las vistas de Manhattan mientras te sientas a comer.

Si no quieres comer aquí (o si el tiempo no acompaña), en los alrededores de Bedford Avenue tienes muchos restaurantes para comer, así que no te faltarán opciones… Los que yo he probado son Juliette y el brunch del Hotel Hoxton, ambos 100% recomendables. Prácticamente enfrente de este hotel verás un edificio con uno de los famosos depósitos de agua en la azotea; fíjate bien, el lado que da a Manhattan se ha abierto con ventanales para poder disfrutar de las vistas, ya que este depósito es el rooftop bar del Hotel Williamsburg.

POR LA TARDE:

Baja hacia el sur por Kent Avenue y llegarás a Domino Park, uno de los nuevos parques de la ciudad, ubicado en la antigua refinería de azúcar Domino. Desde allí camina hacia el interior de Brooklyn siguiendo el trazado del Puente hasta llegar a Bedford Avenue, donde está el graffiti de La Mona Lisa de Williamsburg.

Puente de Williamsburg desde Domino Park

Una vez que cruzas por debajo del Puente de Williamsburg, llegas a South Williamsburg, el barrio judío ortodoxo de Brooklyn. La mayoría de sus viviendas se ubican al sur de Division Avenue. Recuerda que estás en su barrio, por lo que no olvides que debes respetar en todo momento sus creencias y su forma de actuar, no les trates como animales de circo, no les persigas para hacer fotos…

Después de callejear un rato puedes volver hacia Broadway Avenue para coger el metro de las líneas J o M (Marcy Ave, Hewes St…) y volver a Manhattan hasta la parada Delancey Street para descubrir el Lower East Side, donde están el famoso Katz’s Deli, el Tenement Museum (donde podrás conocer cómo vivían los judíos en este barrio)… Es uno de los barrios que más me gustan de Nueva York y estoy segura de que te encantará perderte por sus calles.

Katz’s Delicatessen, en 205 E Houston Street

Aquí hay muchas opciones para cenar (para todos los bolsillos) y para terminar la noche puedes ir a tomar algo a The Back Room, uno de los speakeasy originales de los años 30. En teoría tienen un dress code un poco estricto, pero yo he entrado en vaqueros y zapatillas sin problema.

Recomendaciones: calzado cómodo y hacer esta ruta en sábado, ya que es el único día que abre Smorgasburg, aunque ese día verás menos judíos en South Williamsburg, ya que ese día celebran el Sabbath y no pueden hacer ningún esfuerzo físico, por lo que muchos no salen a la calle. Otra opción es hacerlo el domingo, sin visitar Smorgasburg.

DÍA 4

Uptown Manhattan (Harlem, Upper West Side y Central Park), Midtown Manhattan.

Es domingo y nos vamos a Harlem para disfrutar de una Misa Gospel y conocer el norte de Central Park y el Upper West Side.

POR LA MAÑANA:

Sube hasta el norte de Central Park para asistir a una misa gospel en el barrio de Harlem; hay muchas opciones, yo estuve buscando mucha información para ver lo auténticas que eran, los horarios de las misas… y al final optamos por la Bethel Gospel Assembly. Otras iglesias que he visto recomendadas son: Antioch Baptist Church o Baptist Church.

El famoso Apollo Theater, en Harlem

Las misas duran 2-3 horas, pero si no vas a quedarte la ceremonia entera no pasa nada, puedes salir en cualquier momento. Ya escribiré más adelante mi opinión sobre la misa gospel, pero en general puedo decir que, aunque al principio no me gustó y me pareció un poco show, luego mejora bastante.

Después de la misa puedes disfrutar del barrio de Harlem, donde están el Teatro Apollo, algunas calles con brownstones preciosos, la Universidad de Columbia… Desde allí puedes ir bajando hasta la Catedral de St. John the Divine, la catedral anglicana más grande del mundo, que se encuentra justo al norte del Upper West Side.

La Catedral de Saint John the Divine desde nuestro apartamento de Airbnb

Si tienes tiempo, en este barrio no puedes dejar de ver Pomander Walk (casi en el Hudson River), el Riverside Park o el Museo de Historia Natural (donde te recomiendo que entres al metro para ver la decoración de esta estación, en cuyos azulejos se representan animales que se exponen en el museo)…

En el UWS hay muchas opciones para comer, así que puedes decidir sobre la marcha. Yo te recomiendo Five Napkin Burger (en Broadway con West 84), la hamburguesa con trufa está espectacular.

POR LA TARDE:

Aunque tengas el estómago lleno ¿qué te parece parar a tomar el café con una cookie en Levain Bakery? Lo puedes pedir para llevar y seguir caminando hacia Central Park West para ver el Dakota Building y Strawberry Fields y salir del parque para ver el Lincoln Center y el famoso Empire Hotel a la altura de la calle 65…

Si lo prefieres, puedes bajar por Broadway para hacer compras en algunas tiendas como Century  21, Marshalls, las zapaterías DWS…

Hotel Empire, en Broaway Avenue

Desde Lincoln Center puedes seguir bajando hasta llegar a Hell’s Kitchen (que antiguamente era un barrio peligroso pero en la actualidad es un barrio residencial normal) y meterte de nuevo en Midtown Manhattan para callejear entre sus increíbles rascacielos.

Puedes cenar por Midtown, hay muchas opciones de todo tipo y para todos los bolsillos, como la hamburguesa secreta del hotel Le Parker Meridien, varios Shake Shack, restaurantes míticos como Ellen Stardust o Brooklyn diner, cerca de Times Square… ¿Quién ha dicho que no se puede comer y cenar hamburguesa el mismo día?

Times Square de noche (y bajo la lluvia)

Aprovecha además para volver a pasar por Times Square de noche. El lugar más odiado por los neoyorquinos es, sin duda, el favorito de muchos turistas, y te aseguro que merece la pena admirar el juego de luces tanto de día como de noche.

Recomendaciones: calzado cómodo y hacer esta ruta en miércoles o domingo, ya que son los únicos días que se celebran Misas Gospel en la ciudad.

DÍA 5

Uptown Manhattan (Upper East Side), Midtown Manhattan (Murray Hill, Times Square).

Hoy toca explorar a fondo la zona de Midtown y conocer algunos de los edificios más emblemáticos de Manhattan.

POR LA MAÑANA:

Baja hasta Rockefeller Centre y sube al Top of the Rock a primera hora. Todo el mundo quiere subir a ver el atardecer, pero el precio de la entrada es más caro (salvo que tengas tiempo de sobras y puedas subir por la tarde y quedarte hasta que anochezca), y además hay mucha más gente a última hora. Reserva las entradas con antelación en la página web para evitar las colas, ya que son muy largas…

Midtown Mahnattan visto desde el Top of the Rock

Cuando termines la visita (te puedes quedar arriba el tiempo que quieras), puedes ver todo el complejo, el Radio City Music Hall, la juguetería FAO Schwarz, la Catedral de Saint Patrick’s, la pista de patinaje y el árbol de Navidad si vas en invierno…

Desde allí, puedes bajar caminando hasta la calle 34 para ver de cerca el Empire State Building y los almacenes Macy’s y comer por la zona. Una buena opción es coger algo de comida para llevar (pizza, perritos, hamburguesas y sentarse a tomar algo en Herald Square o en las mesas de Times Square.

POR LA TARDE:

Puedes ir a Bryant Park para coger el metro hasta Hudson Yards o caminar hacia el oeste por las calles 33 o 34 pasando por delante de la famosa estación Penn Station y el Madison Square Garden. Una vez en Hudson Yards, no dejes de darte una vuelta por el centro comercial, pero sobre todo no te pierdas The Vessel, la última atracción de la ciudad. Si quieres subir tendrás que reservar en su página web con 15 días de antelación.

The Vessel, en Hudson Yards

Después, baja por High Line, el parque construido sobre vías de tren abandonadas, hasta el Chelsea Market. Disfruta de sus tiendas, sus bares y restaurantes y luego pasea las calles del Meatpacking District, el antiguo distrito de los mataderos de la ciudad.

Puedes cenar en alguno de los muchos restaurantes que hay en esta zona, ¿qué tal una hamburguesa en Corner Bistro? Si tienes tiempo, puedes ir hasta Midtown y despedir la ciudad tomando una cerveza o una copa en 230 Fifth, uno de los mejores miradores desde los que disfrutar de vistas al Empire State Building.

Recomendaciones: calzado cómodo, pero ropa más arreglada si tienes intención de subir a la azotea del 230 5th (yo he entrado en vaqueros y zapatillas, pero tiene un dress code más estricto que muchos otros locales de Manhattan). Si vas con niños, no podrás subir al 230 Fifth de noche, tendrás que hacerlo antes de las 19.00. Si puedes, haz la ruta entre semana, ya que los fines de semana la subida al Top of the Rock o el Empire State Building tiene más gente que entre semana…

DÍA 6

Uptown Manhattan (Central Park Upper East Side), Midtown Manhattan (Sutton Place, Roosevelt Island), Long Island City.

El último día completo lo dedicaremos a Manhattan y a descubrir a fondo una de las joyas de la ciudad de Nueva York: Central Park.

POR LA MAÑANA:

Baja hasta Central Park South y alquila una bici por horas en alguna de las múltiples empresas que lo ofrecen. Mi recomendación es que la noche anterior, o esa misma mañana, hagas la reserva online en su página web, te ahorrarás casi un 50% del precio.

Los edificios del Upper West Side desde Central Park

Lo ideal es que la alquiles durante 2 o 3 horas y hagas el circuito completo: se sube hacia el norte por el lado este y se baja por el lado oeste, y a lo largo del parque hay varios tramos por los que se puede cruzar al otro lado para acortar el recorrido. Con el alquiler de la bici te darán un mapa del parque y puedes alquilar una cesta y un candado, para atar la bici cuando quieras parar a ver algo. Pronto subiré un post con todo lo que no te puedes perder en un día en Central Park.

Cuando devuelvas las bicis, puedes comprar comida para llevar en el Whole Foods del Time Warner Centre. Una vez dentro del parque, busca un sitio que te guste, extiende alguna toalla o pañuelo y disfruta de un increíble picnic en medio de Central Park.

POR LA TARDE:

Si aún tienes ganas (que las tendrás), puedes seguir explorando Central Park a pie, ya que hay senderos a los que no habrás podido acceder en bici.

Después, puedes ir hasta el muelle East 34th Pier para coger el ferry hasta Gantry Plaza State Park (en Long Island City), desde donde podrás disfrutar de preciosas vistas de Manhattan. Cuando llegues a la parada de ferry pregunta bien cuál es el que tienes que coger, ya que hay varios ferries en una misma parada.

Gantry Plaza State Park, con el famoso cartel de Pepsi Cola

Una vez de vuelta en Manhattan puedes subir hacia el norte hasta el edificio de la ONU y desde allí subir en bus o andando por 1st Avenue para llegar a uno de mis rincones favoritos de Manhattan: Sutton Place Park, desde donde ver las vistas del Queensboro Bridge desde Sutton Place Park (en mayo 2019 este parque estaba en obras).

Desde allí puedes subir hasta la calle 60 y coger el Tramway a Roosevelt Island, donde puedes directamente coger el teleférico de vuelta o dar una vuelta por Roosevelt Island, bajando por el borde de la isla hasta el sur para disfrutar de las vistas de Manhattan y volver para coger el siguiente tramway de vuelta.

Una vez que vuelvas, puedes pasar por la increíble tienda de chuches Dylan’s Candy Bar, el restaurante Serendipity 3 o el famoso Cupcake ATM, el cajero automático de cupcakes, y cenar por esa zona, por ejemplo en PJ Clarke’s, una de las hamburgueserías más conocidas de Nueva York.

Recomendaciones: calzado cómodo y ropa cómoda para montar en bici. Lleva algún pañuelo grande para sentarte a comer en Central Park y agua para los trayectos en bici.


Union Square desde los Almacenes Burlington

Si tienes más días en Nueva York, hay muchas más cosas que ver y hacer…

Visitar museos como el Metropolitan Museum, el MoMA o el Museo de Historia Natural, hacer una increíble ruta de graffitis por el barrio de Bushwick en Brooklyn, descubrir el auténtico Nueva York chino, griego o polaco en barrios como Flushing y Astoria (Queens) o Greenpoint (Brooklyn), ir a un partido de baseball o de baloncesto, disfrutar de un musical en Broadway, ir a los Outlets de Nueva Jersey, maravillarse con la decoración de Dykers Heights en Navidad, ir hasta Coney Island y transportarse atrás en el tiempo o, incluso, hacer una escapada de un día a Boston o Washington DC.

Como decía al principio, New York es una ciudad inabarcable, pero con este planning habrás podido conocer la mayoría de sus principales atractivos en 6 días. ¿Estás ya mirando vuelos para volver otra vez a seguir descubriéndola? Yo seguro que volveré.

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Qué bien nos ha ido esta planificación!! Genial para nuestro viaje a NYC dentro de nada!!

    1. Carla dice:

      Qué bien, me alegro de que os sirva!! Poco a poco iré subiendo más posts sobre ese viaje! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *