América Estados Unidos Nueva York

Williamsburg, el barrio hipster de Nueva York

Williamsburg es el barrio hipster de Nueva York por antonomasia. En su origen, era un barrio de carácter industrial habitado por inmigrantes y ubicado junto al East River, apenas a una parada de metro de Manhattan con la Línea L. Durante los años 60, el aumento de la delincuencia y el tráfico de drogas en el barrio provocó su declive y el cierre de muchas de sus fábricas, convirtiéndolo en una zona por la que ningún neoyorquino hubiera pasado de noche…

Durante las décadas de los 80 y los 90, muchos artistas se trasladaron a Williamsburg huyendo de los altos alquileres de Manhattan, y dotaron al barrio de un ambiente bohemio y artístico, instalando sus estudios y galerías en las antiguas naves industriales que existían en la zona. Fue entonces cuando Williamsburg adquirió la fama de barrio hipster.

Sin embargo, como en muchas ciudades, la gentrificación llegó a Williamsburg a principios del siglo XXI, provocando un aumento de los alquileres, la construcción de pisos de lujo con vistas a Manhattan, el cierre de tiendas y locales tradicionales y la apertura de cadenas como Starbucks o Whole Foods… Esto ha causado que la mayoría de los artistas se hayan mudado a otros barrios de Brooklyn y que Williamsburg se haya convertido en una zona muy exclusiva, pero aún así, sigue manteniendo gran parte de su encanto y merece la pena que lo incluyas en tu visita a Nueva York.

Eso sí, mi recomendación es que no lo hagas con un Tour de Contrastes, si no que vayas por tu cuenta y lo disfrutes a pie, con calma, entrando en sus tiendas, en sus cafés… y paseando por la zona de South Williamsburg (el principal barrio judío de Nueva York) con respeto, y no como si estuvieras viendo animales en un zoo detrás de las ventanas del autobús…

¿Quieres saber todo lo que puedes ver y hacer en Williamsburg? ¡Sigue leyendo!

Vistas de Manhattan desde Williamsburg

¿DÓNDE ESTÁ WILLIAMSBURG?

Williamsburg es uno de los barrios que pertenece al distrito de Brooklyn, que a su vez es uno de los 5 distritos que forman la ciudad de Nueva York. Se encuentra junto al East River, muy cerca de Manhattan, y se puede llegar hasta él con la Línea L de metro (hablar de hasta cuándo estará cerrada) o a pie cruzando el Puente de Williamsburg.

Está rodeado por los barrios de Greenpoint (al norte), East Williamsburg y Bushwick (al este),  Bedford-Stuyvesant (al sur) y el East River (al oeste), y se divide en dos zonas, Williamsburg (la zona antaño hipster y hoy más gentrificada) y South Williamsburg (con su comunidad de judíos ortodoxos).

QUÉ VER EN WILLIAMSBURG

Williamsburg como tal se ubica al norte de Grand Street, y es la zona más hipster del barrio. A pesar de que muchas cadenas han abierto locales aquí, aún podrás encontrar cafeterías con encanto, restaurantes de comida orgánica, tiendas de ropa de segunda mano o de artesanía… Mi recomendación es que no te quedes sólo en Bedford Street (su calle principal), si no que te animes a callejear por el barrio sin rumbo; te aseguro que encontrarás auténticas maravillas.

Graffiti de Warhol y Basquiat

Graffiti de Kobra

El artista brasileño Kobra tiene muchos murales en la ciudad de Nueva York y en Williamsburg destaca su obra Fight for Street Art, que representa a Andy Warhol y a Jean-Michel Basquiat, dos de los mejores artistas plásticos americanos del siglo XX, junto con Keith Haring, de quien puedes ver un mural en la ciudad italiana de Pisa. 

Se encuentra en la esquina de N 9th Street y Bedford Avenue, muy cerca de la salida del metro que llega desde Manhattan y está pintado en una pared de ladrillo rojo de una vivienda particular, cuya dueña cedió el muro y dio permiso a Eduardo Kobra para pintar el mural. Representa a los dos artistas con guantes de boxeo, preparados para promover y defender el arte callejero y alternativo.

Brooklyn Brewery

Cata de cervezas en Brooklyn Brewery

Es una fábrica de cerveza ubicada al norte del barrio de Williamsburg, en la esquina de N 11th Street con Wythe Avenue. La marca de cerveza Brooklyn surgió en los años 80 y en la actualidad es una de las más consumidas en Estados Unidos, además de exportarse a más de 30 países.

¡Si eres cervecero, es una de las experiencias que no te puedes perder en Williamsburg! Si quieres visitar la fábrica, puedes hacerlo de lunes a viernes en varios horarios (17.00, 17.45, 18.30 y 19.15) en pequeños grupos y con la posibilidad de hacerlo en varios idiomas (visita de pago con cata de cerveza incluida), o sábados y domingos cada media hora desde las 13.00 hasta las 18.00 (visita gratuita, pero sin cata).

Si prefieres saltarte la visita y simplemente disfrutar de la cerveza, puedes hacerlo en su bar, donde tienen gran variedad de cervezas de barril que puedes tomar en tamaño normal o grande, o hacer una cata de varias de ellas, en una amplia sala con mesas y bancos comunes o pequeñas zonas con cojines o taburetes para sentarse… El bar está abierto los 7 días de la semana: de lunes a jueves de 17.00 a 23.00, viernes de 14.00 a 24.00, sábados de 12.00 a 24.00 y domingos de 12.00 a 20.00.

Si quieres más información, puedes consultar su página web.

McCarren Park

Muy cerca de la fábrica de cervezas Brooklyn se encuentra McCarren Park, el parque más grande Williamsburg. Abrió en 1906, casi en el límite con Greenpoint, y es uno de los lugares preferidos de los habitantes del barrio para correr, pasear, tomar el sol, jugar al tenis o al baseball o para disfrutar en verano de su piscina al aire libre.

McCarren Park ofrece además eventos como cine al aire libre, ferias de artesanía o manualidades (donde venden ropa, complementos, comics, etc) y un farmer’s market los domingos,donde podrás encontrar puestos de frutas y verduras, pan, etc.

East River State Park

Vistas de Manhattan desde el East River Park

Este parque es una de las mejores zonas de Brooklyn para disfrutar de las vistas del skyline de Manhattan y del Puente de Williamsburg. Está rodeado por el East River (al oeste), N 7th Street (al sur), Kent Avenue (al este) y N 10th Street (al norte). Se inauguró en 2007 y desde entonces se ha convertido en uno de los sitios más visitados de Williamsburg, especialmente los fines de semana de primavera, verano y otoño…

A diferencia de otros parques neoyorquinos, el East River State Park cierra por la noche, y no se puede beber alcohol, pasear perros ni montar en bici, pero si te apetece pasear y sentarte a contemplar los rascacielos de Manhattan con tranquilidad, este parque te encantará.

Smorgasburg

Spaghetti Donuts, una de las cosas que podrás probar en Smorgasburg

Este mercadillo de comida al aire libre abre todos los sábados desde principios de abril hasta finales de octubre en el East River State Park. Si te gusta probar distintos tipos de comida, Smorgasburg es tu sitio: aquí podrás encontrar puestos de comida italiana, japonesa, vietnamita, mongola, canadiense, española, venezolana…

Mi recomendación es que compres algo de comer y te acerques hasta la orilla del río o al muelle donde está la Terminal de Ferry de North Williamsburg para ver las vistas de Manhattan mientras disfrutas de alguno de sus platos. Aunque en general no son especialmente baratos, en algunos puestos encontrarás algo de comer o de picar por menos de $10. No dejes de visitar Smorgasburg aunque no vayas a la hora de comer, estoy segura de que lo disfrutarás, y siempre podrás optar por algo dulce… Eso sí, si quieres beber alcohol no podrás hacerlo en el parque o en el mercadillo, ya que Nueva York es bastante restrictivo con el tema de beber alcohol en la calle, pero no te preocupes, hay unas zonas designadas en el propio mercadillo para poder tomarte una cerveza a gusto…

El horario es de 11.00 a 18.00 todos los sábados entre abril y octubre, pero si no puedes visitarlo un sábado, no te preocupes: los domingos Smorgasburg se instala en Prospect Park, en otra zona de Brooklyn. Además, en invierno podrás disfrutar de Smorgasburg todos los sábados y domingos en 25 Kent Avenue, al norte del barrio, en el límite entre Williamsburg y Greenpoint, donde se instala también el Brooklyn Flea Market.

Artists & Fleas

Artists & Fleas

Es un mercadillo de ropa, accesorios, vinilos, decoración, etc. que abre todos los sábados y domingos en 70 N 7th Street, a apenas una manzana del East River State Park. Aunque el de Williamsburg es el que más me gusta, hay otros dos Artists & Fleas en Manhattan, uno en Chelsea (dentro del Chelsea Market) y otro en el SoHo (en la esquina de Broadway Avenue y Broome Street), además de en otras ciudades estadounidenses como Los Ángeles o Washington DC.

Aquí podrás comprar productos de artesanía, ropa, bolsos, complementos, gafas, neceseres, jabones…, pero también objetos decorativos, láminas, cuadros, lámparas, discos de vinilo… Los precios no son especialmente baratos, pero a mí me gusta darme un capricho y comprar alguna cosita, ya que son marcas que no puedes encontrar en España…

El horario de Artists & Fleas Williamsburg es sábados y domingos de 10.00 a 19.00 durante todo el año y merece mucho entrar a echar un vistazo a lo que venden aunque no compres nada…

National Sawdust

Fachada del National Sawdust

Es una sala de conciertos y eventos artísticos que se inauguró en 2015 en una antigua fábrica de serrín, de la cual ha mantenido el nombre de National Sawdust. Se encuentra en la esquina de N 6th Street con Wythe Avenue.

Aquí podrás disfrutar de conciertos de artistas poco conocidos para ayudarles a impulsar su trabajo, además de conciertos de artistas de renombre, tanto americanos como extranjeros, y de diversos géneros: música clásica, electrónica, rock, folk, música experimental, además de ofrecer talleres y apoyo a los músicos.

Yo no llegué a entrar, ya que cuando fuimos estaba cerrada, pero merece la pena si puedes al menos pasar por delante para admirar el mural que ocupa casi toda su fachada.

Brunch: Juliette o Hoxton Hotel

Terraza del restaurante del Hotel Hoxton

Si no quieres comer en Smorgasburg o visitas Williamsburg otro día que no sea un sábado, no te preocupes, en los alrededores de Bedford Avenue tienes restaurantes de todo tipo para comer, desde grandes cadenas a pequeños bistros en los que disfrutar del ambiente hipster que aún se mantiene en algunos lugares del barrio…

Yo en mis últimos viajes he comido en Juliette y en el brunch del Hotel Hoxton, ambos 100% recomendables, especialmente en días de verano, ya que ambos tienen una terraza muy agradable en la que disfrutar con calma de la hora de la comida… La de Juliette se encuentra en la planta alta, es bastante pequeña y tiene mucho encanto, y la del Hotel Hoxton se encuentra en un patio del propio hotel.

Radegast Hall & Biergarten

De estilo alemán y con una gran variedad de cervezas, el Radegast Hall & Biergarten es el sitio perfecto para terminar tu día en Williamsburg. Aunque entre semana y durante el día está bastante vacío, los fines de semana se llena de gente joven que viene a disfrutar de sus cervezas, su comida (hamburguesas, perritos, patatas fritas, pretzels…) y alguno de sus conciertos.

Se encuentra en N 3rd Street con Berry Street y tiene dos espacios, una zona interior donde está la barra y hay varias mesas y un patio con mesas y bancos corridos donde podrás sentarte a compartir experiencias con otra gente…

QUÉ VER EN SOUTH WILLIAMSBURG

South Williamsburg empieza en Grand Street y es un barrio muy diferente a la zona hipster característica del resto de Williamsburg; sus calles y sus edificios están más descuidados, no hay tantos locales con encanto… Aunque lo cierto es que, como en muchas ciudades, también esta zona se está gentrificando con la construcción de pisos caros y la apertura de cadenas de restaurantes…

Domino Park

Las características grúas azules de Domino Park

Es uno de los nuevos parques que se han inaugurado en Nueva York en los últimos años. Se ubica en el recinto de la antigua refinería de azúcar Domino, que cerró en 2004 tras haber formado parte del barrio durante años durante la época en la que Williamsburg se caracterizaba por su carácter industrial. Se inauguró a mediados de 2018 y se encuentra a un par de manzanas al norte del Puente de Williamsburg, junto al East River.

Desde aquí, tanto los habitantes del barrio como los turistas que vienen a disfrutar de su ambiente bohemio, pueden disfrutar de las vistas al Puente de Williamsburg y al skyline de Manhattan, tanto desde la orilla del río como desde la pequeña pasarela elevada de madera. Pero no es lo único que puedes hacer en este parque…

Domino Park es una zona perfecta para descansar, hacer deporte, tomar el sol, comer unos tacos del restaurante Tacocina sentado en alguna de las mesas de colores o directamente en el césped o para llevar a los niños a la zona de juegos que han habilitado imitando a una refinería de azúcar. De hecho, no es raro que encuentres a alguna familia judía ortodoxa jugando en el parque, aunque nunca se juntan con el resto de los niños…

Junto al parque, en el recinto se mantiene aún en pie la antigua refinería, que se transformará en un complejo de oficinas, y además se están construyendo bloques de apartamentos de lujo, contribuyendo a la gentrificación del barrio… Según te acerques a Domino Park, lo reconocerás fácilmente por la chimenea de la refinería y por las grandes grúas de color turquesa que dominan el parque y que forman parte de la antigua maquinaria de la fábrica.

Puente de Williamsburg

Puente de Williamsburg desde Domino Park

Es uno de los tres puentes que conecta Manhattan con Brooklyn, en este caso, los barrios del Lower East Side y Williamsburg. Se inauguró en 1903 y por él circulan peatones, ciclistas, coches y 3 líneas de metro (J, M y Z). Gracias a la construcción de este puente, muchos judíos ortodoxos se trasladaron del Lower East Side a Williamsburg, donde sigue existiendo una gran comunidad judía en la actualidad.

A finales de los años 80, el puente se tuvo que reconstruir, adquiriendo el aspecto que tiene en actualidad. Para acceder al Puente de Williamsburg, podrás hacerlo por la rampa que sale de Delancey Street a la altura de Clinton Street (en Manhattan) o por las escaleras de acceso de Bedford Street, debajo del puente (en Brooklyn).

Si te decides a cruzarlo a pie (algo que hacen más neoyorquinos que turistas), verás que es más cómodo que el Puente de Brooklyn, ya que los carriles para peatones y ciclistas están separados, pero también es más incómodo disfrutar de las vistas, ya que es un puente cerrado con una especie de reja…

Mona Lisa de Williamsburg

Graffiti de la Mona Lisa de Williamsburg

Pasando por debajo del Puente de Williamsburg desde el norte hacia el sur por Bedford Avenue llegas a Broadway, una calle amplia a partir de la cual ya empezarás a encontrar a los primeros judíos ortodoxos. Pero antes de seguir bajando, no te pierdas el graffiti que se encuentra prácticamente a los pies del puente, conocido como La Mona Lisa de Williamsburg, aunque su nombre real es Lost Time.

El mural está basado en una foto que Steven Paul, un estudiante de instituto de Brooklyn, hizo a su compañera Nina Attal y que ganó la medalla de oro en los Scholastic Art & Writing Awards en 2014. Poco después, la empresa Colossal Media convirtió esta foto en un mural de 4 plantas junto con la Alianza para Jóvenes Artistas y Escritores, promotora de los premios Scholastic Art & Writing Awards y que apoya a jóvenes artistas.

Barrio judío

Edificios de South Williamsburg

Una vez que cruzas por debajo del Puente de Williamsburg, llegas al barrio judío ortodoxo de Brooklyn, cuyos habitantes son judíos jasídicos (una variante dentro del judaísmo ortodoxo).

La mayoría de sus viviendas se ubican al sur de Division Avenue, aunque paseando por cualquiera de las calles del barrio encontrarás patios y jardines en los que dejan carritos de bebés o juguetes, edificios poco cuidados, con ventanas con rejas (algunas de ellas tipo jaula, que se utilizaban, y aún se siguen utilizando, para que los niños no se caigan por la ventana, y reconozco que como visitante es duro ver a los niños sentados en esas “jaulas” mirando a la gente que pasea por la calle…).

La comunidad judía jasídica es muy cerrada y paseando por el barrio verás que sus tiendas y restaurantes tienen los carteles en hebreo; te recomiendo que si puedes entres en alguna tienda de productos kosher… También te resultará curioso ver los típicos autobuses escolares de color amarillo pero con el texto en hebreo, en vez de en inglés.

Si vas en sábado (como he hecho yo en mis dos últimos viajes) verás menos gente en las calles, ya que ese día los judíos celebran el Sabbat, el día sagrado en el que no pueden hacer ningún tipo de trabajo ni esfuerzo físico, ni conducir, ni cocinar, ni hacer la colada, ni siquiera encender las luces. Es por eso que la mayoría de ellos ese día se queda en casa, pero sí que verás a algunas familias saliendo a pasear o yendo a la sinagoga, vestidos con sus mejores galas…

Recuerda que estás en su barrio, en su territorio, tú eres el visitante, por lo que no olvides que debes respetar en todo momento sus creencias y su forma de actuar, no les trates como animales de circo, no les persigas para hacer fotos, no les mires fijamente con cara de curiosidad… Esto también forma parte de viajar de manera responsable.


Espero que este post te haya animado a cruzar el East River y visitar Williamsburg, es uno de los barrios que no te puedes perder en un viaje a Nueva York.

Si estás organizando un viaje a la Gran Manzana, no te pierdas todos los posts que tengo publicados sobre esta ciudad.

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. ¡Me encanta amiga! Me parece un barrio con un rollazo increíble.
    En nuestro viaje a Nueva York nos quedó pendiente, pero espero que muy pronto le podamos poner remedio 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *